Si queremos acabar con el estigma de la salud mental, solo necesitamos decir unas pocas palabras

Si queremos acabar con el estigma de la salud mental, solo necesitamos decir unas pocas palabras

Se necesita un diálogo valiente, pero si queremos acabar con el estigma para siempre, debemos pensar más.

Ilustración de un hombre mirando por la ventanaIlustración de Brittany England

Nos esforzamos por compartir conocimientos basados ​​en diferentes experiencias, no en la vergüenza o la vergüenza. Esta es una voz poderosa.

Recuerdo la primera vez que expresé mi deseo de recibir tratamiento. Tengo 17 años y, sin saberlo, lucho con el trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

La ansiedad de la vida me atormentaba, pero aún tenía miedo de pedir ayuda.

Cuando finalmente me armé de valor para decirles a mis padres que necesitaba apoyo, su respuesta no fue tan buena. “Eso es un negocio familiar”, dijeron horrorizados.

Sus rostros están llenos de vergüenza. Rechazaron la idea de que su hijo pudiera necesitar ayuda profesional; también internalicé rápidamente esta vergüenza.

Después de otro año, mi condición me torturó y finalmente obtuve la ayuda que necesitaba desesperadamente.

¿Por qué se estigmatizan tanto los problemas de salud mental?

Una historia como la mía está lejos de ser única.

Más de la mitad de los estadounidenses con problemas de salud mental no reciben tratamiento y se ven afectados por un profundo estigma social que nos hace reacios a echar una mano.

El impacto en aquellos que ya están luchando es innegable.

Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés), el estigma puede reducir las esperanzas, la autoestima, el aumento de los síntomas, las dificultades laborales y una menor probabilidad de mantener un plan de tratamiento.

Entonces, ¿de dónde viene este estigma? En nuestra cultura y medios de comunicación, las actitudes hacia las enfermedades mentales aún se están fortaleciendo.

Las personas con enfermedades mentales, especialmente aquellas que no saben mucho al respecto, como el trastorno bipolar y la esquizofrenia, todavía son consideradas como peligrosas, poco confiables e incompetentes, aunque la experiencia y la evidencia lo demuestran. Esta situación es rara.

De hecho, las personas con esquizofrenia tienen más probabilidades de ser víctimas de violencia que los perpetradores.

Sin embargo, ser etiquetado como un “lunático” por la mayoría de la gente en la sociedad se siente como una carga vergonzosa que pocas personas están dispuestas a soportar.

Incluso los chistes que hacen tales como llamar a nosotros mismos “tal trastorno obsesivo-compulsivo” cuando nos lavamos las manos o llamando a nosotros mismos “trastorno bipolar” cuando nuestras emociones cambio-pueden causar a otros a tratarlos con menos seriedad de la enfermedad.

Para los grupos históricamente marginados, como las personas de color, las mujeres y las personas LGBTQIA +, este estigma se agrava aún más, a quienes tradicionalmente se les describe como “locos” o “inestables” debido a los prejuicios, lo que aumenta su interés en la desconfianza del sistema de salud mental.

Debido a estos mismos prejuicios, este es un sistema que a menudo diagnostica erróneamente a las comunidades vulnerables.

Las consecuencias del estigma también son profundas. Las investigaciones muestran que la discriminación en el lugar de trabajo, la vivienda, la atención médica, etc. puede estar relacionada con el estigma de la salud mental.

¿Cómo podemos reducir el estigma?

Existe una suposición de gran alcance de que simplemente hablar de salud mental es suficiente para reducir el estigma. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que los efectos de estos ejercicios son en realidad muy limitados; se debe trabajar más.

