El TDAH y los niños: 9 consejos para aliviar las rabietas

El TDAH y los niños: 9 consejos para aliviar las rabietas

Un colapso del TDAH es un arrebato repentino de frustración e ira que parece estar en todas partes. Si su hijo tiene problemas para controlar sus emociones, existen algunas formas de ayudarlo.

Para los niños con trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), el impulso se puede expresar de muchas formas.

Pueden subirse a cosas y luego saltar. Correr o esprintar en situaciones peligrosas o inapropiadas.

Los niños con TDAH también pueden perder los estribos o sentirse deprimidos. Estas crisis pueden ser extremas y generalmente incluyen llanto, gritos e ira.

Cuando un niño está deprimido, los padres pueden sentirse abrumados y preguntarse qué hacer. no entrar en pánico.

Hay algunas formas de ayudar a su hijo.

¿Qué es un colapso del TDAH?

Las rabietas o las crisis nerviosas son arrebatos repentinos de frustración e ira. Los comportamientos agresivos y los arrebatos de ira son comunes en los niños con TDAH, aunque estos comportamientos no son una parte oficial de los criterios de diagnóstico.

Hay muchas razones por las que los niños con TDAH están deprimidos. Les resulta difícil controlar sus impulsos, por lo que puede resultarles difícil posponer sus necesidades o escuchar la palabra “más tarde”.

No han aprendido a lidiar con estas emociones y a expresarlas adecuadamente porque todavía son niños.

Cuando un niño está deprimido, especialmente en público, algunos padres no saben cómo responder. Algunos padres reaccionan a un extremo u otro, desde consolar a sus hijos hasta satisfacer sus necesidades, o enojarse y gritarlos o castigarlos.

Aunque esto pueda parecer imposible, puede viajar por el camino lleno de baches donde colapsa el TDAH.

9 formas de ayudar a consolarlos

¿Cómo consuela a su hijo cuya ira ha explotado? Aquí hay nueve estrategias.

Encuentra disparador

Vea qué desencadena el comportamiento del niño.

Saber qué causó la crisis nerviosa de su hijo puede ayudarlo a resolver rápidamente esta situación. ¿Su hijo tiene hambre? ¿Están cansados? Una vez identificado el problema subyacente, intente resolverlo.

Esta también es una buena herramienta para evitar bloqueos.

Explica las consecuencias de antemano.

Antes de que comience la crisis, hable con su hijo sobre las consecuencias negativas del mal comportamiento. Sea específico cuando le diga a su hijo qué esperar.

No hable de declaraciones vagas, como: “Si no juegas bien, perderás tus juguetes”.

En su lugar, diga algo como: “Si vuelves a tirar ese camión, te lo quitaré”.

Antes de aceptar las consecuencias, avise a su hijo. El uso de declaraciones “Si-Entonces”, como se mencionó anteriormente, es una excelente manera de advertir a sus hijos que su comportamiento debe cambiarse.

Utilice las advertencias solo cuando quiera asumir las consecuencias.

Es posible que esto no se aplique a todos los niños, pero ayuda a desarrollar un plan que su hijo comprenda.

Habla con tu hijo y anímalo a refutar

Hable con su hijo con calma y tranquilidad y reconozca sus sentimientos. Hágales saber a sus hijos que usted comprende por lo que están pasando. Hacerlo ayudará a que su hijo se sienta escuchado.

Sea consistente con el nivel de su hijo y haga contacto visual. Dígale a su hijo con voz tranquila: “Sé que está decepcionado porque no consiguió el juguete que quería”.

Luego, anime a sus hijos a expresar sus sentimientos. Pídales que califiquen su enojo o decepción en una escala del 1 al 10, siendo 10 el más alto.

Esto le permitirá comprender la gravedad del problema sin que sea necesario que vuelva a experimentar emociones.

Distrae a tu hijo

Para los niños pequeños, la distracción puede funcionar. La interrupción desviará la atención de su hijo hacia otras cosas.

Si su hijo se porta mal en el restaurante, déle crayones o minijuegos para distraerlo.

