7 cosas que hacer cuando tienes miedo de tu ex

7 cosas que hacer cuando tienes miedo de tu ex

Susan no ha tenido noticias de su exmarido durante años. De vez en cuando enviaba mensajes de texto al azar con algún tipo de pantomima o broma, pero nada de sustancia hasta el día de hoy. La retórica de hoy está llena de arrogancia y acusación. Exigió una reunión cara a cara con Susan y, si ella se negaba, haría comentarios amenazadores.

Confundida por su repentino ataque verbal, Susan comenzó a reabrir ansiosamente las discusiones de las últimas semanas y cuestionó sus respuestas. Pero lo que no hizo fue evaluar las amenazas potenciales. Él sabía eso de ella.

Sabía que si podía ponerla a la defensiva, su guardia se relajaría. Susan no lo sabía, él ya la estaba siguiendo. En el momento en que comienza a comunicarse de nuevo, ya conoce su rutina y ha planeado su ataque. Se acercó a ella solo porque pensó que ella había vislumbrado su luz, y quería sacudirla de su olor.

Susan todavía estaba pensando en los extraños mensajes de texto, caminando aturdida. Luchó por concentrarse en su trabajo y se avergonzó de decirle a su familia que él la había contactado. Una noche, cuando salía de la oficina, su exmarido se le acercó y la agredió físicamente. El daño es significativo física, mental y emocionalmente.

Como parte de su proceso de recuperación, Susan decidió desarrollar una mejor estrategia para hacer frente a su comportamiento temeroso. Estas son algunas de las cosas que decidió:

  1. Recordar abusos pasados. El comportamiento anterior de una persona es a veces el mejor indicador del comportamiento futuro. Esto es especialmente cierto en el caso del abuso físico. Una vez que una persona cruza la línea del contacto físico, se vuelve más fácil hacerlo una y otra vez. Susan enumeró su abuso pasado como una indicación de lo que podría hacer en el futuro.
  2. Mira la reacción de la víctima. En el caso de Susan, ella llamó a la policía dos veces antes de que él actuara violentamente contra ella. Fue arrestado, pero ella retiró los cargos porque se sentía culpable, por lo que no había nada en su registro. Su respuesta anterior ha sido minimizar su comportamiento y poner excusas para él en lugar de acusarlo. Él lo sabe y cuenta con ello.
  3. Revisa el ciclo de abuso. La mayoría de los abusadores siguen el mismo patrón predecible una y otra vez. Por un lado, son encantadores, agradables y no parecen amenazantes. Luego, de la nada, los ataques verbales sobresaltan a sus víctimas. Mientras la víctima todavía está en estado de shock, atacará físicamente. Luego viene el remordimiento insincero y la promesa de no volver a hacerlo. Luego comienza la fase de luna de miel hasta el próximo ataque. Liberada de este patrón, Susan olvidó su estrategia y bajó la guardia.
  4. comunicarse con alguien. Si Susan y su familia hablaban de enviar mensajes de texto, la alertarían sobre su patrón de abuso. También reiterarían su preocupación por su seguridad y le advertirían que tuviera cuidado. Pero Susan tomó la comunicación ella misma, minimizó sus amenazas y no dijo nada a nadie.
  5. Presta atención a los sentimientosSusan estaba avergonzada de todos los problemas que su divorcio le causó a su familia y quería minimizar el daño, por lo que guardó silencio. En el pasado, su ex la culpaba por cualquier desgracia por la que pasara. Asume responsabilidades innecesarias y se siente culpable por cosas que no causó ni eligió.
  6. La ansiedad es una amiga, no una enemiga. La ansiedad es como una luz de advertencia de motor en un automóvil. Es una señal de que algo no está bien y se necesita precaución. Reprimir la ansiedad puede ser perjudicial. En lugar de absorber las advertencias internas, Susan debería mirar fuera de sí misma para ver por qué estaba tan nerviosa. Mirando hacia atrás, recordó haber visto a su exmarido antes del ataque, pero descartó la idea de inmediato. Más tarde se dio cuenta de que su sensación de inquietud era su subconsciente tratando de advertirle de un peligro potencial.
  7. Mejor prevenir que lamentar. Susan había olvidado el viejo adagio que su madre le había enseñado cuando era niña, y no era prudente salir de la oficina a altas horas de la noche sin nadie más presente. La seguridad tardó varias horas en encontrarla. En lugar de dejar que los guardias la llevaran al auto esa noche, se fue exhausta, confundida y sola. Su mensaje debería haberla puesto en alerta máxima, no sorprendida.

Susan se dio cuenta de que sus defectos no reemplazaban su culpa por el ataque. Ella nunca se hará responsable de sus acciones. Esta vez sí presentó cargos contra él. Mientras lucha por recuperarse del evento, Susan necesita sentirse capacitada para hacer algo positivo en el futuro. Ella no quiere que su victimización anterior arruine su futuro del pasado.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.