¿Consideras cambiar de terapeuta?Esta es la forma de cambiar

Cómo cambiar de terapeuta: 5 pasos

Cambiar de terapeuta es común y puede ayudarlo en gran medida a recuperarse. Así es como se cambia.

Ya sea que esté viviendo en una situación específica, lidiando con una pérdida o simplemente lidiando con el estrés diario de la vida, el tratamiento puede brindarle un espacio seguro para expresar sus emociones e influir en los cambios.

El tratamiento es un proceso íntimo. Es importante que se sienta cómodo y se mantenga en contacto con el terapeuta durante el tratamiento.

De hecho, basándose en una serie de metanálisis, la Asociación Estadounidense de Psicología concluyó que la calidad de la relación entre el cliente y el médico tiene un impacto importante en los resultados del tratamiento.

Por lo tanto, si su relación con el terapeuta no se siente bien, puede considerar hacer cambios. Eso es.

¿Es buena idea cambiar de terapeuta?

Ninguna relación es estática. La dinámica de su terapeuta no es una excepción.

Dado el reflujo y el flujo de la vida, muchas personas descubren que sus necesidades y preferencias de tratamiento cambiarán con el tiempo. Algo que encaja muy bien al principio puede que no siempre sea así.

Sentirse incómodo durante el tratamiento no es en sí mismo una señal de que deba considerar cambiar de terapeuta.

El tratamiento es esencialmente un proceso frágil y exponencial, y a menudo trae sentimientos desafiantes. Sin embargo, si continúa sintiéndose molesto durante la reunión con el terapeuta, esto puede ser una señal de que debe buscar en otra parte.

Incluso si está satisfecho con el terapeuta, aún puede haber razones para cambiar.

Tal vez haya recibido un nuevo diagnóstico y desee ver a un terapeuta con experiencia específica o un terapeuta que realice diferentes tipos de tratamientos. Quizás su presupuesto haya cambiado.

O puede que desee recurrir a un terapeuta que comprenda los problemas que puede enfrentar por motivos de raza, orientación sexual, identidad de género o valores culturales.

A partir de 2020, solo el 4% de los psicólogos en los Estados Unidos son asiáticos, el 4% son negros, el 6% son hispanos y el 84% son blancos. Esto significa que las personas de color generalmente terminan viendo terapeutas blancos, lo que puede no ser lo ideal.

Las personas de color y LGBTQIA +, así como las personas de otros grupos marginados, pueden estar más dispuestas a abrir sus corazones a los terapeutas que pertenecen a sus comunidades, o darles la bienvenida explícitamente.

Obtenga más información sobre el poder de cambiar de terapeuta en estos artículos de Healthline:

  • «Por qué encontrar un terapeuta negro hace que todo sea diferente»
  • «Tengo miedo de cambiar de terapeuta. Por eso estoy tan feliz de haberlo hecho»

Cómo hacer la transición a un nuevo terapeuta

El proceso de «romper» con su terapeuta y encontrar un reemplazo puede parecer abrumador, pero no tiene por qué serlo.

Estos cinco consejos te ayudarán a navegar por la transición.

1. Dígale a su terapeuta actual

Si decide buscar un nuevo terapeuta, primero considere discutirlo con su terapeuta actual.

Aunque esto puede resultar incómodo, esta «entrevista de renuncia» puede ser valiosa, suponiendo que tenga una buena relación con su terapeuta actual. Esta discusión puede ayudarlo a:

  • Encontrar cerrado
  • Determine lo que falta en su relación terapéutica actual
  • Comprenda sus necesidades de un nuevo terapeuta

Si tienes dificultades para afrontar cualquier tipo de enfrentamiento o conflicto, considéralo como una oportunidad única para afrontar este malestar en un entorno seguro.

Idealmente, este diálogo se llevará a cabo en persona durante la reunión. Pero en algunos casos, tiene más sentido enviar un correo electrónico o un mensaje de texto a su terapeuta.

Por ejemplo, si no los ha visto durante mucho tiempo o se siente incómodo con ellos por algún motivo, elija una ruta menos directa.

2. Pídale a su terapeuta que transfiera sus registros

Si esto se aplica a su situación, puede pedirle a su terapeuta que reenvíe cualquier nota o registro a su nuevo médico, o le dé una copia para que la lleve consigo.

En términos generales, su terapeuta no necesita darle acceso a sus «notas de procedimiento», estas notas son solo notas que describen o analizan su sesión.

