Masculinidad tóxica: que es y como lidiar con ella

Masculinidad tóxica: que es y 3 consejos para afrontarla

La masculinidad no es necesariamente dañina, pero cuando es dañina, afecta la salud de las personas y la sociedad de muchas formas.

Comparta Vasilina Popova / Getty Images en Pinterest

Cuando se trata de masculinidad, solemos escuchar su toxicidad.

Por lo general, la gente discute las formas en que la masculinidad tóxica afecta a la sociedad. También se ha estudiado su impacto en las personas, pero generalmente se hace desde la perspectiva de víctimas de violencia o agresión.

Aunque estas siguen siendo preocupaciones y puntos de investigación válidos, también hay efectos sobre la salud que deben tenerse en cuenta. Una encuesta nacional de 2015 mostró que casi el 9% de los hombres sufren de depresión y trastornos de ansiedad todos los días, pero menos de la mitad de los encuestados ha hablado con un profesional de la salud mental o ha tomado medicamentos para tratar sus síntomas.

¿Qué es la masculinidad venenosa?

La masculinidad tóxica, también conocida como masculinidad dañina, es un conjunto de comportamientos y valores relacionados con la comprensión tradicional y potencialmente obsoleta de los roles de género.

La masculinidad en sí misma no es tóxica ni problemática. Puede ser la comprensión tradicional y ampliamente aceptada del término y las formas dañinas en que puede aparecer en la sociedad.

Con respecto a la masculinidad tóxica, la debilidad es siempre negativa y generalmente se considera que está relacionada con la feminidad.

Aquí es donde se superponen la misoginia y la masculinidad tóxica. En la misoginia (generalmente definida como odio a las mujeres), la feminidad se marca como negativa, no solo como algo que existe.

Características de la masculinidad tóxica

Según un estudio en los Estados Unidos en 2020, la masculinidad tóxica puede dar lugar a la creencia de que la masculinidad «apropiada» debe mostrarse de una manera específica, que puede incluir agresividad, hostilidad y súper dureza.

Esto podría verse así:

  • El deseo o la expectativa de «tenacidad». Esto puede ser dureza mental o física, o una combinación de ambas, lo que a veces se traduce en agresión.
  • Equilibre los sentimientos y las emociones con la debilidad. Esto puede hacer que no muestre sentimientos o emociones, que sea insensible a los sentimientos de los demás o incluso que los evite por completo.
  • discriminar. Esto puede manifestarse como homofobia, transfobia u otra discriminación basada en ideologías dañinas, como la lipofobia.

Ejemplos de masculinidad tóxica

La masculinidad dañina aparece en las conversaciones cotidianas, a veces de formas sutiles de las que es posible que no se dé cuenta de inmediato.

Esta puede ser la suposición de que un hombre puede levantar más peso en el gimnasio, o que las parejas sexuales múltiples son razonables para los hombres pero no para las mujeres.

¿Algunos otros ejemplos de masculinidad venenosa en la conversación?

  • «Eso es cosa de chicas.»
  • «¡Hombre, levántate!»
  • «¡nadie!»

Los efectos de la masculinidad tóxica

La masculinidad tóxica puede afectar a las personas y a las personas con las que interactúan.

Impacto en la sociedad

Aceptar esta comprensión dañina de la masculinidad es un factor importante que contribuye a la cultura de la violación. Este punto de vista sostiene que la agresión sexual es culpa del sobreviviente, no del perpetrador.

Es posible que haya escuchado que «los niños eventualmente se convertirán en niños». Como todos sabemos, los «niños», generalmente hombres adultos, se deshacen de la responsabilidad personal porque comprenden lo que contiene la masculinidad.

Un ejemplo de esto es cuando a las mujeres o personas que presentan imágenes de mujeres se les pregunta sobre su comportamiento después de un ataque, asumiendo que el incidente fue de alguna manera su culpa o podría haberse evitado, en lugar de culpar al hombre.

Esta comprensión tradicional de la masculinidad no solo afecta a aquellos que son designados como hombres al nacer o aquellos que son identificados como hombres.

La misoginia internalizada significa que las personas que a menudo se ven afectadas por la misoginia adoptarán inconscientemente algunas de estas ideologías. Debido a que la misoginia y la masculinidad tóxica generalmente se complementan, según estos entendimientos, las mujeres, las personas no duales y femeninas también pueden verse afectadas por comportamientos dañinos.

