Acerca de los trastornos alimentarios

Acerca de los trastornos alimentarios

Las personas con trastornos alimentarios suelen tener relaciones difíciles con la comida y la imagen corporal.

Comparte imágenes de Getty en Pinterest

Hay muchos tipos de trastornos alimentarios, cada uno con diferentes síntomas. Independientemente de la raza, el género, la orientación sexual y otros datos demográficos, cualquier persona puede sufrir un trastorno alimentario.

Según la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Enfermedades Relacionadas, los trastornos alimentarios afectan al menos al 9% de la población mundial. Los trastornos alimentarios pueden afectar la salud física y mental. Si no se tratan, pueden poner en peligro la vida.

Saber más sobre los trastornos alimentarios puede ser un primer paso importante para encontrar el tratamiento y el apoyo adecuados para usted o alguien que conoce.

Tipos y síntomas

Cada trastorno alimentario tiene su propio conjunto de síntomas, pero muchas personas experimentan síntomas de múltiples trastornos alimentarios. Su condición y su impacto en usted son exclusivos para usted.

Los trastornos alimentarios pueden afectar su salud física y mental. También pueden tener un impacto significativo en su comportamiento.

Los trastornos alimentarios comunes incluyen:

  • Anorexia nerviosa. La anorexia se caracteriza por limitar la cantidad de comida que ingieres.
  • Bulimia nerviosa. El trastorno por atracón implica un ciclo de sobrealimentación y eliminación. En este caso, alguien come mucha comida y luego usa algún método para deshacerse de ella.
  • Trastorno por atracón (BED). Las personas con BED comen mucha comida y se sienten fuera de control, como si no pudieran dejar de comer.
  • Evite el trastorno por ingesta restrictiva de alimentos (ARFID). En ARFID, las personas limitan la cantidad y el tipo de alimentos que comen, pero no les molesta su peso o su imagen corporal.
  • Pica. Este trastorno alimentario involucra a alguien que come algo que no es comida, como tierra o pintura.
  • Rumiando obstáculos. Las personas con esta enfermedad regurgitarán los alimentos al masticar, tragar o vomitar alimentos repetidamente dentro de 1 mes.
  • Otros trastornos alimentarios o alimentarios específicos (OSFED). Este diagnóstico se da cuando alguien tiene síntomas de un trastorno alimentario pero no cumple con uno de los criterios anteriores para un trastorno alimentario.

Síntomas psicológicos

Las personas con trastornos alimentarios tienden a estar absortas o no pueden dejar de pensar en la comida, el peso y la imagen corporal. Esto puede causar grandes pérdidas emocionales y espirituales.

Algunos de los síntomas psicológicos de los trastornos alimentarios incluyen:

  • Considere siempre la comida, el peso y la imagen corporal.
  • Frustrado
  • Sentirse ansioso, irritable, culpable o avergonzado.
  • Sentirse “plano” o sin emociones.
  • Cambiar de humor
  • Imagen corporal distorsionada, como pensar que te ves más grande de lo que realmente eres

Síntomas físicos

Los trastornos alimentarios pueden afectar significativamente su salud. Los cambios drásticos en su dieta, evacuaciones intestinales y otros comportamientos pueden afectar su salud y su cuerpo.

Los síntomas físicos de un trastorno alimentario pueden incluir:

  • Cambios de peso hacia arriba, hacia abajo o fluctuantes
  • Siempre siento frio
  • Perdida de cabello
  • Mareos, desmayos o sensación de desvanecimiento.
  • Hinchazón alrededor de la mandíbula, signos de vómitos persistentes.
  • Manchas o decoloración de los dientes y caries causadas por los vómitos.
  • Problemas de estómago, como estreñimiento, calambres o dolor.
  • Deshidratación y deficiencias nutricionales.

Si bien los trastornos alimentarios pueden causar estos síntomas físicos y otros síntomas, no todas las personas tendrán estos síntomas. Los trastornos alimentarios y sus efectos varían de persona a persona.

Síntomas conductuales

Ciertos comportamientos son comunes en pacientes con trastornos alimentarios. Las personas generalmente guardan un secreto sobre su comportamiento con respecto a la comida y la imagen corporal. Estos comportamientos pueden hacer que las personas se sientan cada vez más aisladas o culpables.

Los síntomas conductuales pueden incluir:

  • Use ropa holgada o varias capas de ropa.
  • A menudo, coma solo, evite cenar con otras personas o en público.
  • Sigue haciendo dieta
  • Pensar estrictamente en la comida, la imagen corporal o el peso, como pensar que ciertos alimentos son buenos o malos.
  • Aislamiento de los demás

Causas y factores de riesgo

Los expertos todavía están tratando de comprender qué está causando el trastorno alimentario. Cabe señalar que los trastornos alimentarios no son un simple problema de “vanidad”, sino una compleja condición de salud mental.

Muchas personas utilizan comportamientos de trastornos alimentarios para hacer frente a emociones y experiencias angustiantes.

Según la Liga Nacional de Enfermedades Mentales (NAMI), algunos factores contribuyentes aumentan la probabilidad de que una persona sufra un trastorno alimentario:

  • Genética. Los antecedentes familiares de trastornos alimentarios u otros problemas de salud mental pueden aumentar las posibilidades de que una persona desarrolle un trastorno alimentario.
  • factor ambiental. Crecer en una cultura que equipara una determinada forma corporal con el éxito o la felicidad puede presionar a las personas para que cumplan con estándares poco realistas.
  • Factores psicologicos. Las personas que no están satisfechas con su apariencia o que están lidiando con el perfeccionismo pueden tener un mayor riesgo. Tener problemas de salud mental, como ansiedad, también puede aumentar el riesgo de una persona.

