Por qué los terapeutas necesitan teoría

Por qué los terapeutas necesitan teoría

Me preocupa. Aunque algunos de los primeros mentores de mi carrera se graduaron de cursos que proporcionaron una base teórica sólida, no siempre fue así. Algunos programas de maestría parecen estar configurados para introducir a sus estudiantes un poco de esto, un poco de aquello, cursos de desarrollo infantil, cursos de patología, cursos de estadística, etc., pero no hay una teoría unificada. El objetivo de tales programas parece ser preparar a los estudiantes para aprobar los exámenes de licenciatura, sin tener en cuenta la importancia de proporcionar una estructura organizativa a su pensamiento.

En mi opinión, esta situación es un problema grave. Realmente no me importa qué teoría hayan aprendido mis tutores, siempre y cuando hayan aprendido una. Con la excepción de unos pocos tratamientos diagnosticados (p. ej., terapia conductual dialéctica para el trastorno límite de la personalidad; terapia conductual cognitiva para la ansiedad), no hay pruebas sólidas de que una teoría sea abrumadoramente superior a otra.

Pero sin teoría, estos nuevos médicos confían en sus buenas intenciones, algunas habilidades que aprendieron en la escuela y buenas habilidades para escuchar para ayudar a aquellos que pueden tener problemas complejos y dolorosos. No tienen la brújula y las pautas de evaluación y tratamiento proporcionadas por la teoría unificada.

¿Qué es una teoría?

Una teoría es simplemente un conjunto de principios que los terapeutas utilizan para explicar cómo piensan, sienten y se comportan las personas. Estos incluyen ideas sobre qué causa estos pensamientos, sentimientos y comportamientos, y qué tecnologías ayudarán a las personas a cambiar esos pensamientos para que puedan llevar vidas más productivas, satisfactorias y felices. En la práctica, la teoría que empleamos nos ayuda a evaluar las fortalezas de nuestros pacientes y la naturaleza de su angustia, e informa cómo planificamos nuestras metas e intervenciones para ayudar a los pacientes a recuperarse. Cada uno de los terapeutas en ejercicio ha descubierto o desarrollado una teoría de la condición humana que creemos que es coherente con nuestros propios ideales y creencias y que es útil para quienes están en apuros.

El apego del terapeuta a cualquier teoría inevitablemente cambiará con el tiempo a medida que tengamos más experiencia y complejidad en el trabajo. Dicho esto, es importante determinar la estructura de nuestro trabajo en cada momento. Sí, es posible volverse «ecléctico», pero es importante mantenerse en el objetivo en nuestro eclecticismo. (Ver artículo relacionado).

Si eres un terapeuta que se gradúa de un programa con una fuerte orientación de teoría integradora, puedes saltarte el resto de este artículo. Sin embargo, si su curso no lo fundamenta en una teoría en particular, le sugiero que considere las siguientes razones para dedicarse a la educación en el trabajo, que le darán una.

Si está considerando una carrera en terapia y está estudiando un programa de posgrado, le recomiendo que busque programas con una fuerte orientación teórica integradora. Las razones son las siguientes:

Por qué cada uno de nosotros necesita decidirse por una teoría

Vamos a moler: Cuestionar constantemente los fundamentos de nuestro pensamiento hace que sea imposible sacar conclusiones sobre alguien o algo. El eclecticismo apresurado conduce al pensamiento apresurado. Identificar una teoría que funcione para nosotros nos permite evaluar y tratar a nuestros clientes de manera clara y consistente. Esto solo suele proporcionar la base para el cliente también.

Organizar nuestro pensamiento: Los pacientes que ingresan a la terapia están abrumados con sus pensamientos y sentimientos, y pueden abrumar fácilmente al terapeuta. La teoría proporciona una estructura para categorizar y organizar toda la información. Ya sea que los terapeutas empleen el trabajo de los pensadores psicodinámicos, los conductistas, los cognitivistas o las escuelas posmodernas de terapia familiar, la teoría proporciona una estructura para la investigación y una guía para el desarrollo de intervenciones.

