Cómo el estrés afecta tu cuerpo

El efecto del estrés a largo plazo en el cuerpo.

El estrés puede afectar su salud mental, pero también puede afectar su salud física.

Ya sea que lo experimente ocasionalmente o lo enfrente a menudo, el estrés se extenderá a todos en algún momento. Aunque a menudo pensamos en cómo el estrés afecta nuestra salud mental, el estrés que trae a nuestro cuerpo es igualmente importante.

El estrés afecta a todas las partes de nuestro cuerpo, desde nuestra capacidad para combatir los virus hasta la forma en que digerimos los alimentos.

Comprender los efectos del estrés en nuestro cuerpo ayuda a reducir sus efectos. Al tomar medidas conscientes para reducir el estrés y sus síntomas, podemos reducir la presión del estrés sobre nuestra salud.

Estrés y cuerpo

Por lo general, sentir estrés solo afecta su salud mental, pero también puede tener un impacto importante en su salud física. Cuando ocurre el estrés, su cuerpo responde.

Para resistir el estrés, su cuerpo libera hormonas que aceleran su frecuencia cardíaca, tensan sus músculos y fortalecen su sistema inmunológico. Una vez que termine el estrés, su cuerpo volverá a su estado normal.

Sin embargo, bajo estrés prolongado o prolongado, su cuerpo puede mantener un estado de defensa contra el estrés y es posible que experimente los siguientes síntomas:

  • ansiedad
  • Frustrado
  • Dolor de cabeza o migraña
  • Dolor muscular
  • Insomnio
  • irritabilidad

El estrés crónico puede afectar todo su cuerpo, desde el sistema nervioso hasta el sistema reproductivo. Ningún área es inmune al estrés.

Sistema nervioso central y endocrino.

El estrés desencadena reacciones de lucha, huida o congelación de su cuerpo, que son controladas por su sistema nervioso central (SNC).

Cuando siente presión, su cerebro envía señales a todo el cuerpo. Puede experimentar aumentos de adrenalina y cortisol (también llamados hormonas del estrés), así como un aumento de la frecuencia cardíaca. Esta respuesta lo prepara para enfrentar (o escapar) los desafíos del futuro.

Una vez que pasa el estrés, su sistema nervioso central puede volver a funcionar normalmente. Sin embargo, en situaciones de estrés crónico, su cuerpo puede mantener una respuesta defensiva.

Esto puede llevar a comportamientos, como recurrir a las drogas o el alcohol, comer en exceso o en exceso, o sentirse ansioso o deprimido, lo que a su vez puede generar estrés adicional.

Sistema respiratorio y cardiovascular.

La liberación de hormonas del estrés hará que sus sistemas respiratorio y cardiovascular se sobrecarguen.

Las vías respiratorias en sus pulmones se ensancharán, permitiendo que fluya más oxígeno a su cerebro, acelerando su respiración. Si bien esto ayuda a mejorar sus sentidos y aumentar el estado de alerta, también puede dificultar la respiración, especialmente para aquellos con enfermedades como asma, enfisema o bronquitis crónica.

La adrenalina extra liberada durante la respuesta al estrés también puede provocar un aumento del flujo sanguíneo. A medida que su cuerpo intenta bombear sangre al corazón, los músculos y otros órganos vitales para prepararlos para responder, su frecuencia cardíaca y su presión arterial aumentarán.

El estrés a largo plazo obligará a su corazón a trabajar más duro, lo que aumenta su riesgo de hipertensión arterial o ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, lo que ejerce presión sobre su corazón.

Sistema digestivo

El estrés puede causar estragos en su sistema digestivo de muchas maneras. Para algunas personas, el estrés puede causar malestar estomacal, como dolor, hinchazón o náuseas. Otros pueden experimentar diarrea, estreñimiento e incluso síndrome del intestino irritable (SII).

La investigación también ha demostrado un vínculo entre la presión corporal y las úlceras. Aunque la presión puede empeorar el dolor de las úlceras existentes, se necesita más investigación para determinar si la presión conduce directamente a la formación de úlceras.

El estrés también puede hacer que aumenten los niveles de azúcar en sangre, lo que puede aumentar el riesgo asociado con la diabetes tipo 2.

Según una revisión de 2005, el estrés no solo puede afectar los casos existentes de diabetes, sino que también puede promover su desarrollo. Sin embargo, los resultados han sido mixtos y se necesita más investigación en esta área.