Tener uno o más de estos factores de riesgo no significa que sufrirá un trastorno alimentario.

¿Qué opciones de tratamiento tengo?

Si cree que puede tener un trastorno alimentario, asegúrese de buscar ayuda. Los trastornos alimentarios pueden ser dolorosos, incómodos y, en algunos casos, incluso potencialmente mortales.

Un profesional de la salud puede brindarle un diagnóstico preciso, derivarlo a un especialista en trastornos alimentarios y recomendarle el tratamiento más adecuado para usted.

Las opciones de tratamiento para los trastornos alimentarios varían de persona a persona, pero generalmente incluyen:

  • Terapia de conversación, también conocida como psicoterapia
  • Medicamentos para tratar enfermedades coexistentes.
  • Trabaja con un nutricionista

Durante el tratamiento, puede trabajar con el terapeuta para resolver la causa raíz del trastorno alimentario. El terapeuta también puede apoyar cualquier sentimiento que experimente a medida que se recupera.

Aunque no existen medicamentos específicos recetados para los trastornos alimentarios, los medicamentos pueden ayudarlo a controlar algunos de los síntomas físicos de los trastornos alimentarios, como el estreñimiento. Tomar medicamentos también puede ayudar a aliviar sus otras afecciones o síntomas de salud mental, como depresión o ansiedad.

Además del tratamiento, reunirse con un nutricionista puede ayudarlo a desafiar las ideas rígidas sobre la alimentación, el cuerpo y el peso. Pueden brindarle información nutricional precisa para respaldar su recuperación. Un dietista también puede desarrollar un plan de alimentación que satisfaga sus necesidades nutricionales.

Es posible que desee buscar un dietista que tenga conocimientos o experiencia en trastornos alimentarios.

Algunas personas también reciben tratamiento ambulatorio, lo que significa que viven en casa mientras trabajan con el equipo de tratamiento. Otros necesitan cuidados más intensivos, lo que a veces significa recibir tratamiento en un hospital o centro residencial (también llamado hospitalización).

Su nivel de tratamiento dependerá del tipo de apoyo que necesite para recuperarse de un trastorno alimentario.

No todo el mundo puede conocer a un médico experto. Esta prueba puede ayudarlo a determinar si su experiencia está relacionada con un trastorno alimentario. Sin embargo, solo los profesionales médicos pueden proporcionar un diagnóstico preciso.

Un grupo de apoyo o una línea de ayuda para trastornos alimentarios en línea pueden brindarle apoyo e información adicionales.

Viviendo con un trastorno alimentario

Incluso con un equipo de tratamiento y un sólido sistema de apoyo, el manejo de un trastorno alimentario en la vida tiene sus desafíos. Con las herramientas de respuesta adecuadas, puede administrar mejor.

Si tiene un trastorno alimentario, lo siguiente puede ser útil:

  • Practica el cuidado personal. Haga lo que le gusta hacer, como mirar televisión o jugar con su mascota. El cuidado personal, sin importar cómo se vea, puede reducir el estrés, la depresión y la ansiedad.
  • Habla con los demás sobre lo que estás pasando. Hablar sobre su trastorno alimentario con personas de confianza y que lo apoyen puede permitirles que lo apoyen mejor. Puede ser un amigo cercano, un familiar o alguien de un grupo de apoyo. Extender la mano puede ayudarte a reducir la soledad y el aislamiento.
  • Celebre su recuperación. Recompénsese por cualquier progreso realizado en el proceso de recuperación. Los trastornos alimentarios pueden ser difíciles de recuperar, así que festeje.

Ayudar a las personas con trastornos alimentarios

Si cree que alguien que conoce tiene un trastorno alimentario, puede hablar con él de muchas formas y animarlo a buscar ayuda.

Muchas personas con trastornos alimentarios no buscan tratamiento por sí mismas. Pueden sentirse ansiosos o avergonzados de recibir ayuda. A veces, es posible que ni siquiera se den cuenta de que sus acciones son dañinas.

Puede resultar difícil hablar sobre sus preocupaciones con sus seres queridos. Antes de acercarse a ellos, los siguientes puntos pueden ayudar:

  • Infórmese sobre los trastornos alimentarios. Conozca información precisa para ayudarlo a hablar con sus seres queridos.
  • Evite las soluciones demasiado simples. La recuperación de los trastornos alimentarios no tiene nada que ver con la “fuerza de voluntad”. No se admite decirle a su ser querido que “deje de comer en exceso” o “simplemente coma”.
  • Evite el juicio. Dígales a sus seres queridos que los trastornos alimentarios no son una vergüenza. Recuérdeles que la recuperación es posible.

Ayudarlo a pensar que las personas con trastornos alimentarios puede ser un desafío, especialmente si son resistentes. Puede utilizar esta guía de NEDA para obtener más información sobre cómo brindar apoyo.

¿Que sigue?

Ya sea que tenga un trastorno alimentario o conozca a alguien con un trastorno alimentario, no está solo. Los trastornos alimentarios son afecciones de salud mental comunes y tratables.

No es vergonzoso sufrir un trastorno alimentario y la recuperación es posible.

Si cree que tiene un trastorno alimentario o le preocupa cómo se siente con respecto a la comida y la imagen corporal, buscar apoyo es esencial para su salud física y mental.

Primero puede comunicarse con un profesional médico para discutir las opciones de tratamiento. También hay comunidades en línea y líneas de ayuda donde puede obtener información y apoyo.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)