¿Por qué deberíamos personificar?

¿Por qué deberíamos personificar?

Asignar características humanas a animales, objetos inanimados o fenómenos naturales es una característica humana llamada «antropomorfización». Lamentablemente, como en el trágico ataque al mundo marino, esta tendencia se olvida cuando nos preguntamos por qué los animales se comportan como animales.

Evidentemente, la tendencia antropomórfica es fuente de error.

En un nuevo informe de Current Directions in Psychological Science, el psicólogo Adam Weitz de la Universidad de Harvard y Nicholas Epley y John T. Cacciopo de la Universidad de Chicago estudiaron la psicología del antropomorfismo.

El término antropomorfismo fue acuñado por el filósofo griego Jenofonte al describir las similitudes entre los creyentes religiosos y sus dioses, es decir, los dioses griegos se representan con piel clara y ojos azules, mientras que los dioses africanos tienen piel oscura y ojos marrones.

La investigación en neurociencia muestra que cuando consideramos el comportamiento de entidades humanas y no humanas, están involucradas regiones cerebrales similares, lo que sugiere que el proceso que puede utilizar la antropomorfización es similar al proceso utilizado para pensar en otras personas.

Como se indica en el sitio web del Departamento de Ciencias Biológicas y Biomédicas de Emory, «El cerebro humano se ajusta para tratar de comprender las intenciones, pensamientos y sentimientos de otras personas. Este concepto se denomina teoría de la mente. Ciertas áreas del cerebro contienen un gran cantidad de “espejos”. «Las neuronas, cuando realizamos una acción, muestran la misma actividad que cuando observamos a otras personas realizando una acción. Las personas con defectos en el área donde se ubican estas neuronas espejo corresponden a defectos en la empatía y la teoría de la mente. No Inesperadamente, cuando una persona es personificada, estas regiones del cerebro están activas «.

Para predecir el comportamiento de animales y objetos inanimados se utilizan las mismas regiones del cerebro que para predecir el comportamiento de otra persona. Aunque podemos distinguir conscientemente entre humanos y no humanos, cuando observamos el comportamiento de los dos, se activan los mismos mecanismos en el cerebro. «

La personificación tiene muchos significados importantes. Por ejemplo, pensar en una entidad no humana de una manera humana la hace digna de atención y consideración moral. Además, las entidades antropomórficas son responsables de sus acciones, es decir, deben ser castigadas y recompensadas.

Aunque nos gusta el antropomorfismo, no le damos cualidades humanas a cada objeto que encontramos. ¿Cuál es el motivo de esta selectividad? Un factor es la similitud. Si una entidad parece tener muchas características similares a los humanos (por ejemplo, a través de características físicas como acciones o rostros similares a los humanos), es más probable que la entidad esté antropomorfizada.

Varios motivos también pueden afectar la personificación. Por ejemplo, la falta de conexión social con los demás puede hacer que las personas solitarias encuentren conexiones en objetos no humanos. La personificación nos ayuda a simplificar entidades complejas y hacerlas más significativas.

El autor observa que, según la Organización Meteorológica Mundial, “La denominación de huracanes y tormentas, una práctica que se originó a partir de los nombres de santos, novias de marineros y figuras políticas repugnantes, simplifica y promueve la comunicación eficaz para mejorar la preparación del público, los medios de comunicación informes e intercambio eficaz de información «.

La antropomorfización opuesta se llama deshumanización, cuando los humanos se representan como objetos o animales no humanos. Hay muchos ejemplos de deshumanización en la historia, incluida la persecución de judíos por parte de los nazis durante el Holocausto y la tortura en la prisión de Abu Ghraib en Irak.

Estos ejemplos también muestran que quienes se involucran en la deshumanización suelen ser parte de un grupo cohesionado que se opone a los forasteros, es decir, las personas que se sienten conectadas socialmente pueden estar más deshumanizadas.

El autor señala que «las conexiones sociales pueden ser beneficiosas para la propia salud y el bienestar de una persona, pero pueden conducir a la deshumanización, lo que puede tener consecuencias desafortunadas para las relaciones intergrupales».

El autor concluye que pocos de nosotros «tenemos dificultades para identificar a otras personas en un sentido biológico, pero identificarlas en un sentido psicológico es mucho más complicado».

Fuente: Asociación de Ciencias Psicológicas

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.