¿Estás languideciendo?

¿Estás languideciendo?Estos son los signos y que hacer.

Te sientes diferente recientemente. No estás completamente triste o doloroso, pero no puedes describirte como una persona próspera. Solo piensas … “Espera”.

Compartir en Pinterest Peter Griffith / Getty Images

Si no puede decir cómo se siente, pero sabe que algo está sucediendo, es posible que esté experimentando malestar.

Lo opuesto a la prosperidad, cuando te sientes conectado y con un propósito, el malestar es cuando te sientes deslucido o desconectado del mundo exterior, pero no tienes un dolor obvio.

¿Qué es el malestar?

La palabra “debilidad” se remonta a la raíz latina temprana “languere”, que significa sentirse débil o mal.

Sin embargo, en la psicología moderna, este concepto a menudo se denomina lo opuesto a la prosperidad. En 2002, el psicólogo y sociólogo Corey Keyes fue el primero en describir ambos conceptos como relacionados con la salud mental.

En la psicología positiva centrada en experiencias y entornos que son beneficiosos para la felicidad, la prosperidad se considera un estado en el que una persona siente emociones positivas sobre la vida en su conjunto. Esto les permite funcionar mental, emocional y socialmente. En otras palabras, la prosperidad se refiere a la salud mental.

Por otro lado, el concepto de malestar se centra en la falta de esta salud mental. Esto significa que no tiene emociones positivas sobre la vida, lo que a su vez puede hacer que experimente desafíos mentales, emocionales y de relación.

Pero el malestar es diferente a la depresión, aunque también está relacionado con la angustia emocional. Más bien, es más como un punto intermedio en el continuo de la salud mental, que va desde la salud mental y la salud hasta las condiciones de salud mental.

Con malestar, es posible que no experimente síntomas de depresión grave, pero sus funciones sociales o mentales no son buenas. Algunos expertos asocian el malestar con una sensación general de vacío o con ninguna sensación.

En otras palabras, puede sentirse diferente, deprimido, pero no experimentará ninguna emoción negativa extrema.

Aunque el malestar no es un diagnóstico oficial de salud mental, las emociones que experimentas son válidas y reales.

Signos de malestar

No todos los que languidecen lo experimentarán de la misma manera o con la misma intensidad.

En términos generales, el malestar afectará algunas de sus decisiones, comportamientos y emociones sobre usted mismo, los demás y el mundo.

Por ejemplo, rechazar las invitaciones a eventos que le gustaría normalmente puede ser una señal de malestar. Es posible que no tenga fuertes sentimientos sobre si debe ir, pero es posible que no comprenda por qué es mejor ir que sentarse en casa.

Para otros, el malestar puede significar asistir a un evento solo para irse temprano, porque no les trae diversión.

Otros posibles signos de deterioro pueden incluir:

  • Las emociones no son ni demasiado altas ni demasiado bajas (no estás feliz pero no dirás que estás triste)
  • Es más fácil sentirse desmotivado de lo habitual
  • Se siente molesto pero no muy ansioso.
  • Dificultad para concentrarse en ciertas tareas, especialmente algunos días más que otros
  • Sentirse separado de la vida, las tareas o las personas, pero no tener emociones negativas por ellos.
  • Indiferente a la vida, es difícil emocionarse por cualquier cosa.
  • Fatiga y agotamiento
  • Pierde interés por la pasión y los pasatiempos.
  • Sensación de estancamiento
  • Sentirse fuera de contacto con el objetivo de su vida

La diferencia entre depresión, ansiedad y malestar

El malestar no es lo mismo que la depresión o la ansiedad. Estas son afecciones de salud mental que pueden ser diagnosticadas y tratadas por profesionales de la salud.

Si sufre de depresión, puede sentir una tristeza extrema o desesperación. Puede considerar la autolesión o la autocrítica. Cuando padece depresión, algunas de sus funciones cognitivas (como la memoria) también pueden verse afectadas.

El cansancio no es tristeza. Aunque puede sentirse “frustrado”, no está triste. Por el contrario, algunas personas pueden llamar a esto “sentir una tontería”: no estás feliz ni triste, pero no del todo tú mismo.