Si planea cómo lidiar con una situación que podría provocar un accidente, la distracción es una gran herramienta.

Dales un respiro

A veces, no importa lo que intente, no parece detener el accidente.

El tiempo de espera puede ser una buena herramienta. La estrategia de pausa puede ayudar a reducir los comportamientos negativos en niños con TDAH.

Explíqueles con calma a sus hijos que si este comportamiento continúa, serán suspendidos. También les dijeron que la suspensión terminaría cuando su comportamiento se calmara.

Antes de usar la suspensión, explíquele a su hijo qué acciones causarán la suspensión, dónde ocurrirá la suspensión y cómo usar la suspensión.

Al crear un espacio de tiempo de espera, elimine las cosas favoritas de su hijo. Asegúrese de que el área esté alejada de objetos que lo distraigan, como televisores o juegos.

Configure el espacio con anticipación para que esté listo cuando lo necesite.

Ignora el accidente

Si le presta atención a una crisis, incluso si se trata de una atención negativa, como gritar o gritar, puede reforzar el comportamiento inapropiado de su hijo. No darle a su hijo un oyente puede ayudar a reducir la duración del choque.

Recuerde, a los niños les encanta ser notados y la crisis emocional es una buena manera de llamar su atención.

Ignorar el colapso puede detener el comportamiento de su hijo y reducir la probabilidad de que vuelva a hacerlo.

Recordatorio

Los niños con TDAH tienen dificultades para hacer la transición. Si tienen que dejar el patio de recreo de repente o dejar de jugar con sus juguetes para comer, esto puede causar una avería.

Aquí es cuando los recordatorios son clave. Recordarle a su hijo que es casi la hora de cenar cada 30 minutos, 15 minutos, 10 minutos y 5 minutos puede ayudar a reducir el colapso emocional.

Además, si no cumplen, se utilizan consecuencias negativas. Utilice frases “Si-Entonces”, por ejemplo: “Si no deja el camión para la cena, no podrá jugar después de la cena”.

Los recordatorios pueden ayudar a prevenir accidentes.

Recompense a los niños por su comportamiento positivo

Los niños con TDAH responden bien a los refuerzos positivos o las recompensas.

La terapia conductual es una de las intervenciones terapéuticas que se utilizan para el TDAH, que fomenta las consecuencias positivas para fortalecer las conductas positivas.

Una revisión de 2014 encontró que el uso de recompensas para niños en edad escolar con TDAH puede fomentar los buenos comportamientos y reducir los comportamientos negativos.

Las recompensas pueden incluir lo social (emoción y elogio) y material (juguetes, dulces u otro material). Las recompensas materiales se pueden combinar con recompensas sociales.

Al usar el sistema de recompensas, planifique qué comportamientos recompensar y comuníquese claramente con su hijo.

Crear una tabla de comportamiento que explique el sistema de recompensas y colocarla donde su hijo pueda ver es una excelente manera de hacerle saber lo que sucederá.

Solicitud de ayuda

Si su hijo se descompone con frecuencia, no espere hasta que se sienta impotente para pedir ayuda.

Es posible que sucedan más cosas que pueden hacer que su hijo se sienta deprimido. El TDAH a menudo ocurre simultáneamente con múltiples condiciones coexistentes. De hecho, aproximadamente el 60% de las personas con TDAH tienen al menos otra condición comórbida.

El médico de su hijo puede ayudar a determinar la causa subyacente del colapso mental de su hijo. Debido a que el TDAH está asociado con trastornos académicos y sociales, los expertos recomiendan buscar tratamiento de profesionales de la salud que se especialicen en el tratamiento conductual del TDAH.

Revisemos

Es difícil lidiar con los accidentes del TDAH. No es raro que los padres se pongan nerviosos y se pregunten qué hacer cuando comienza el colapso.

Planificar, mantener la calma y aplicar estrategias puede ayudarlo a resolver las crisis.

Recuerde, cada niño es diferente. Lo que funciona para un niño puede no funcionar para otro niño.

Puede que se necesite prueba y error para encontrar la estrategia más eficaz. no te rindas. El resultado valdrá la pena.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 4 times, 1 visits today)