Una prueba para detectar el camuflaje

Una prueba para detectar el camuflaje

Las enfermedades mentales son fáciles de fingir porque no existe una prueba verdaderamente objetiva para su diagnóstico. En una encuesta, los miembros del Consejo Estadounidense de Neuropsicólogos Clínicos estimaron que se presenta cierto grado de exageración de los síntomas en el 39 % de los casos de lesiones leves en la cabeza, el 30 % de las evaluaciones de discapacidad y el 29 % de los casos de lesiones físicas (Mittenberg W et al., J Clin Exp Neuropsychology 2002;24:1094-1102). Los diagnósticos más comúnmente disfrazados son probablemente el TDAH y el TEPT. En ambos casos, el diagnóstico se basó en una lista de síntomas históricos, y ambos diagnósticos pueden conferir importantes beneficios secundarios de ganancia-discapacidad para el PTSD, así como conveniencia académica y estimulantes en el caso del TDAH.

La prevalencia de síntomas de TEPT fingidos es difícil de evaluar, pero las estimaciones oscilan entre el 1 % y el 75 %, según el entorno clínico y la definición de fingir (Hall and Hall, J Forensic Sci 2007;52:717-725). La prevalencia real de la simulación de TDAH nunca se ha estudiado formalmente, pero la alta tasa de transferencia de dopaje en los campus universitarios significa que el problema es grave.

Para evaluar qué tan fácil es para los estudiantes universitarios fingir el TDAH, los investigadores en un estudio asignaron al azar a estudiantes universitarios sanos a dos grupos: Falsificadores de TDAH y Normales honestos. Hicieron que dos grupos de estudiantes completaran la Escala de calificación de TDAH para adultos de Connors y compararon esos puntajes con una base de datos histórica de puntajes de personas reales con TDAH en la misma prueba. Además de eso, los farsantes son muy buenos para fingir los síntomas del TDAH, exhibiendo una habilidad casi perfecta para falsificar elementos en la escala de Connors que corresponden a los síntomas del DSM-IV. En general, los falsificadores se desempeñaron peor que los verdaderos pacientes con TDAH, pero esta diferencia no fue suficiente para que los investigadores identificaran con precisión a los falsificadores basándose únicamente en las puntuaciones de las pruebas (Harrison AG et al. Arch Clin Neuropsychology 2007;22:577-588).

La mayoría de los neuropsicólogos incluyen las llamadas pruebas de validez de síntomas, como la escala F en el Inventario de Personalidad Multifásica de Minnesota (MMPI), en sus grupos de prueba. Estas escalas fueron razonablemente precisas para detectar patrones de síntomas falsamente exagerados. Hay varias otras pruebas dedicadas a detectar el encubrimiento, con nombres como Prueba de encubrimiento de memoria y Perfil de métricas de efectividad. La naturaleza de tales pruebas es que tratan de hacer que problemas muy simples parezcan difíciles. Los pacientes sin un deterioro grave y aparente de la memoria deberían tener buenos resultados en estas pruebas; se sospecha que aquellos que lo hacen mal están fingiendo una patología.

Un ejemplo de una prueba de este tipo que puede realizar fácilmente en la oficina es la prueba de memoria de quince ítems de Rey (Spreen O y Strauss E, Compendium of Neuropsychological Tests, 2nd ed. Oxford University Press 1998). Muestre al paciente los elementos en el mapa central de esta página durante 10 segundos, luego pídale al paciente que reproduzca los elementos de memoria.

Por supuesto, en la práctica, la prueba incluye patrones repetitivos, lo que facilita su reproducción. Esta prueba es útil para los pacientes que parecen cognitivamente normales durante la entrevista de evaluación pero aún informan síntomas cognitivos específicos. Un paciente aparentemente normal que es incapaz de recordar al menos 9 de 15 elementos (es decir, al menos 3 de 5 conjuntos de caracteres) probablemente esté fingiendo estar enfermo (aunque es posible que se requiera una evaluación adicional del deterioro cognitivo).

Para detectar la enfermedad fingida en el PTSD, existen varias perlas clínicas que pueden ser más útiles que las pruebas formales. Busque algunos o todos los siguientes: Descripciones de los síntomas en libros de texto (tengo recuerdos intrusivos); Descripciones vagas que pueden ser apropiadas para cualquier trastorno (está bien, tengo pesadillas); Presentaciones demasiado dramáticas (p. ej., la respuesta es un reflejo nervioso de sobresalto) , constantemente no responde a ninguna y todas las estrategias de tratamiento, y reticencia a que hable con un tercero para confirmar los síntomas. Por supuesto, ninguno de estos son signos distintivos de fingir estar enfermo, pero cualquiera de ellos puede despertar sus sospechas y hacer que se refiera a pruebas neuropsicológicas más formales para obtener aclaraciones.

VEREDICTO TCPR: prueba de enfermedad falsa: útil para el TDAH y el TEPT

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)