La disforia se refiere a un trastorno emocional después de una perturbación del estado de ánimo.

¿Qué es la disforia?

Es el resultado de un trastorno del estado de ánimo. Se caracteriza por tener sensaciones desagradables, tales como, tristeza, ansiedad, sentimientos de frustración y pesimismo, tensión y la irritabilidad. Por lo cual puede ser asociado con una tendencia a reaccionar de forma exagerada a diversos estímulos. Manteniendo un poco de autocontrol y el comportamiento impulsivo, lo que puede conducir a la agresión y la ira.

Es un síntoma la disforia, que se produce en el caso de trastornos graves de la depresión y la ansiedad. El fenómeno es particularmente visible en los estados mixtos. Se caracterizan por la transición entre la manía y la tristeza extrema, tales como el trastorno bipolar y la ciclotimia. Disforia se presenta en personas con trastorno límite de la personalidad, siendo el signo de una resistencia a la depresión. Si es emocional, deriva de los problemas relacionados con su identidad de género. También es la llamada disforia de género o trastorno de identidad de género.

Condiciones de la disforia

Estas condiciones  pueden influir son, el trastorno disfórico premenstrual, trastorno de estrés postraumático. También influyen, la esquizofrenia, epilepsia, hipoglucemia, dolor crónico, la disfunción sexual y el insomnio. Disforia también está presente en el trastorno disfórico premenstrual, síndrome que  genera los cambios de humor y de comportamiento. Este trastorno del estado de ánimo puede ser causado por el estrés, el abuso de drogas o alcohol. La condición opuesta de la disforia es la euforia.

Las posibles causas de la disforia

  • El alcoholismo
  • La anorexia nerviosa
  • Ansiedad
  • Consumo excesivo de alcohol
  • Bulimia
  • Depresión mayor
  • El trastorno bipolar
  • Trastorno ciclotímico
  • Trastorno límite de la personalidad
  • Trastorno de la personalidad por evitación trastorno de la
  • El trastorno de personalidad narcisista
  • Trastorno obsesivo-compulsivo
  • El síndrome de estrés post-traumático
  • Menopausia
  • Esquizofrenia
  • Síndrome premenstrual

Síntomas de la disforia

El síntoma más particular, es  unos importantes arrebatos de ira, que a menudo conduce a errores de diagnóstico.

  • La ansiedad y el estrés
  • Profunda tristeza
  • Una dificultad para estar de pie
  • Sensación de insatisfacción

También  bueno saber que se habla de la disforia de género en las personas con trastornos de la identidad sexual. Es generalmente una condición duradera o crónica, incluso con un significativo riesgo de intento de suicidio.

 Características y manifestaciones de la disforia.

Las consecuencias de la disforia son a menudo subestimadas. Sin embargo, son extremadamente debilitantes.

  • Se siente una tensión constante sensación de estar constantemente bajo presión.
  • LA dificultad para hacer el más mínimo esfuerzo, debido a un cansado corporal, que es una verdadera hoja de plomo.
  • Los cambios de humor y la inestabilidad emocional, hacen que la vida en la sociedad sea infernal he imposible.
  • Una falta de bienestar que simplemente hace que la vida sea casi imposible debido a que se siente ” inútil”.

Diversas causas relacionadas con la disforia

 La disforia puede tener diversos orígenes. De hecho, todos los trastornos del estado de ánimo, independientemente de su origen, pueden conducir a la disforia.

Por ejemplo, puede ocurrir como resultado de:

  • Trastorno bipolar (durante la fase depresiva, el riesgo de suicidio es especialmente alto).
  • De los trastornos de la personalidad o los trastornos disociativos de identidad.
  • Esquizofrenia.
  • El consumo de drogas o sustancias sicotrópicas.
  • Una abstinencia de alcohol o de drogas.
  • Depresión.
  • El duelo.
  • Una separación en el amor.
  • Enfermedad grave…

En general, todos los eventos generador por estrés, estrés postraumático, trastornos de ansiedad, probablemente a causa de la disforia. Por otra parte, muchos otros trastornos metabólicos pueden resultar en la disforia crónica, trastornos del sueño, síndrome de fatiga crónica o el síndrome premenstrual.

 Los tratamientos de la disforia

Existen tratamientos adaptados a cada situación:

  • Contra el estrés y la ansiedad se pueden citar, hipnosis, terapias cognitivo-comportamentales, etc..
  • El tratamiento psiquiátrico en contra de graves trastornos, como el trastorno bipolar o la esquizofrenia.
  • La psicoterapia para la depresión.
  • Apoyar la desintoxicación en centros especializados o curas de desintoxicación.
  • Dificultad para comunicarse, la PNL.

En disforia de género, la mejora de la disforia es a menudo dramática. cuando la persona se vuelve consciente de su malestar, y se inicia una terapia de reemplazo hormonal.