La exposición repetida al estigma puede reducir la sensibilidad a la recompensa del cerebro

La exposición repetida al estigma puede reducir la sensibilidad a la recompensa del cerebro

En un nuevo estudio, investigadores de la Universidad de California, Santa Bárbara (UCSB) investigaron cómo los estereotipos negativos pueden afectar la sensibilidad del cerebro a las recompensas a lo largo del tiempo.

Los resultados del estudio publicado en la revista “Social Cognition and Affective Neuroscience” muestran que sus cerebros tienen diferentes expectativas de recompensas y castigos en comparación con los estudiantes mexicoamericanos que no están expuestos a estereotipos negativos.

El profesor asistente de ciencias psicológicas y cerebrales de la UCSB, el Dr. Kyle Ratner (Kyle Ratner), dijo que este descubrimiento es el primer paso de una serie de estudios que pueden ayudar a los investigadores a comprender las vías neuronales que el estigma afecta negativamente a la salud física y mental.

La mayoría de las investigaciones sobre este tema se han centrado en cómo experimentar el estigma y la discriminación pueden desencadenar ira, pensamientos y altos niveles de despertar. Aunque Ratner cree que esta es una reacción que la gente experimenta en determinadas circunstancias, su trabajo reciente se ha centrado en la fatiga psicológica de escuchar menospreciar a su equipo.

“Es un sentimiento de ‘oh, no más’ o ‘estoy cansado de'”, dijo, describiendo varias respuestas para manejar el estrés autodefinido frente a los estereotipos negativos.

Hace unos años, aunque advirtió que el estigma produciría este sentimiento de abstinencia y resignación, Ratner recordó el trabajo que había realizado anteriormente en su carrera para vincular el estrés con los síntomas depresivos.

“En el trabajo en el que participé hace más de diez años, encontramos que el estrés de la vida puede estar relacionado con la anhedonia, que es una sensibilidad sorda a la información positiva y beneficiosa (como ganar dinero)”, dijo.

“Si no eres sensible a las cosas significativas de la vida, básicamente serás sensible a todas las cosas deprimentes de la vida sin este amortiguador positivo. Esta es una forma de causar depresión”.

Dado que experimentar el estigma puede verse como una presión social, Ratner quería investigar si la exposición a estereotipos negativos también podría estar relacionada con la sensibilidad a las recompensas.

El equipo se centró en el núcleo accumbens, un área subcortical del cerebro que juega un papel central en la anticipación de la felicidad, que es la fase “deseada” del procesamiento de recompensas que motiva la conducta.

Los investigadores utilizan la resonancia magnética funcional para medir la actividad cerebral, lo que permite a los estudiantes mexicoamericanos de la Universidad de California en San Diego ver una colección de videoclips en rápida sucesión y luego darles a estos estudiantes la oportunidad de ganar o evitar perder dinero.

En el grupo de control, a los voluntarios se les mostraron noticias y documentales sobre temas sociales en los Estados Unidos que están relacionados con el país en su conjunto: obesidad infantil, embarazo adolescente, violencia de pandillas y bajas tasas de graduación de secundaria.

Entre los grupos estigmatizados, los participantes vieron clips de noticias y documentales que cubrían las mismas cuatro áreas, pero especialmente aquellos que enumeraban a la comunidad latina como particularmente en riesgo de estos problemas.

“Estos videos no son claramente racistas”, dijo Ratner sobre la edición estigmatizada. En cambio, explicó que estos videos tienden a enfocarse demasiado en la conexión entre problemas sociales específicos y su impacto en la comunidad latina, en lugar de presentarlos como problemas para toda la sociedad estadounidense.

La mayoría de los clips son de las principales organizaciones de noticias; dijo que los locutores y narradores de noticias parecen “presentar los hechos de una manera que entienden”, pero el contenido de estos clips refuerza los estereotipos negativos.

Después de una exposición repetida a estereotipos negativos, se pidió a los participantes que realizaran una tarea de Retraso de incentivo monetario (MID), que les exigía presionar un botón cuando veían las estrellas en la pantalla. Presionar el botón lo suficientemente rápido resultará en ganar o evitar perder dinero.

Entre los grupos estigmatizados, la respuesta del núcleo accumbens a la espera de que aparezca la estrella es diferente a la de las personas que ven el clip de control. Este patrón indica que la exposición al estereotipo negativo se “desbordará” y afectará las expectativas de los participantes de ganar y perder dinero. .

Ratner dijo: “Vimos que ver estos videos estigmatizados más tarde afectó los patrones de respuesta de esta área del cerebro”.

Dijo que esto muestra que el núcleo accumbens representa el potencial de ganar y perder dinero en los cerebros de las personas que han visto videos de estigmatización anteriormente, no esas personas.

Los resultados también mostraron que el grupo estigmatizado reportó niveles más bajos de excitación antes de comenzar la tarea MID, lo cual es consistente con la experiencia de estigmatización negativa.

“El núcleo accumbens es muy importante para el comportamiento motivacional, y las chispas motivacionales son importantes para muchos aspectos de la vida diaria”, dijo Ratner. Continuó diciendo que aquellos que piensan que la situación está fuera de control a menudo pierden la motivación.

“Es obvio que las personas que pertenecen a grupos marginados en la historia de Estados Unidos tienen que lidiar con una fuerte presión además de la presión diaria que experimentan los miembros de los grupos no vulnerables”.

“Por ejemplo, el racismo abierto, la estigmatización en los medios de comunicación y la cultura popular, y la discriminación sistémica que conduce a desventajas en muchas áreas de la vida, desde el empleo y la educación hasta la salud y la vivienda y el sistema legal, pueden causar trauma”.

Ratner tiene cuidado de señalar que esta investigación apenas toca la superficie de los procesos cerebrales involucrados en reacciones grupales (como el estigma); cómo el cerebro procesa las motivaciones sociales es mucho más complicado y se necesita más investigación.

“La gente no debería generalizar demasiado a partir de este hallazgo en particular”, dijo, y señaló que su muestra de 40 estudiantes universitarios mexicano-estadounidenses, aunque no es pequeña para la investigación de imágenes cerebrales, solo representa una pequeña parte más diversa de la comunidad.

Otros miembros del equipo de investigación de Ratner incluyen al autor principal y ex investigador postdoctoral de UCSB, el Dr. B. Locke Welborn y al actual Ph.D. de UCSB. Compañero de clase Hong Yingji.

Fuente: Universidad de California, Santa Bárbara

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)