El papel de la familia en la adicción y la recuperación.

El papel de la familia en la adicción y la recuperación.

Nadie puede tratar sinceramente de ayudar a los demás sin ayudarse a sí mismo. Ésta es una de las compensaciones más hermosas de la vida.Ralph Waldo Emerson

En su libro «Familias alcohólicas en recuperación», Stephanie Brown analiza las cuatro etapas diferentes por las que un alcohólico y la familia que lo rodea deben atravesar para lograr la recuperación:

La primera etapa es Etapa de beber También enfatiza que la familia niega que algún miembro de la familia tenga un problema con la bebida y brinda razones para que cualquiera que esté dispuesto a escuchar por qué los bebedores tienen derecho a beber.

La segunda etapa está marcada transición, El punto es el comienzo de la abstinencia del bebedor. Es entonces cuando la familia de un alcohólico finalmente se da cuenta de que el alcohólico no puede controlar su forma de beber y el co-alcohólico no puede controlar al bebedor. (Los co-alcohólicos se definen como personas que hacen posible a los alcohólicos asumiendo la responsabilidad en nombre de los alcohólicos, reduciendo o negando los problemas con la bebida o modificando el comportamiento de los alcohólicos) [Drugs.com, accessed 4/28/2015].)

La tercera etapa, llamada mejorate pronto, Es la pareja la que apuesta por la rehabilitación individual, no la rehabilitación de toda la unidad familiar.

La cuarta etapa es Recuperación continua, Cuando la recuperación personal es confiable, la atención se puede volver a centrar en las parejas y las familias (Brown, 1999, p. 114).

La primera etapa: etapa de beber

Los terapeutas que trabajan con sus familias durante la fase de bebida no solo deben prestar atención a la conducta de beber de los alcohólicos, sino también a los sistemas de creencias distorsionados de otros miembros de la familia que apoyan la bebida emocional y físicamente. La familia debe dejar de negar y apoyar el consumo de alcohol y comenzar a buscar formas de ayudar.

Para los terapeutas que tratan con bebedores durante la fase de bebida, es imperativo que el bebedor comience la abstinencia. Trate de ayudar a los bebedores a comprender por qué la vida de tantas personas en la familia se vuelve inestable. Sin embargo, en el análisis final, el proceso de recuperación comienza con el bebedor. El terapeuta ayuda a romper los muros del desprecio en el sistema de creencias sobre el que el bebedor tiene control total.

Stephanie Brown describió la locura de la fase de beber como un baile: el bebedor lidera y el bebedor los sigue de una manera que los hace bailar. El líder puede tropezar, alejarse flotando, pisar seguidores o incluso romper el baile de graduación cambiando de pareja. La única respuesta de los co-alcohólicos es tratar de mantener el baile (Brown, 1999, p. 171).

El terapeuta debe alentar a los miembros de la familia a ayudar a los alcohólicos a terminar el baile, dándose cuenta de que no pueden controlar y facilitar la bebida, y solo cuando buscan ayuda fuera del sistema familiar pueden entrar en la fase de transición.

Fase 2: fase de transición

La fase de transición es un reflujo y un flujo complejo, durante el cual los alcohólicos trabajan dejando de beber, mientras que las familias luchan con la transición desde el final de la bebida hasta el comienzo de la abstinencia.

El entorno familiar al terminar la bebida se compone de tres variables diferentes:

  • Un entorno cada vez más fuera de control
  • Fortalecer las defensas para prevenir o prevenir caídas del sistema
  • Último intento de mantener la negación y todas las creencias fundamentales

El terapeuta tiene múltiples funciones al comienzo de la transición. El terapeuta debe ayudar a guiar a los alcohólicos a darse cuenta de que el alcoholismo perderá el autocontrol y, en este entendimiento, ayudar a los alcohólicos a darse cuenta de que deben buscar ayuda externa (es decir, AA) para tener una oportunidad realista de mantenerse sobrios.

Al mismo tiempo, el terapeuta debe ayudar a las familias que han estado apoyando al mundo de los alcohólicos a darse cuenta de que necesitan ayuda (es decir, Al-Anon) para lidiar con la negación, las creencias fundamentales y los comportamientos de control que los hacen prisioneros del alcohol al igual que los alcohólicos.

El terapeuta es una guía para ayudar a las personas a mantenerse despiertas y un lugar para buscar información cuando la vida está llena de caos. ¿Vas a una reunión? ¿como te sientes? Una vez al día, lo primero que se debe hacer es priorizar las declaraciones repetidas por el terapeuta hasta que el cliente pueda recitarlas por sí mismo.

