23 formas en las que se le puede rastrear en línea

23 formas en las que se le puede rastrear en línea

Durante el divorcio, Mark se dio cuenta de que algo extraño había sucedido en sus redes sociales y personalmente. Algunos de sus amigos comenzaron a publicar cosas que parecían estar relacionadas con él, pero no las nombraron directamente. Su futuro predecesor sigue publicando memes sobre maridos locos. Luego comenzó a aparecer al azar donde él estaba, presentándose a cualquiera que estuviera con él y enviándole demasiados mensajes de texto durante todo el día.

Confundido y frustrado, Mark investigó el acoso cibernético y descubrió información diversa sobre el control cibernético, el acoso cibernético y el acoso cibernético. Eso es lo que aprendió.

¿Qué es el control de la red? Por lo general, esto se considera una descripción general inofensiva de la información, las fotos o las publicaciones de las redes sociales de alguien. Este es un incidente único y no tiene la intención de dañar a la víctima. Por ejemplo, antes de contratar a un entrenador de natación, el agresor puede consultar las publicaciones o fotografías de la víctima en las redes sociales. A veces, lo que sigue es arrepentimiento o vergüenza para el perpetrador. La mayoría de las veces, la víctima no sabe que esto ya sucedió.

¿Qué es el ciberacoso? En definitiva, este tipo de acoso mediante el uso de dispositivos y / o aplicaciones electrónicos. A menudo, se trata de comentarios repetitivos, ofensivos y deliberados que son difíciles de defender para las víctimas. Por ejemplo, eres un idiota, nunca tendrás éxito o nadie se preocupa por ti. Estos comentarios están destinados a herir, humillar o molestar a la víctima. Estos comentarios pueden ocurrir en foros públicos o mediante aplicaciones de mensajería privadas. No es raro que los perpetradores recluten a otras personas para que participen en el acoso a fin de intimidar aún más a las víctimas.

¿Qué es el seguimiento web? Esta es una forma más intensa de acoso cibernético, donde los dispositivos electrónicos y / o sus aplicaciones a veces se utilizan para acosar, intimidar o acechar a las personas en el momento del incidente. Puede haber acusaciones falsas, difamación, abuso verbal, amenazas, insultos, combinados con actividades como recopilar información, monitorear el paradero y rastrear la ubicación. A veces, estas declaraciones pueden parecer inofensivas, por ejemplo, no conozco a esa persona que conoces, o espero que la pases bien con tus amigos, pero para la víctima, estos son otros signos de comportamiento de acecho. Cabe señalar que el rastreo en línea es ilegal en muchos estados, pero es difícil de probar.

¿Cuáles son los diferentes tipos de rastreadores web? Hay cuatro tipos principales de acosadores cibernéticos: venganza, compostura, intimidad y colectivo. Los afligidos perpetradores fueron crueles en sus ataques y tenían la intención de causar sufrimiento. El motivo del agresor calmado suele ser provocar o enojar a la víctima. Los perpetradores cercanos intentan establecer una relación o relación previa con la víctima, pero la abren cuando son rechazados. Los perpetradores colectivos son grupos formados para eliminar a una persona u organización.

¿Cuáles son algunos ejemplos de rastreo en Internet? Los acosadores cibernéticos pueden rastrear a las víctimas de diversas formas. Aquí hay unos ejemplos.

