El desafortunado vínculo entre la enfermedad de Lyme y la enfermedad mental

El desafortunado vínculo entre la enfermedad de Lyme y la enfermedad mental

Carol ha sido mi paciente durante más de cinco años. Pasamos por algunos de los períodos más difíciles de su vida mientras lidiaba con su matrimonio fallido, luego el divorcio, la mudanza, los cambios importantes de carrera, los problemas médicos no diagnosticados y la crianza conjunta de los adolescentes.

Sin embargo, en nuestra discusión, hay un trasfondo que creo que está mal. Teniendo en cuenta su entorno de vida, sus sentimientos son comprensibles. Pero cuando su vida se asentó, sus quejas sobre el dolor, el estrés, la confusión, la ansiedad y la depresión se intensificaron. Uno a uno, los médicos le realizaron pruebas, pero no se llegó a un diagnóstico concluyente, por lo que la etiquetaron como una enfermedad psicosomática.

Pero teniendo en cuenta que fue constante durante todo el tratamiento, hizo lo que se le pidió y mejoró significativamente en varias áreas de su vida, no tenía sentido. Parece que algo anda mal. Finalmente, encontró a un médico para que le hiciera una prueba de la enfermedad de Lyme y obtuvo el diagnóstico correcto.

¿Qué es la enfermedad de Lyme? La enfermedad de Lyme es una enfermedad infecciosa causada por bacterias. El virus transmitido inhibe el sistema inmunológico. Puede convertirse en una enfermedad crónica multisistémica que afecta al sistema nervioso y provoca síntomas neurológicos y psiquiátricos. Estos síntomas pueden imitar la paranoia, la demencia, la esquizofrenia, el trastorno bipolar, los ataques de pánico, la depresión, los trastornos alimentarios y las conductas compulsivas.

Esto lo dice todo. Es como si todas las piezas aleatorias de un rompecabezas estuvieran juntas para Carol. El problema es que el diagnóstico no resuelve el problema, solo puede identificarlo. Los consejeros y terapeutas deben distinguir entre las enfermedades mentales atípicas y las enfermedades mentales relacionadas con la enfermedad de Lyme para poder tratar adecuadamente a sus clientes. Aquí hay algunos otros malentendidos sobre la enfermedad de Lyme y las enfermedades mentales.