Cuando la familia comenzó a pasar de la bebida a la abstinencia y la segunda mitad del período de transición, Brown describió cuatro puntos importantes a los que las familias deben prestar atención:

  • Concéntrate en mantenerte seco
  • Entorno estable y fuera de control
  • Permitir que el sistema de apoyo familiar colapse y siga colapsando
  • Centrarse en las personas de la familia

Una vez que el terapeuta ve que la familia está lo suficientemente estable y que los botes salvavidas están en su lugar (AA y Al-Anon), pueden comenzar a investigar los sentimientos subyacentes que pueden haber sido la causa o la causa de la recaída del alcoholismo en el pasado y en el presente. El terapeuta también debe prestar atención a cómo se cuida a los niños de la familia y si están lidiando con cambios en la estructura familiar.

Avanzar es la clave y la mejor manera de ayudar a los clientes a llegar y comprender cuándo la familia es el mejor momento para ingresar a la siguiente etapa: recuperación temprana. De hecho, dependiendo de la gravedad del consumo de alcohol en el pasado, esto puede llevar años.

Fase 3: recuperación temprana

La principal diferencia entre la fase de transición y la fase de recuperación temprana es que los antojos físicos y los impulsos mentales por el alcohol generalmente se reducen. El terapeuta siempre debe buscar posibles signos de recurrencia, pero este factor disminuirá con el tiempo.

Un problema que los terapeutas deben abordar en las primeras etapas de la recuperación es el apoyo continuo de la familia de los alcohólicos para mantenerse enfocados en su propia recuperación. En esta etapa, si los alcohólicos no reciben su propio apoyo, pueden aburrirse por la falta de atención de los alcohólicos, que están ocupados buscando apoyo (AA) para mantenerse despiertos. El co-alcohólico puede ser el controlador del bebedor y ahora debe aceptar la decisión familiar completada por el comité. El terapeuta debe poder brindar apoyo a los alcohólicos y co-alcohólicos; todos tienen problemas que deben resolverse para continuar con la recuperación.

A medida que avanza la rehabilitación, los problemas ocultos y potenciales que conducen a la bebida o el trauma causado por el entorno de la bebida pueden requerir atención personal. El terapeuta no solo se convierte en un guía para la familia, sino también en un proveedor de información en esta etapa.

El terapeuta debe:

  • Continuar enseñando el comportamiento y el pensamiento de abstinencia;
  • Mantenga a los miembros de la familia en estrecho contacto con el procedimiento de 12 pasos y ayúdelos a completar estos pasos;
  • Centrarse en la rehabilitación personal y buscar apoyo externo para la familia;
  • Siga prestando atención a los niños de la familia recuperada; y
  • Siga prestando atención a los problemas potenciales, como episodios de depresión, problemas emocionales, problemas para dormir, miedo y / o desamparo.

Fase 4: recuperación continua

En comparación con las tres primeras etapas, esta etapa final es relativamente estable. Esto se debe a que ahora se restablece la estabilidad y la atención se puede volver a centrar en la pareja y los miembros de la familia.

El foco de la familia es perseverar en la tarea (despertar) y comprometerse con la recuperación, así como establecer la estructura familiar luego de ser demolido en las primeras etapas. La familia ha buscado ayuda externa (AA, Al-Non, tratamiento), y ahora, después de descubrirse a sí mismos y gustarles mucho lo que ven en el espejo, es hora de hacer lo siguiente:

  • Cura la separación de emociones.
  • Comprensión profunda del daño que causa la bebida a la familia.
  • Estudiar las causas fundamentales de la conducta de beber

La fase de recuperación continua es un período para establecer relaciones saludables dentro de la familia y comprender que la recuperación es un proceso, no un resultado (Brown, 1999).

Las principales responsabilidades del terapeuta en esta etapa son:

  • Asegurarse de que la familia continúe absteniéndose
  • Ampliar la identidad de los alcohólicos y co-alcohólicos de la familia.
  • Asegúrese de que todos ejecuten el plan de recuperación (ejecute los 12 pasos e internalice el principio de los 12 pasos)
  • Presta atención a los problemas familiares y de pareja
  • Explore problemas espirituales y traumas pasados ​​de la niñez y la edad adulta

Pensamientos finales

Cuando escribí este artículo, me sorprendió de muchas maneras la participación y la complejidad del terapeuta en el proceso de recuperación del alcohol. No es solo un oído que escucha en segundo plano; es un comportamiento de malabarismo en muchos aspectos de la recuperación.

El terapeuta va un paso por delante de la familia y guía a la familia y a los bebedores para que se den cuenta de la importancia de cambiar el comportamiento; siempre se pregunta si lo que están tratando de lograr es realmente efectivo.

Las familias y los bebedores deben llegar a tal punto en sus vidas que los cambios reales solo ocurran en la familia cuando los cambios internos estén profundamente arraigados. De hecho, la magia de la recuperación reside en el bebedor y la familia, no en el terapeuta.

Imagen cortesía de arztsamui en FreeDigitalPhotos.net

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.