Para romper verdaderamente el estigma, debe abordarse en múltiples niveles:

  • Cambios sistemáticos. Para las personas con discapacidad, incluidos los trastornos mentales, la discriminación sigue siendo una realidad cotidiana. Existe una alta correlación entre el estigma y la desigualdad estructural. Para erradicar verdaderamente el estigma, los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad deben abordarse en la educación, la vivienda, los lugares de trabajo y la atención médica, incluido el aumento del acceso al tratamiento.
  • Investigación y financiación. Para comprender mejor la salud y las enfermedades mentales, se necesita más investigación para aumentar nuestra comprensión de estas enfermedades y mejorar la efectividad de nuestras intervenciones, así como proporcionar fondos para hacer que el tratamiento sea más accesible.
  • Intervención mediática. Los medios de comunicación, incluidos la televisión y las películas, pueden ser un gran impulsor del estigma. Los medios de comunicación deben aceptar el desafío de abordar los temas de salud mental y enfermedades de manera más responsable para reducir el estigma.
  • Alfabetización en salud mental. El simple hecho de “darse cuenta” de la salud mental no es suficiente para resolver el problema del estigma. Las personas deben tener derecho a controlar su salud mental, como saber dónde obtener ayuda y cómo defenderse.
  • Sensibilización aumentada. Para muchas personas, qué es o cómo se ve la atención de la salud mental sigue siendo un misterio. Al volverse más activos y convincentes en la comunidad, los profesionales de la salud pueden reducir su miedo a lo desconocido. Para las comunidades que tienen un historial de desconfianza en el sistema de salud, puede ser beneficioso ver a profesionales de la salud que sean similares a ellos y que provengan de la misma comunidad.

Aunque hablar sobre salud mental es un buen punto de partida, es necesario hacer más para mejorar realmente la vida de las personas con problemas de salud mental.

Conceptos erróneos comunes sobre la salud mental

Aunque el estigma no cambiará de la noche a la mañana, sigue siendo un hecho que el cambio comenzó con nosotros. Esto primero debe abordar nuestras propias actitudes hacia la salud mental.

A continuación, se muestran algunos mitos comunes que aún existen en la actualidad:

La enfermedad mental es solo una excusa para el mal comportamiento

Las enfermedades mentales no se eligen; ciertamente, no son una excusa para el comportamiento de alguien.

Son condiciones complejas causadas por factores biológicos, genéticos y ambientales.

Solo ciertas personas eventualmente desarrollarán una enfermedad mental

La salud mental afecta a todas las comunidades.

Lo más probable es que ya conozcas a alguien con una enfermedad mental. La enfermedad mental no afecta a un cierto tipo de persona; puede afectar a cualquier persona.

Si trabajas lo suficiente, puedes deshacerte de él.

Si podemos deshacernos de él, la mayoría de nosotros seremos muy felices. Sin embargo, estas condiciones son mucho más complicadas que esto.

La mayoría de las personas con problemas de salud mental se beneficiarán enormemente de alguna combinación de tratamiento, medicación y apoyo de la comunidad. Por eso es vital que apoyemos a las personas en la búsqueda de la ayuda que necesitan.

La enfermedad mental es un tema privado que no debe discutirse

Todos tendrán una relación diferente con su viaje de salud. Algunas personas optarán por mantener en privado sus problemas de salud mental; a otras les resultará poderoso compartir sus historias.

No hay nada correcto o incorrecto en hablar sobre su salud mental.

La enfermedad mental se puede curar por completo

Aunque las condiciones de salud mental de muchas personas mejorarán y algunas personas pueden recuperarse por completo, la mayoría de las condiciones de salud mental son en realidad incurables. Son enfermedades crónicas y deben tratarse con el apoyo adecuado.

Cómo conseguir ayuda

Si está luchando con su salud mental, es importante saber que existe este tipo de ayuda. Puede encontrar una lista no exhaustiva de recursos de salud mental aquí.

¿Que sigue?

Desde que era adolescente, he tenido la suerte de recibir tratamiento y medicación para mi trastorno obsesivo compulsivo. Ha marcado una gran diferencia, al igual que muchas personas con enfermedades mentales.

Aunque el estigma no cambiará de la noche a la mañana, el cambio comienza con un diálogo valiente.

No solo hablamos de salud mental, también debemos verificar qué cambios se deben hacer para que la salud mental esté disponible para todos.

Al acercarme a mi 30 cumpleaños, estoy muy agradecido de que tantas personas hayan abierto sus corazones a estas conversaciones.

La salud mental está lejos de ser un “negocio familiar” o un problema personal, sino nuestra causa y responsabilidad colectiva. Todos merecen salud mental. Deberíamos vivir en un mundo donde las personas con mala salud mental se sientan seguras, apoyadas y afirmadas.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)