Esto puede manifestarse cuando alguien juzga a su pareja masculina en función de sus elecciones personales que considera femeninas, o juzga a otra amiga para participar en una actividad que considera masculina.

Efectos en la salud

Los expertos creen que uno de los significados de la masculinidad tóxica es que buscar ayuda se considera un signo de debilidad.

En un estudio de 2020, discutieron cómo la comprensión norteamericana de la masculinidad tradicional equipara feminidad y debilidad, e informa a los hombres y la masculinidad sobre la salud.

Los investigadores afirmaron que los datos respaldan la teoría de que «el cumplimiento de las normas masculinas tradicionales se asocia con depresión, ansiedad, comportamiento hostil y otros resultados adversos de salud mental».

En otras palabras, las personas que insisten en los rasgos tóxicos de masculinidad pueden tener una peor salud mental.

También señalaron que, además de exacerbar estas preocupaciones, parecía no reconocer los problemas de salud mental.

Sin embargo, estudios en 2014 y 2021 muestran que estas creencias afectan la salud sexual y el sueño adecuado, respectivamente.

Además, un estudio de 2011 mostró que los hombres y los hombres de diferentes orígenes étnicos y niveles socioeconómicos más bajos tienen menos probabilidades de buscar ayuda. Esto significa que las personas de comunidades marginadas tienen más probabilidades de tener recursos de salud mental insuficientes.

Cómo lidiar con la masculinidad tóxica

Aunque puede ser difícil resolver y desafiar la masculinidad tóxica en su vida, existen algunas formas de romper el estigma y las barreras.

Cuestiona tu comprensión actual de la masculinidad.

Intente pensar en lo que actualmente considera masculino y luego pregunte sobre la fuente de estas creencias y cómo se ven en la práctica.

Considere hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Me he negado alguna vez a mí mismo porque creo que es femenino?
  • ¿Estoy juzgando a los demás porque no soy lo suficientemente masculino?
  • ¿Me he encontrado siguiendo alguno de los comportamientos potencialmente dañinos anteriores?

Incluso si elige no compartir estos hallazgos con otros, pensar conscientemente en cómo usted personalmente tiende a ser tóxico para la masculinidad es una mejora.

Haz lo que quieras

La tradición de la masculinidad, que también es tóxica, se entiende universalmente y puede afectar a cualquiera.

No se avergüence de dónde se encuentra ahora, sepa que está bien admitir cualquier área que crea que debe abordarse.

Incluso aquellos que se encuentran educando a otros sobre los peligros de una cultura de violación o abogando por la igualdad de género no están comenzando ahora; todos tienen una experiencia de aprendizaje.

Desafía a quienes valoran tu opinión

Resistirse a una comprensión o comportamiento ampliamente aceptado puede ser un desafío, pero si todos permanecen en silencio, nada cambiará.

Por ejemplo, si escucha a un amigo comentar que se niega a ver al terapeuta incluso si tiene dificultades, considere preguntar por qué y esté dispuesto a entablar una conversación reflexiva y paciente.

Además, es importante apoyar a quienes aceptan regularmente estas creencias tóxicas, especialmente a las mujeres, las personas femeninas y los miembros de la comunidad LGBTQIA +.

Aunque las personas de todos estos grupos marginados pueden defenderse porque algunos hombres y personas masculinas eligen usar la violencia o la agresión para mantener su masculinidad, a veces dudan en hablar.

Próximo paso

La masculinidad tóxica está en todas partes, pero la masculinidad no es necesariamente tóxica o dañina.

Sin embargo, la masculinidad dañina está relacionada con las creencias tradicionales sobre lo que significa masculinidad. Esto hace que sea importante reconocer conscientemente cómo aparece en la vida diaria y tener un diálogo sobre el origen de sus creencias y cómo interactúan con problemas más importantes de la sociedad.

Independientemente de su identidad y expresión de género, puede ser el perpetrador o víctima de la masculinidad tóxica.

Si siente que es propenso a tener un comportamiento dañino, ser honesto consigo mismo es un buen punto de partida. Sin embargo, si desea apoyar el manejo de la situación y desentrañar las emociones, siempre puede comunicarse con un profesional de la salud mental.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.