Sistema muscular

Para protegerse, sus músculos se tensarán cuando se produzca el estrés, pero una vez que pase el estrés, sus músculos generalmente se relajarán. Sin embargo, el estrés crónico puede prolongar la tensión muscular.

Esto puede provocar dolores de cabeza y migrañas, así como dolor en los hombros, la espalda y las extremidades.

Sistema sexual y reproductivo

El estrés a largo plazo puede tener efectos duraderos en los sistemas reproductivos masculino y femenino. El estrés también puede afectar el deseo sexual de una persona. El estrés puede agotarlo física y mentalmente y es posible que evite la actividad sexual.

Las mujeres pueden experimentar cambios antes y durante su ciclo menstrual. Los síntomas del síndrome premenstrual (SPM) pueden empeorar y el período en sí puede volverse más pesado, más doloroso o irregular.

Aquellos que experimentan la menopausia también pueden notar un empeoramiento de los síntomas cuando se sienten estresados ​​debido al aumento de los niveles hormonales.

La investigación también muestra que el estrés también puede dificultar el embarazo o complicar los embarazos existentes.

En los hombres, el estrés crónico puede causar una caída en los niveles de testosterona, afectar la producción de esperma e incluso causar los siguientes problemas:

  • Impotencia
  • Disfuncion erectil
  • Infección de próstata o testículo

sistema inmune

El estrés activa su sistema inmunológico, lo ayuda a evitar infecciones y acelera la curación. Sin embargo, aunque el estrés puede mejorar positivamente su sistema inmunológico en este momento, el estrés crónico eventualmente debilitará su efectividad.

Esto puede dificultar la recuperación de una enfermedad o lesión. También puede hacerlo más susceptible a los virus (como resfriados o gripe) y hacerlo más susceptible a otras infecciones o enfermedades.

Maneras de reducir el estrés

El estrés no siempre se puede evitar, pero se puede controlar. Hay muchas formas de reducir o incluso eliminar el estrés.

  • Intenta escuchar a tu cuerpo. Comprender qué desencadena el estrés y cómo responde su cuerpo al estrés puede ayudarlo a determinar cómo combatir los síntomas específicos del estrés.
  • Considere realizar una actividad que le guste. Disfrutar de sus programas favoritos, escribir un diario, escuchar música o leer puede aliviar el estrés y hacer que se sienta más feliz y tranquilo.
  • Trate de hacer ejercicio con regularidad. El ejercicio aumenta sus niveles de endorfinas, lo que puede mejorar su estado de ánimo y aumentar la energía.
  • Considere una actividad relajante. La meditación, la atención plena, la relajación muscular u otras actividades relajantes pueden ayudar a aliviar los síntomas del estrés.
  • Socializa con los demás. Aunque buscar ayuda no siempre es fácil (especialmente cuando estamos estresados), conectarse con otras personas para obtener apoyo puede ayudar a aliviar el estrés.
  • Habla con profesionales. Un profesional de la salud o de la salud mental puede proporcionarle recursos o sugerirle tratamientos para controlar el estrés.

Revisemos

A menudo asociamos el estrés con la forma en que afecta nuestra salud mental, pero es igualmente importante comprender sus efectos en el cuerpo.

Nuestro cuerpo responde al estrés liberando hormonas y desencadenando respuestas que ayudan a defender y proteger nuestra salud en general.

Esto incluye aumentar su frecuencia cardíaca para bombear sangre a sus órganos vitales, aumentar su respiración para distribuir el oxígeno que proporciona energía por todo su cuerpo y fortalecer su sistema inmunológico para prevenir cualquier ataque infeccioso.

Cuando se reduce el estrés, nuestro cuerpo se relaja y reanuda el trabajo normal. Sin embargo, cuando experimentamos estrés prolongado o prolongado, es posible que nuestro cuerpo no pueda volver a un estado relajado.

Esto puede tener efectos negativos en su salud, desde disminuir sus defensas inmunológicas y elevar la presión arterial hasta causar problemas digestivos o reproductivos.

Al tomar medidas conscientes y viables, puede reducir los efectos del estrés. Participar en sus actividades favoritas, hacer ejercicio con regularidad, ponerse en contacto con sus seres queridos o buscar la orientación de un profesional de la salud o la salud mental puede ayudarlo a superar el estrés.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)