Cuando revela demasiado en el tratamiento: por qué sucedió y qué hacer

Qué hacer cuando revela «demasiado» en su tratamiento

Si siente que ha revelado demasiada información durante el tratamiento, puede sentirse avergonzado o tener problemas cerebrales. Pero esta experiencia compartida puede ser en realidad una oportunidad.

Compartir en Pinterest Jayme Burrows / Stocksy United

Este es su primer o decimoquinto tratamiento, y deja escapar algo que cree que no debería tener.

Tal vez mencionaste un sueño extraño que tuviste, una experiencia dolorosa de la que nunca le hablaste a nadie, o estabas enojado con tu terapeuta.

En el mejor de los casos, se sentirá avergonzado y un poco ansioso. En el peor de los casos, se sentirá avergonzado y decidirá no volver a recibir tratamiento nunca más.

En primer lugar, es bastante común sentir que ha revelado demasiado durante el tratamiento. En segundo lugar, revelar información filtrada suele ser algo bueno.

Como señaló el psicólogo y profesor Dr. Thomas G. Plante, «los terapeutas no pueden realmente ayudar a las personas a menos que sepan qué le pasa a la persona a la que están tratando de ayudar».

A continuación se explica cómo descubrir por qué está tan preocupado y cómo convertirlo en un momento fructífero de crecimiento y cambio.

¿Por qué me arrepentiría de lo que revelé durante mi tratamiento?

Puede haber muchas razones por las que cree que ha dicho demasiado en su tratamiento. La identificación de problemas potenciales lo ayudará a comprender mejor lo que está sucediendo y le proporcionará un punto de partida para la discusión durante el tratamiento.

Tal vez esté sintiendo arrepentimiento, vergüenza, ansiedad o un profundo malestar porque:

  • No está listo para enfrentar el evento o trauma muy doloroso que ha revelado.
  • Aún no confías lo suficiente en la relación terapéutica (todavía)
  • No estás hablando de la verdad, o no de toda la verdad.
  • Tiene miedo de las consecuencias legales, morales, personales o de relación.
  • Crees que tu terapeuta podría juzgarte en función de lo que dices.
  • Tienes miedo de que tu terapeuta te rechace o te abandone.
  • Cree que a su terapeuta le resultará demasiado difícil decirle
  • Crees que has traicionado la confianza de alguien que amas o te sientes triste porque hablas negativamente de alguien.

De cualquier manera, recuerda que definitivamente no eres la única persona que se siente así.

Sintiéndose después del «¡oh no!» Inicial, recuerde que la terapia es una herramienta tan poderosa para el cambio precisamente porque está lidiando con pensamientos, experiencias y emociones que nunca le ha contado a nadie más.

Dicho esto, sigue siendo natural sentir cierta incomodidad y emociones negativas.

Cómo lidiar con «demasiado»

Cuando crea que ha compartido demasiado, es posible que esté ansioso por retractarse. Puede intentar minimizar su importancia y encubrirlo con su terapeuta como si no fuera gran cosa. O puede culparse a sí mismo y sentir una profunda vergüenza.

Trate de contener el impulso de fingir que esto no sucedió y sea amable con usted mismo.

Considere los siguientes consejos:

  • Dime lo que dijiste en el próximo tratamiento. Plante dice que un buen terapeuta comprenderá su malestar y lo ayudará a superarlo. Pueden discutir juntos por qué le molesta la información que compartió.
  • Hágales saber que no quiere hablar de eso. En su próxima reunión, dígale a su terapeuta que no está listo para explorar este tema (todavía no).
  • Hágales saber por qué se arrepiente. Si cree que dijo demasiado porque se siente incómodo con el terapeuta, también considere compartir. A veces, es posible que necesite encontrar un terapeuta que esté más en línea con sus valores y necesidades, dice Cadence Chiasson, terapeuta matrimonial y familiar con licencia en Denver, Colorado.

¿Cuánto debo compartir con mi terapeuta?

La cantidad de información que comparte con el terapeuta depende totalmente de usted. Después de todo, eres un cliente.

Sin embargo, cuanto más honesto sea con el terapeuta, mejor. Bríndele a su terapeuta una ventana a sus pensamientos, sentimientos y experiencias, y bríndeles antecedentes y detalles para que puedan ayudarlo mejor.

