Signos y síntomas de la bulimia nerviosa

Signos y síntomas de la bulimia nerviosa

La bulimia es conocida por sus síntomas clásicos de comer en exceso, pero este trastorno alimentario tiene varios otros síntomas únicos.

La bulimia nerviosa, también conocida como bulimia, es un trastorno alimentario en el que se siente fuera de control cuando come, como si no pudiera detenerlo. Luego, después de comer en exceso, es posible que sienta un fuerte sentimiento de culpa y una fuerte necesidad de compensar la ingesta excesiva.

Estos episodios de comer en exceso y aclararse son un ciclo que se repite. No es raro sentirse culpable o avergonzado después de cada episodio.

Pero tú no estás solo. Según un estudio de 2018, del 1% al 1,5% de los adultos y hasta el 2% (uno de cada cincuenta) de los jóvenes padecen bulimia.

Entre las personas que tienen síntomas relacionados pero que aún no han sido diagnosticadas con bulimia, este número se considera aún mayor.

Aunque los atracones son el síntoma más famoso de la bulimia, esta condición también tiene otras características.

Los síntomas de la bulimia.

No siempre es fácil determinar si alguien tiene un trastorno alimentario, especialmente bulimia.

Personas de diferentes tipos de cuerpo padecen trastornos alimentarios. Aunque algunas personas con bulimia pueden ser delgadas, otras pueden tener un sobrepeso moderado o incluso excesivo.

Según la quinta edición del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), existen dos tipos de bulimia. Están separados por el tipo de comportamiento de limpieza.

  • Elimina la bulimia. Después de comer en exceso, las personas con esta bulimia vomitan o abusan de los diuréticos, laxantes o enemas. Este es el tipo más común de bulimia.
  • Bulimia no depurativa. Las personas de este tipo no se limpian después de comer en exceso, sino que ayunan o hacen ejercicio compulsivamente.

Al igual que otros trastornos alimentarios, la bulimia tiene una variedad de síntomas, que incluyen el estado de ánimo, el comportamiento y el estado físico.

Síntomas físicos

La bulimia puede causar daño al cuerpo y causar daño físico a partes del cuerpo relacionadas con comer y digerir alimentos.

Algunos síntomas físicos de la bulimia incluyen:

  • Hinchazón de mejillas o mandíbula.
  • Cortes o callosidades en los nudillos o el dorso de las manos
  • Dientes manchados o descoloridos
  • La caries dental
  • Rotura de vasos sanguíneos en el ojo.
  • Piel seca o uñas secas y quebradizas.
  • Calambres de estómago u otros problemas gastrointestinales, como estreñimiento o reflujo ácido
  • Siempre siento frio
  • Mareos y desmayos o desmayos.
  • Cabello debilitado o cabello seco y quebradizo
  • Deshidración

Síntomas emocionales y conductuales.

Las personas con bulimia suelen ocultar sus síntomas con mucho cuidado. Sin embargo, los amigos y familiares pueden notar ciertos comportamientos que indican que algo está sucediendo.

Los síntomas emocionales y conductuales de la bulimia pueden incluir:

  • Ve al baño después de comer
  • Ocultar envoltorios de comida en lugares inesperados
  • Parece incómodo comer delante de otras personas.
  • Ocultar envases de laxantes o diuréticos
  • Robar u ocultar comida en lugares desconocidos.
  • Hacer dieta con regularidad
  • Uso excesivo de enjuagues bucales, mentas o chicle.
  • Siga haciendo ejercicio incluso con mal tiempo o cuando esté cansado o lesionado
  • Actuar de mal humor o triste
  • Atención excesiva al peso y al tipo de cuerpo.
  • A menudo hacen comentarios despectivos sobre el peso y el tipo de cuerpo.
  • Cambio de humor extremo
  • Ya no quiero pasar el rato con amigos o hacer actividades que antes disfrutaban.

Complicaciones de la bulimia

Con el tiempo, comer en exceso puede dañar todo el cuerpo. Puede dañar el sistema digestivo, el corazón, etc.

Muchas de estas complicaciones pueden ser graves o poner en peligro la vida.