  1. Generalmente se le llama mente y cuerpo. Cuando un paciente recibe un diagnóstico erróneo o no se diagnostica en absoluto, algunos médicos consideran que su afección es una enfermedad psicosomática. Esta es una caracterización errónea de los trastornos psicosomáticos. El dolor de Lyme es real, no imaginado. Por lo general, los pacientes pierden su salud, sustento, relaciones, familia y dignidad durante el proceso de obtener un diagnóstico. Esto no se debe a mecanismos de afrontamiento inadecuados o al desempeño cognitivo del estrés emocional. Nunca les diga a los pacientes con la enfermedad de Lyme que sus sentimientos no son ciertos.
  2. Los síntomas neuropsiquiátricos son prominentes. Los pacientes con enfermedad de Lyme a menudo tienen problemas con la regulación de las emociones, la cognición, la energía, el procesamiento sensorial y / o el sueño. Esto puede manifestarse como paranoia, alucinaciones, manía y / o comportamiento compulsivo. Los problemas de pérdida de memoria y falta de atención reflejan otros trastornos mentales. Esto puede hacer que el paciente parezca estar en las primeras etapas de demencia, déficit de atención o lesión cerebral. Los problemas de procesamiento sensorial, como la sensibilidad a la luz y el sonido, también son típicos. Esto lleva a evitar la luz solar, quedarse en casa y evitar áreas de coronación como tiendas, parques o restaurantes.
  3. A menudo mal diagnosticado. La enfermedad de Lyme se parece a otras enfermedades neurológicas y, a veces, se diagnostica erróneamente como fatiga crónica o fibromialgia. A pesar de 10-12 horas de sueño y / o siestas cada noche, el paciente todavía se siente extremadamente cansado. Después de que haya pasado el día, puede tomar de 2 a 3 días para que se recuperen por completo. Un diagnóstico erróneo es frustrante para el paciente porque ralentizará el tratamiento correcto.
  4. La enfermedad de Lyme puede ser similar a la enfermedad de Alzheimer. Desafortunadamente, la enfermedad de Lyme parece una etapa temprana de la enfermedad de Alzheimer, que se manifiesta por enojo, pérdida de memoria a corto plazo, cambios de personalidad, menor velocidad de pensamiento, dificultad para recordar palabras o nombres y deterioro del control de la motricidad fina, como abrocharse los botones de la camisa. Este diagnóstico erróneo tiene consecuencias devastadoras, porque los pacientes de Alzheimer a menudo son colocados en hogares de ancianos cerrados o de vida asistida.
  5. Los ataques de ansiedad y pánico son efectos secundarios. Después de que los médicos les digan que sus sentimientos son ficticios, como imaginaban, los pacientes con enfermedad de Lyme naturalmente tendrán pensamientos ansiosos. Además, algunos medicamentos para la enfermedad de Lyme pueden tener efectos secundarios que aumentan la ansiedad. Si no se controla, esto puede manifestarse como un ataque de pánico. Si lo ignora, se convertirá en pensamientos, comportamientos y fobias paranoicos. Muchas personas tienen miedo a los ataques y, por lo tanto, se mantienen alejadas de las reuniones sociales.
  6. La niebla mental parece una niebla de abuso. Debido a que la enfermedad de Lyme afecta el cerebro, los pacientes a menudo parecen tener pensamientos confusos. Esto imita la niebla de abuso que ocurre cuando se abusa de una persona. Los pensamientos a menudo son desesperados, distorsionados y caóticos. El paciente no puede concentrarse, no puede comprender cuando lee, tiene problemas de memoria y tiene la mente despejada. Las tareas diarias pueden volverse más difíciles, incluida la participación en la terapia.
  7. La depresión es muy común. Debido a la recurrencia de la enfermedad, todas las enfermedades crónicas pueden conducir a una depresión mayor. La depresión puede variar de moderada a grave y se presenta en aproximadamente el 60% de los pacientes. Son comunes los sentimientos de mal humor e irritabilidad. La inflamación, el dolor, los factores estresantes interpersonales, la pérdida económica y los sentimientos de fatalidad pueden contribuir a la gravedad de la depresión. La terapia de depresión típica no funciona para los pacientes con enfermedad de Lyme. El tratamiento es muy útil, al igual que otros grupos de apoyo para pacientes con enfermedad de Lyme.
  8. Las consecuencias psicológicas no se tratan. La mayoría de los terapeutas desconocen los efectos devastadores de las enfermedades crónicas a largo plazo como la enfermedad de Lyme y no pueden diagnosticarse correctamente. Como resultado, algunos pacientes con enfermedad de Lyme son hospitalizados innecesariamente. Esto aumenta aún más el aislamiento social existente causado por los amigos, la familia y la comunidad, lo que conduce a una sensación de pérdida.
  9. Aumentaron los suicidios y los suicidios. Vivir con la enfermedad de Lyme es difícil y frágil. Los amigos y la familia rara vez comprenden la gravedad de esta enfermedad, que conduce a sentimientos de aislamiento. El resultado es desánimo, miedo, desamparo, depresión, pérdida, tristeza y soledad. A medida que avanza la enfermedad y disminuye la movilidad o la función cognitiva, aumentará la ideación suicida. Algunas personas no pueden ver la salida y, lamentablemente, terminaron con sus vidas.

Los pacientes con enfermedad de Lyme a menudo se sienten abandonados por la profesión médica, los amigos y la familia. El terapeuta debe permanecer sensible a esto y no causar estos sentimientos, ya sea que esté diagnosticando erróneamente otras enfermedades mentales inadvertidamente o simpatizando intencional o involuntariamente con personas con enfermedades crónicas.

Si usted o alguien que conoce tiene dificultades, solicite ayuda. La línea de vida nacional para la prevención del suicidio es 800-273-8255 o www.suicidioPrevenir Lifeline.org.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.