Alerta temprana de signos sutiles de ataques de pánico

Alerta temprana de signos sutiles de ataques de pánico

Los ataques de pánico no ocurren sin previo aviso, contrariamente a la creencia popular, pero comienzan sutilmente una hora o más antes, según encuentra una nueva investigación.

Investigadores de la Universidad Metodista del Sur monitorearon a los participantes que usaban grabadoras de audio portátiles las 24 horas del día. La psicóloga Alicia E. Meuret, Ph.D., dijo que los investigadores encontraron cambios en la respiración, el ritmo cardíaco y otras funciones corporales al menos 60 minutos antes de que los pacientes se dieran cuenta de un ataque de pánico.

Los nuevos hallazgos sugieren que los pacientes con ataques de pánico pueden ser muy sensibles a los patrones acumulativos de inestabilidad fisiológica sutil que ocurren antes del ataque, pero no ser conscientes de ellos, dijo Meuret.

Los datos de seguimiento también mostraron hiperventilación crónica en los pacientes.

“Los resultados fueron fantásticos”, dijo Meuret. “Descubrimos que hay mucha inestabilidad fisiológica en la hora previa a un ataque de pánico que ocurre naturalmente. Esta inestabilidad fisiológica significativa no está presente en otros momentos cuando el paciente no se está preparando para un ataque de pánico”.

Un hallazgo interesante fue que los pacientes desconocían los cambios fisiológicos que estaban experimentando e informaron que estos ataques fueron inesperados.

“Estos cambios no parecen entrar en la conciencia del paciente”, dijo Meuret. “Lo que informaron fue lo que sucedió al final de los 60 minutos: tuvieron un ataque de pánico con muchas sensaciones físicas fuertes. Esperábamos que la mayor parte de la activación fisiológica ocurriera durante y después del ataque de pánico. Pero en realidad encontramos poca cambios fisiológicos adicionales en ese momento”.

Los hallazgos de Meuret se publicaron en la revista Biological Psychiatry.

El DSM-IV, los criterios de diagnóstico para los trastornos psicológicos, define un ataque de pánico como esperado o inesperado. Esas situaciones anticipadas o sugeridas ocurren cuando el paciente siente que puede ocurrir una convulsión, como en espacios cerrados, mientras conduce o en lugares concurridos.

“Pero en un ataque de pánico inesperado, el paciente informó que el ataque se produjo de repente”, dijo Meuret. “Dirán que están sentados y viendo la televisión cuando de repente se ven afectados por una cascada de síntomas, y no hay nada que predecir”.

Para pacientes e investigadores, estos ataques son un misterio.

Una característica clave del estudio es el uso de un método llamado análisis de puntos de cambio, un método estadístico que busca puntos cuando un “proceso” cambia con el tiempo.

“Este análisis nos permitió buscar datos fisiológicos registrados por los pacientes en la hora previa a un ataque de pánico para determinar si hubo puntos en los que la señal cambió significativamente”, dijo el psicólogo David Rosenfield, Ph.D., jefe de estadísticas del proyecto SMU.

La investigación tiene implicaciones no solo para el trastorno de pánico, sino también para otros problemas médicos en los que los síntomas y eventos parecen aparecer “inesperadamente”, como convulsiones, accidentes cerebrovasculares e incluso episodios maníacos.

“Creo que este enfoque e investigación ayudarán en última instancia a descubrir qué sucede antes de que sucedan estos eventos inesperados y ayudarán a determinar cómo prevenirlos”, dijo Meuret. “Si sabemos lo que está pasando antes de que suceda, es más fácil lidiar con eso”.

Aunque las personas no son conscientes de un ataque inminente, los cambios físicos sutiles parecen afectar más gravemente a las personas con trastorno de pánico. Es posible que las personas con trastorno de pánico no se sorprendan con los resultados, dijo Meuret.

Por definición, la mayoría de los 13 síntomas de un ataque de pánico son fisiológicos: dificultad para respirar, latidos cardíacos acelerados, mareos, dolor en el pecho, sudoración, sofocos, temblores, asfixia, náuseas y entumecimiento. Solo tres son psicológicos: la irrealidad, el miedo a perder el control y el miedo a la muerte.

“La mayoría de los pacientes claramente sienten que debe haber algo mal en su cuerpo”, dijo Meuret.

“Temían sufrir un ataque al corazón, asfixiarse o desmayarse. Nuestros datos no sugerían un problema inherente con sus cuerpos, ya sea cuando estaban descansando o durante los ataques de pánico. Las fluctuaciones que encontramos no eran extremas; eran sutiles. Pero parecen estar acumulándose y podrían conducir a lo que la gente piensa que suceden cosas catastróficas”.

En particular, los investigadores encontraron que los pacientes tenían dióxido de carbono o niveles de dióxido de carbono en un rango anormalmente bajo, lo que indica una hiperventilación crónica. Estos niveles aumentaron significativamente poco antes de los ataques de pánico y se correlacionaron con informes de ansiedad, miedo a la muerte y dolor en el pecho.

“Se ha especulado, pero nunca se ha confirmado en los registros de datos diarios, que un aumento en el dióxido de carbono provoca una sensación de asfixia y puede provocar pánico. Encontramos 15 cambios sutiles pero significativos en la hora previa a un ataque de pánico. Estos cambios siguen una lógica patrón fisiológico. Estos no existen durante los períodos sin pánico”, dijo Meuret.

“Por qué sucede, no lo sabemos. Tampoco podemos decir que son necesariamente la causa de los ataques de pánico. Pero estos cambios son muy diferentes de lo que se observó en el período sin control de pánico”, dijo.

Meuret dijo que los hallazgos del estudio provocaron una reconsideración de la definición de diagnóstico del DSM, que distingue los ataques “anticipados” de los ataques “inesperados”.

Además, el estudio podría explicar por qué los medicamentos o las intervenciones destinadas a normalizar la respiración para tratar el pánico son efectivos, dijo. Los medicamentos a menudo amortiguan los despertares para mantenerlos bajos y regulares, evitando ataques de pánico inesperados.

Para psicoterapias como la terapia cognitiva conductual (TCC), los resultados son más desafiantes. La TCC requiere que el paciente se concentre en examinar los pensamientos para prevenir las convulsiones.

“Pero los pacientes no pueden lidiar con lo que no sabían que iba a pasar”, dijo Meuret.

“Este estudio es un paso hacia una mayor comprensión y promete abrir más puertas para el estudio de eventos médicos difíciles de predecir. Con suerte, podemos traducir estos hallazgos en nuevos tratamientos”, dijo.

Fuente: Universidad Metodista del Sur

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)