Complicaciones cardiovasculares

  • Arritmia (arritmia)
  • Pulso bajo
  • Presión arterial baja
  • insuficiencia cardiaca

Complicaciones gastrointestinales

  • Náuseas y vómitos
  • Hipoglucemia
  • Dolor de estómago e hinchazón
  • estreñir
  • Esófago inflamado o dañado
  • Hinchazón de la mandíbula o las mejillas.
  • pancreatitis
  • Obstrucción, perforación o infección intestinal
  • Gastroparesia o digestión lenta.
  • Rotura de estómago

Complicaciones endocrinas

  • Disminución de la temperatura corporal o hipotermia.
  • anemia
  • Menstruación irregular (menstruación irregular o menstruación irregular)
  • Resistencia a la insulina (que puede provocar diabetes tipo 2)
  • Pérdida ósea (osteopenia u osteoporosis)
  • Colesterol alto
  • Disminución de la tasa metabólica en reposo.
  • Insuficiencia renal

Complicaciones del sistema nervioso

  • Convulsiones
  • Dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido.
  • Inatención
  • Entumecimiento u hormigueo en manos, pies u otras extremidades.
  • Calambres musculares
  • apnea del sueño
  • Carrera

Cuando buscar ayuda

Si cree que tiene síntomas de bulimia u otros trastornos alimentarios, primero puede comunicarse con un profesional de la salud. Este puede ser un primer paso terrible, pero puede ayudar a hablar sobre ello.

La bulimia suele ser una situación muy privada, que se lleva a cabo en secreto. Puede sentirse avergonzado, culpable o avergonzado. Esto no es infrecuente, no está solo.

Considere hablar con familiares, amigos u otras personas que sepa que lo apoyarán y animarán.

Si se siente cómodo hablando con su médico, puede hablar con él sobre sus síntomas, pensamientos y sentimientos. Es posible que lo deriven a un especialista en trastornos alimentarios que puede realizar una evaluación en profundidad y hacer un diagnóstico.

También puede ayudar hablar con otras personas que hayan experimentado experiencias similares. La Asociación Nacional de Trastornos de la Alimentación tiene foros donde puede conectarse con otras personas.

Cómo ayudar a alguien que crees que tiene bulimia

Aunque nunca puede obligar a alguien a buscar ayuda, si cree que alguien que conoce tiene bulimia, puede brindarle apoyo y aliento.

Dispuesto a escuchar y ser compasivo. Es posible que necesiten ayuda, pero tienen miedo de preguntar, o incluso no saben cómo iniciar una conversación. Incluso pueden pensar que no son dignos de ayuda.

Antes de contactar, aquí hay algunos consejos sobre cómo hacerlo:

  • Primero elija un buen momento y un lugar privado.
  • Señale ejemplos específicos para ilustrar por qué está preocupado y trate de no criticar.
  • Hágales saber que se preocupa por ellos.
  • Esté preparado, pueden negar o enojarse. Si esto sucede, mantenga la calma, sea paciente y respetuoso.
  • Trate de ayudarlos a encontrar razones para el cambio, como su amor por los demás o el deseo de regresar a la escuela o al trabajo.
  • Sea paciente y continúe apoyándolos, incluso si no están listos para recibir ayuda.

Puede ser difícil hablar con alguien que cree que puede tener un trastorno alimentario. Está bien estar preocupado y tener miedo incluso para sacar a relucir este tema.

Para que sea más fácil para ambos hablar, puede intentar evitar:

  • Comente sobre su apariencia, especialmente su peso.
  • Humíllelos o dígales cómo se lastiman.
  • Brindar consejo médico a menos que sea médico.
  • Obligarlos a recibir tratamiento
  • Emita un ultimátum

Lo importante que debe recordar es hacer que se sientan cómodos. Hágales saber que pueden acudir a usted en cualquier momento y que estará disponible en cualquier momento.

¿Que sigue?

La bulimia es un trastorno alimentario común. Sus síntomas típicos incluyen comer en exceso (comer mucha comida) y aclararse (deshacerse de la comida).

Las personas con bulimia a menudo se sienten incapaces de controlarse cuando comen y luego se sienten avergonzadas o arrepentidas. Estos sentimientos pueden llevarlos a tomar medidas extremas para deshacerse de los alimentos mediante el vómito o el uso de diuréticos y laxantes.

Algunas personas pueden ayunar o hacer ejercicio vigorosamente después de comer en exceso.

Con el apoyo adecuado y la atención profesional, se puede controlar la bulimia.

Por lo general, el plan de tratamiento incluye una combinación de tratamiento, medicación y rehabilitación. La terapia personal, la terapia familiar o los grupos de apoyo también pueden ayudar.

Si sufre de bulimia, considere hablar con un profesional de la salud. Ellos pueden derivarlo a un especialista en trastornos alimentarios que puede ayudarlo a desarrollar un plan de tratamiento y estar presente durante su recuperación.

Si cree que alguien que conoce tiene bulimia, pruebe nuestros consejos anteriores para hablar sobre sus inquietudes, mientras brinda apoyo y aliento para obtener ayuda.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 9 times, 1 visits today)