  1. Falsa acusación. El agresor creó un sitio web o blog con el propósito de publicar información falsa sobre la víctima. También pueden ingresar a grupos de noticias, salas de chat u otros sitios públicos que permiten a los usuarios publicar.
  2. recopilar información. El perpetrador se puso en contacto con la familia, los amigos y los colegas de la víctima para obtener información personal. Esta información luego se utilizará para tratar con la víctima.
  3. monitor. El perpetrador monitorea la actividad en línea de la víctima para recopilar datos sobre la víctima. Pueden tener acceso a direcciones IP, contraseñas o dispositivos electrónicos que pueden usarse para acosar o hacerse pasar por víctimas.
  4. Mono volador. Al igual que la bruja de «El mago de Oz» usa monos voladores para el trabajo sucio, el perpetrador también solicita a otros que participen en el acoso a la víctima. Esta es una forma de acoso grupal.
  5. Juega a la víctima. El autor afirmó falsamente que la víctima lo había acosado. Por lo general, esto se hace con familiares, amigos, colegas y, ocasionalmente, en lugares públicos para ganar apoyo para el perpetrador y aislar a la víctima.
  6. Envía un virus. Desafortunadamente, esto es fácil de hacer porque la víctima solo necesita hacer clic en una foto, video, correo electrónico o enlace que contenga virus. En unos segundos, se descargará un virus que puede borrar información y destruir la reputación.
  7. Pedido de productos. El perpetrador usó el nombre de la víctima para pedir artículos vergonzosos o suscribirse a revistas. Por lo general, lo envían al lugar de trabajo de la víctima para causar más dolor y ansiedad.
  8. Programar una reunión. El delincuente usa una identidad falsa (como una identidad en un sitio de citas) para hacer arreglos para reunirse con la víctima en persona. Los perpetradores no suelen mostrar que prefieren quedarse atrás y observar la reacción de la víctima ante la falta de rostro.
  9. Publica un insulto. Los tweets, publicaciones en redes sociales, publicaciones en blogs o comentarios en sitios web son solo algunos ejemplos de comentarios difamatorios, insultantes o despectivos sobre la víctima que el perpetrador puede publicar.
  10. Seguimiento corporal. A veces, el rastreo de la red puede convertirse en un ataque físico porque el perpetrador usa la información recopilada para aparecer en la ubicación de la víctima. Esto también incluye llamadas abusivas, correos electrónicos obscenos, allanamiento, vandalismo, robo y asalto.
  11. Texto de trastorno obsesivo compulsivo. Algunos perpetradores enviaron cientos de mensajes de texto a las víctimas, interrumpieron sus vidas y las torturaron con acusaciones infundadas. También pueden usar otras redes sociales para publicar o ver mensajes de manera obsesiva para recordar constantemente a las víctimas su existencia.
  12. Acoso repetido. El perpetrador publicó rumores dañinos, amenazas, comentarios sexuales, información personal y lenguaje de odio sobre la víctima. Esto se hace de manera intimidatoria, con el objetivo de asustar a la víctima y causarle daño. La víctima teme que no haya ningún lugar al que escapar.
  13. Seguimiento GPS. El dispositivo está instalado en un automóvil o pertenencias personales y puede rastrear la ubicación de la víctima. Algunos teléfonos, tabletas o computadoras también pueden tener dispositivos de rastreo o configuraciones de ubicación, lo que les permite rastrearlos sin el conocimiento de la víctima.
  14. Geoetiquetado y metadatos. El dispositivo electrónico ha sido integrado y, sin saberlo, habilitó los metadatos utilizados por el fabricante. Algunas de estas configuraciones incluyen información de ubicación. Un abusador con recursos puede acceder a esta información sin el conocimiento de la víctima.
  15. redes sociales. Aunque la mayoría de las aplicaciones de redes sociales permiten bloquear a una persona, a veces visitar a los amigos de la víctima es suficiente para obtener acceso. Las publicaciones inocentes, como dónde una persona cena, pueden proporcionar información sobre la ubicación y la hora del abusador.
  16. llameante. Esto es para publicar un insulto que suele ser ofensivo o profano para incitar a la víctima. El propósito es involucrar a la víctima en la discusión para facilitar el diálogo entre el agresor y la víctima. Flamebait es una publicación que generó enojo o controversia.
  17. Supervise la aplicación. Lamentablemente, hay muchas aplicaciones de monitoreo y software espía disponibles. Algunos ni siquiera necesitan acceder a su teléfono para descargar. Simplemente haga clic inocentemente en la imagen para descargar una aplicación de vigilancia que nadie conoce. Lea el artículo, cambie la contraseña y la identificación, elimine y reinstale el reconocimiento de huellas dactilares.
  18. Sincronizar dispositivos. Algunas aplicaciones sincronizan información entre dispositivos para facilitar la compra o transferencia de información. Desafortunadamente, si el perpetrador tiene acceso al dispositivo, entonces puede leer mensajes de texto, borrar imágenes, falsificar documentos o ver el historial de navegación. Esto es muy perjudicial para cualquier persona que experimente violencia doméstica y que pueda almacenar pruebas en el dispositivo.
  19. engañar. El perpetrador puede hacerse pasar por un representante del banco de la víctima y pedirle que verifique la información personal. Luego usan esta información para acceder a la cuenta bancaria de la víctima. Esto generalmente se hace cuando las víctimas cambian de cuenta para mantener la privacidad de su información. Sea siempre cauteloso al proporcionar información personal por teléfono, mensaje de texto o correo electrónico.
  20. Estafadores en línea. Los sitios de citas son un área popular para los estafadores en línea que tergiversan su identidad, lo que les gusta, lo que hacen y su apariencia. Algunos perpetradores crean perfiles falsos que coinciden perfectamente con las víctimas con el propósito de acechar, reunirse o acosar.
  21. El robo de identidad. Esto es muy fácil cuando el agresor tiene una relación íntima con la víctima. La mayoría de los socios conocen información personal, como SSN, fecha de nacimiento, apellido de soltera de la madre, dirección anterior y otros datos comunes. Los abusadores utilizan esta información para solicitar tarjetas de crédito, hipotecas y realizar compras sin ser descubiertos.
  22. Adquisición de cuenta. Muchas personas guardan sus contraseñas de información financiera en sus dispositivos electrónicos. Los delincuentes pueden acceder a las computadoras, iniciar sesión en cuentas, cambiar contraseñas o direcciones, enviar correos electrónicos vergonzosos, eliminar archivos o dañar la reputación de la víctima.
  23. bagre. Este es un método de seguimiento en línea en el que el perpetrador se hace pasar por otra persona y crea una identidad falsa en las redes sociales. El nombre, la foto, la ubicación y la información básica pueden ser todos falsos. A veces, el agresor finge ser la víctima, con la intención de engañar a los demás y humillar a la víctima.

¿Por qué alguien hace esto? Hay muchas razones psicológicas y sociales por las que los delincuentes pueden participar en el acoso en línea. Por lo general, son celosos, tienen una obsesión patológica con la víctima, pueden estar desempleados o tener un fracaso profesional, y suelen estar delirantes, creyendo que pueden deshacerse del comportamiento de acecho y creyendo que conocen a la víctima mejor que los demás. El propósito es hacer que las víctimas se sientan intimidadas, temerosas, inferiores o sepan que están buscando venganza por una negativa real o imaginaria.

Al saber qué buscar en los acosadores cibernéticos, Mark puede monitorear mejor su equipo. Desafortunadamente, encontró un dispositivo de rastreo en su automóvil, y una vez que lo quitaron, la persona en la que estaba a punto de convertirse en su predecesor ya no apareció al azar.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.