¿Estás listo para hablar?6 consejos para iniciar el tratamiento

¿Estás listo para hablar?6 consejos para iniciar el tratamiento

El tratamiento está diseñado para ayudarlo a sentirse mejor y vivir una vida mejor. A continuación, se ofrecen algunos consejos que le ayudarán a empezar.

Comparta Oliver Helbig / Getty Images en Pinterest

El tratamiento, también llamado psicoterapia, terapia de conversación o asesoramiento, está diseñado para ayudarlo a lidiar con emociones, pensamientos, comportamientos o situaciones de la vida perturbadoras.

De forma rutinaria, el tratamiento incluye visitas individuales con profesionales de la salud mental, ya sea en línea o en persona. Iniciar el tratamiento es una decisión personal, por lo que puede decidir qué entorno o horario es mejor para usted.

Todos buscan tratamiento por diferentes razones. Algunas personas han participado en el tratamiento todas las semanas durante muchos años, mientras que otras solo han participado en el tratamiento unas pocas veces. Más importante aún, si siente que necesita alguien en quien confiar ahora, o si las dificultades han interferido mucho con su vida, ¡este puede ser un buen momento para comenzar el tratamiento!

¿Por qué debería considerar el tratamiento?

El tratamiento tiene como objetivo investigar las causas fundamentales de sus pensamientos, emociones y comportamientos. Su terapeuta puede ayudarlo a comprender los patrones dañinos y ayudarlo a adaptarse y afrontarlo.

Las personas buscan tratamiento por una variedad de razones, que incluyen:

  • Manejar el estrés crónico o severo
  • Discuta dónde está hablando de problemas personales con los que se siente inseguro o incómodo.
  • Lidiando con eventos traumáticos
  • Acontecimientos importantes de la vida, como la pérdida de un ser querido, una nueva mudanza o problemas de relación
  • Tiene síntomas de depresión o ansiedad, o le preocupa que pueda tener problemas de salud mental.
  • Le han diagnosticado una enfermedad mental y necesita ayuda para sobrellevar sus síntomas.

Veamos algunos consejos generales para iniciar el tratamiento.

1. Pregúntele a su médico de atención primaria

Los médicos de atención primaria y los médicos de familia son recursos importantes para resolver problemas de salud generales. Su médico puede derivarlo a un profesional de salud mental que se adapte a sus necesidades.

La salud mental es tan importante como la salud física, así que manténgase abierto y honesto acerca de cómo se siente y no tenga miedo de hacer preguntas.

Los médicos de atención primaria suelen derivar a las personas a psiquiatras, que son especialistas en salud mental que pueden recetar medicamentos. Si desea derivar a un terapeuta o consejero, pregunte lo antes posible.

Aunque su médico puede pensar inmediatamente en un nombre, también puede realizar su propia investigación.

2. Traiga a sus seres queridos para recibir apoyo emocional

A veces es útil que un ser querido asista a su primera cita para recibir apoyo emocional. Es posible que se sienta nervioso o ansioso y se sienta más cómodo sabiendo que alguien en quien confía lo está esperando afuera.

Si cree que sería útil tener un ser querido en la habitación, puede considerar:

  • Terapia de grupo
  • Terapia familiar
  • Terapia de pareja

3. La honestidad es importante

Puede pensar en su sesión de terapia como una zona sin prejuicios, ¡así que asegúrese de permanecer abierto y honesto en todo momento!

Si es mayor de 18 años, su terapeuta estará sujeto a la confidencialidad. Esto significa que todo lo que discutan en la reunión es completamente privado, excepto el asesinato, el suicidio y el abuso.

Si es menor de 18 años, el terapeuta está capacitado para brindar información a los padres solo en casos excepcionales, y el terapeuta se lo notificará al cliente antes de que lo haga.

Tener una comunicación clara y un nivel seguro de confianza permite que el tratamiento funcione de manera eficaz y eficiente. Cuanta más información tenga su terapeuta, más ayuda podrá brindarle. Intente explicar sus síntomas en detalle, incluida la gravedad y la frecuencia.

4. No tenga miedo de hacer preguntas

Una relación sólida con un profesional de la salud mental depende de la comunicación entre ambas partes.

Haga preguntas en cualquier momento, ya sea sobre el proceso de tratamiento o sus síntomas. Su terapeuta no solo lo escuchará, sino que también le brindará una retroalimentación constructiva y una guía.

Esto incluye discutir sus objetivos abiertamente con su terapeuta. Pregúntese: «¿Qué quiero del tratamiento?»

Su terapeuta también le hará algunas preguntas. Su consulta puede incluir información demográfica básica y la razón por la que busca tratamiento.

5. No todos los terapeutas son adecuados para ti

Si siente que no existe una conexión ideal con el primer terapeuta que intentó, ¡no se ponga nervioso! Esto es completamente normal y es posible que deba reunirse con varios terapeutas diferentes hasta que encuentre el que más le convenga.

La primera impresión puede ser engañosa, por lo que incluso si no hace clic de inmediato, puede pedirle al terapeuta que lo intente varias veces y luego cambie según sea necesario.

La Asociación Estadounidense de Psicología estima que hay 85,000 psicólogos con licencia en los Estados Unidos, por lo que tiene muchas opciones.

Cuando comience a contactar, lo mejor es hablar con los terapeutas potenciales por teléfono o videollamadas para comprender su personalidad y estilo. Esto puede ayudarlo a sentirse más seguro en su primera cita.

6. Practica la paciencia

Trate de recordar que el tratamiento es un proceso, no una reparación de la noche a la mañana.

Si te sientes igual o peor cuando dejas tu primera cita, no te asustes. Por lo general, se necesitan varias reuniones para establecer una relación con su terapeuta, y se necesita tiempo para procesar sus pensamientos y sentimientos.

A veces, el tratamiento puede hacer que usted se sienta peor temporalmente antes de sentirse mejor porque hará surgir emociones y experiencias difíciles o traumáticas. Recuerde, puede establecer límites en torno a temas en los que no está listo para profundizar. Y está bien llorar.

Cree en el proceso y concéntrate en el trabajo que tienes entre manos. ¡Lo tienes!

¿Que sigue?

La esperanza es el núcleo del tratamiento.

Puede continuar su viaje de salud al encontrar un terapeuta con el que le interese reunirse y concertar su primera cita.

Cree que puede sentirse mejor, vivir más feliz y, al buscar apoyo, ha dado un paso adelante crucial.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.