Desarrollar un lenguaje de entendimiento mutuo con nuestros clientes: Cada escuela de terapia tiene creencias y valores que se expresan de manera única. Los terapeutas enseñan a sus clientes su vocabulario teórico para que juntos puedan desarrollar una comprensión de las causas y/o el mantenimiento de la angustia del cliente y lo que se debe hacer para abordarlo.

Como base para la evaluación: Cada teoría tiene una visión diferente de la causa del problema o del comportamiento que lo sustenta. Un ejemplo simple: los psicoanalistas ven la patología como el resultado de un conflicto interno (interno) no resuelto. Carl Rogers definió la patología como la inconsistencia entre el yo verdadero y el yo ideal de un individuo. Los terapeutas de sistemas familiares buscan patrones disfuncionales (conflicto interpersonal) entre los miembros de la familia, mientras que los terapeutas familiares narrativos separan a los individuos de sus problemas. La terapia conductual rechaza el punto de vista causal y, en cambio, se enfoca en definir cuidadosamente el problema actual. La terapia narrativa se creó como un enfoque no patológico, pero incluye instrucciones para observar cómo una familia lucha con su propia historia.

Establecer objetivos de tratamiento: La evaluación siempre impulsa el tratamiento. Continuando con el ejemplo anterior: Los psicoanalistas se enfocan en resolver esos problemas personales no resueltos. Los rogerianos ayudan a sus pacientes a alinear su ser verdadero e ideal para que puedan trabajar hacia la autorrealización. Los terapeutas familiares trabajan para sanar las relaciones familiares. Los conductistas identifican comportamientos discretos que necesitan ser cambiados. La terapia narrativa tiene como objetivo cambiar el impacto del problema.

Determinar quién debe estar en la sesión: La teoría del corazón restringe la terapia al individuo y, por lo tanto, rara vez incluye a otras personas en la terapia. Los terapeutas familiares interpersonales a menudo ven a la familia como un todo, así como a los miembros de los subsistemas de neutrones de la familia (padres, hermanos, etc.).

Para determinar el tipo de intervención: La teoría también determina los métodos (técnicas) utilizados por el terapeuta. El psicoanalista trabaja con el cliente para crear una «empatía» (representación de la relación histórica) con el terapeuta para que pueda ser comprendida y corregida. Rogerian brindará atención incondicional y positiva en el curso para restablecer la alineación entre uno mismo y la experiencia. Los conductistas desarrollan intervenciones que refuerzan positiva o negativamente el comportamiento. Muchos terapeutas familiares asignan tareas que permiten a las familias experimentar diferentes formas de interacción. Los terapeutas familiares narrativos apoyan a las familias utilizando sus habilidades para crear una nueva historia.

Medir el progreso: La mayoría de los terapeutas confían en gran medida en su propio juicio clínico y en los autoinformes de los clientes. Los terapeutas psicodinámicos evalúan los informes de los clientes sobre el alivio de los síntomas. Los rogerianos buscan el progreso del cliente para convertirse en una persona completamente funcional (como se define en la terminología rogeriana). Los conductistas retienen datos para determinar si se están produciendo cambios. Los terapeutas familiares de todo tipo confían en los informes de las familias sobre los cambios en su dinámica. Los terapeutas narrativos observan que las familias utilizan cada vez más sus habilidades para guiarlos hacia vidas más exitosas.

Creo que todos los terapeutas se beneficiarían del uso de medidas concretas para determinar la progresión, aunque pocos, aparte de los conductistas, lo hacen. Pero esa es otra conversación.

Para ayudar cuando estamos «atascados»: Desde la identificación hasta la resolución, el tratamiento rara vez procede de manera ordenada. Cuando el tratamiento parece estar «estancado» o progresando poco, a menudo es útil volver a nuestra teoría para revisar nuestro pensamiento sobre las evaluaciones, las metas y las intervenciones. A menudo, una reconsideración cuidadosa del caso dentro de nuestra estructura teórica puede proporcionar una guía para salir del callejón sin salida.

Artículos relacionados:

https://psychcentral.com/lib/tipos-de-terapias-orientaciones-teoricas-y-practicas-de-tratamientos/

https://psychcentral.com/lib/understanding-diferentes-enfoques-a-la-psicoterapia/

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.