Cuando comienza el tratamiento, puede optar por centrarse en temas menos intensos. Esto le ayuda a estar satisfecho con el terapeuta. Pero el nivel de comodidad de todos con la autorrevelación varía.

«En nuestra primera reunión, tuve clientes que me contaron sus secretos más profundos y oscuros», dijo Chiasson. «También tengo algunos clientes que tardan 6 meses o más en iniciar su negocio».

Ryan Drzewiecki, PhD en psicología, psicólogo registrado y director de operaciones clínicas en All Points North Lodge en Edwards, Colorado, dijo que cuando se trata de tratamiento, no hay temas que realmente queden fuera del alcance de la discusión.

Explicó que, de hecho, aprender a hablar libremente es una parte importante del tratamiento.

¿Me juzgará mi terapeuta?

Peter Cellarius, un terapeuta matrimonial y familiar con licencia en Los Gatos, California, dice que la mayoría de los terapeutas no lo juzgarán.

Si lo hacen, después de todo, son humanos, un buen terapeuta no permitirá que el sentimiento de juicio le impida ayudarlo.

Chiasson dice que los terapeutas están capacitados para dejar de lado cualquier juicio y, en cambio, centrarse en las razones por las que el cliente trabaja con ellos.

El terapeuta ha acumulado miles de horas de experiencia en consejería directa e indirecta. Drzewiecki dijo que también completaron la educación continua sobre ética a lo largo de sus carreras.

La capacitación les instruye para ayudar a los clientes con diversas experiencias de vida y hacerlo sin dejar que el juicio afecte sus métodos.

Confidencialidad?

Todos los terapeutas están capacitados para mantener la confidencialidad de su información. Crear un espacio seguro para que usted comparta información personal esclarecedora es una parte clave del tratamiento que los profesionales de la salud mental se toman muy en serio.

Sin embargo, en algunos casos, es posible que el terapeuta deba mantener la confidencialidad. Por lo general, esto sucede cuando un cliente o alguien que conocen está en peligro. El propósito es protegerlos de cualquier daño.

Según la Asociación Estadounidense de Psicología, estas afecciones pueden incluir:

  • Planes para suicidarse o lastimarse seriamente
  • Planea herir o matar a otra persona
  • Violencia doméstica persistente que involucra a niños o niños presentes
  • Abuso o negligencia infantil
  • Abuso o negligencia de ancianos o discapacitados
  • Orden judicial, a veces ocurre cuando la salud mental del cliente tiene problemas durante los procedimientos judiciales

Es posible que el terapeuta deba reportar esta información a la policía, a los servicios de protección de adultos, a los servicios de protección infantil oa agencias similares de aplicación de la ley. Las leyes de confidencialidad de diferentes estados pueden ser ligeramente diferentes.

Al comienzo del tratamiento, los profesionales de la salud mental generalmente explican la política de privacidad y están felices de responder cualquier pregunta que el cliente pueda tener.

Después de todo, la mayoría de las personas no están familiarizadas con estas reglas y regulaciones, así que si no está seguro o confundido acerca de la confidencialidad, por favor plantee sus preguntas e inquietudes a su terapeuta.

Mira al futuro

Compartir cosas que cree que son demasiado sensibles o personales puede resultar incómodo. Pero tenga en cuenta que no es el único que piensa que ha revelado demasiada información durante el tratamiento.

Cuando esto sucede, puede ayudar a explorar por qué cree que está compartiendo demasiado y discutirlo con su terapeuta. Son estos tipos de debates frágiles los que han dado lugar a conocimientos esclarecedores y a un crecimiento significativo.

Además, recuerde que el terapeuta escuchará todo tipo de historias y verá todo tipo de emociones. Están capacitados para escucharlo y ayudarlo a lograr sus objetivos de tratamiento.

¿Todavía te sientes incómodo con lo que compartes? Puede ser que su terapeuta no sea adecuado para usted en absoluto. Esto también es muy común y puede significar que es hora de terminar el tratamiento con ellos y encontrar otras personas con quienes trabajar.

Independientemente del camino que elija, tenga paciencia y comprenda a sí mismo.

En terapia, como en la vida, las caídas son naturales. Aunque son difíciles, estos tropiezos también brindan las mejores oportunidades de aprendizaje, cuando lo permitimos.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.