De acuerdo con la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico (HIPAA), los registros de procesos se consideran diferentes de los registros médicos. Por lo tanto, no tiene derechos legales sobre ellos.

Pero su terapeuta aún puede aceptar publicar al menos algunas de sus notas, especialmente si tiene una razón específica para querer que lo haga.

3. Determine sus necesidades de un nuevo terapeuta.

En algunos casos, sus necesidades de cambio serán claras. Puede darse cuenta de que necesita un terapeuta:

  • De un trasfondo similar
  • Centrarse en tipos de tratamiento específicos, como la terapia cognitivo-conductual (TCC) o la desensibilización y reprocesamiento del movimiento ocular (EMDR)
  • Brindar tratamiento en línea
  • Proporcionar una escala móvil, que es una tasa basada en los ingresos.
  • Acepta tu seguro

En otros casos, sabe que algo anda mal con su terapeuta actual, pero no está seguro de qué es.

Si es así, considere las siguientes preguntas sobre su sesión:

  • ¿Me siento comprendido?
  • ¿Me siento apurado o despedido?
  • ¿Parece mi terapeuta respetar mis antecedentes y creencias?
  • ¿Tengo toda su atención o parecen estar distraídos?
  • ¿Son cálidos y compasivos o están alienados?
  • ¿Actúan más como figuras de autoridad que como colaboradores?

A medida que responda a cada pregunta, pregúntese «¿Por qué?» Varias veces para comprender mejor sus necesidades.

También puede ayudar a concertar algunas consultas con posibles terapeutas para averiguar qué falta (consulte a continuación para obtener más detalles).

4. No tenga miedo de explorar sus opciones

Encontrar un terapeuta puede ser abrumador, tanto que quizás se sienta inclinado a elegir a la primera persona que conteste su llamada o le compre un seguro.

Pero recuerde, como cliente, también es un consumidor. El tratamiento es un compromiso importante, tanto emocional como económicamente, por lo que no hay nada de malo en dedicar tiempo a explorar sus opciones.

Estos recursos pueden ayudarlo a encontrar un terapeuta que se adapte a sus necesidades:

  • La herramienta «Encuentre un psiquiatra» de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría
  • La herramienta «Encuentra un psicólogo» de la Asociación Americana de Psicología
  • Directorio de terapeutas para el grupo asiático de salud mental
  • Asociación de psicólogos negros que buscan directorio de terapeutas
  • Línea de ayuda y herramienta de apoyo de la Liga Nacional para Enfermedades Mentales
  • Red Nacional de Terapeutas de Color Queer y Transgénero
  • Terapeuta inclusivo

Una forma de realizar una búsqueda es preseleccionar a los terapeutas que cumplan aproximadamente con sus criterios y estén aceptando nuevos clientes.

A continuación, puede contactarlos para averiguar si brindan una consulta inicial gratuita. Esto le da la oportunidad de hacer preguntas y comprender su estilo.

O, si tiene una relación positiva con su terapeuta actual, puede pedirle consejo.

5. Prepara tu primera reunión

Dependiendo del tiempo que se haya reunido con el terapeuta actual, comenzar de nuevo con una nueva persona puede ser un desafío. Sin embargo, lograr este salto puede traer recompensas.

Antes de su primera reunión con un nuevo terapeuta, lo siguiente puede ser útil:

  • Enumere los problemas clave que desea resolver durante el tratamiento.
  • Registre sus expectativas en la nueva fase de tratamiento

Si el terapeuta antes de irse tenía razones específicas, se recomienda discutir estas razones en su primera reunión. De esta manera, su nuevo terapeuta tiene toda la información necesaria para ayudarlo.

Puede abrirse a su nuevo terapeuta y hablar sobre cualquier sentimiento de tristeza o miedo sobre la transición. En este caso, es posible que hayan trabajado con muchas personas y pueden tener información y orientación para ayudarlo a realizar ajustes.

Obtenga más información sobre cómo evaluar a un nuevo terapeuta, incluidas las preguntas que debe hacer.

Revisemos

Cambiar de terapeuta es en realidad bastante común y no necesariamente una experiencia negativa.

La clave es comprender sus necesidades de futuros terapeutas. Sus necesidades pueden incluir encontrar un terapeuta que tenga una experiencia específica, brinde tratamiento en línea o se especialice en tipos específicos de tratamiento.

De cualquier manera, recuerde que sus necesidades son válidas. Al participar en el tratamiento, está trabajando arduamente para mejorar su salud mental y debe encontrar a la persona adecuada para apoyar su viaje.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.