Asimismo, los trastornos de ansiedad suelen ir acompañados de pensamientos intrusivos de preocupación o miedo. Puede sentirse molesto o nervioso.

Cuando está cansado, puede sentirse ansioso o preocupado, pero estas son respuestas naturales al estrés diario. Estos sentimientos no perdurarán y no son su estado mental permanente.

Si siente que sus síntomas están más allá del nivel de malestar, considere hablar con un profesional de la salud mental.

¿Es esta una crisis existencial?

El malestar parece muy similar a una crisis existencial.

Cuando se sienta frustrado, puede preguntarse si algo tiene un propósito; si está experimentando miedo a la supervivencia, hará lo mismo.

Sin embargo, en una crisis existencial, los sentimientos de miedo y tristeza pueden volverse abrumadores y causarle depresión.

Los síntomas de la crisis de supervivencia también pueden incluir:

  • Miedo inexplicable
  • escepticismo
  • ansiedad
  • Autoestima negativa

Aunque el malestar también puede hacerle dudar del propósito de la vida o del propósito de la vida diaria, es poco probable que existan o persistan emociones fuertes como el miedo y el miedo.

¿Algunas personas son más propensas al malestar?

El malestar puede afectar a cualquier persona, pero los datos de la encuesta de 2021 muestran que es más probable que experimente malestar si cumple con los siguientes criterios:

  • Millennials
  • Sin educación secundaria
  • soltero
  • Miembros independientes del partido

La vida con malestar también puede aumentar sus posibilidades de sufrir problemas de salud mental en el futuro.

Un estudio de 2010 encontró que el cansancio puede aumentar sus posibilidades de depresión y ansiedad.

En el pico de hospitalizaciones por COVID-19 en Italia, la fatiga también se asoció con un mayor riesgo de que los trabajadores de la salud sufran un trastorno de estrés postraumático (TEPT) en un estudio de 2020.

Los factores ambientales y las condiciones sociales también pueden jugar un papel importante.

Por ejemplo, si es extrovertido, puede ser más propenso a volverse lánguido cuando está aislado del mundo. Los introvertidos pueden experimentar más malestar durante los períodos sociales pico del año (por ejemplo, las vacaciones).

Malestar y la pandemia de COVID-19

La pandemia de COVID-19 ha afectado la salud mental y el bienestar de personas en todo el mundo. De hecho, la encuesta de Ipsos de 2021 encontró que uno de cada cinco adultos en los Estados Unidos está languideciendo.

Perder a un ser querido o experimentar cambios drásticos en el estilo de vida y los ingresos pueden ser factores importantes. El aislamiento y el distanciamiento social también pueden privar a los sistemas de apoyo necesarios y hacer que más personas se sientan cansadas.

En comparación con las personas prósperas, quienes experimentan malestar tienden a creer que el COVID-19 ha tenido un impacto más grave en varios aspectos de sus vidas, que incluyen:

  • Trayectoria profesional futura
  • Situación financiera actual y futura
  • Salud en general

Pero el malestar no es el único problema de salud mental asociado con la pandemia.

Según un informe de 2021, cuatro de cada diez adultos en los Estados Unidos informaron síntomas de ansiedad o depresión durante la pandemia. Esto significa un aumento de la décima anterior.

Cómo lidiar con el malestar

Los estudios han demostrado que los métodos basados ​​en la atención plena pueden ser la forma más eficaz de combatir la depresión y otras emociones.

La atención plena es un estado de conciencia constante. En este estado, puedes experimentar pensamientos y situaciones sin juzgar.

La atención plena puede ayudarlo a reducir el estrés y aclarar su espíritu. Puede ayudarlo a desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas para prevenir el malestar.

Además de la atención plena, también puede ayudar a mejorar su salud mental a través del cuidado personal, como:

Presta atención a la salud física.

El ejercicio, comer alimentos nutritivos y un sueño de calidad adecuado son todos importantes para la salud física y mental.

diario

Llevar un diario puede ayudarlo a expresar sus pensamientos y ver patrones en el comportamiento diario.

Un diario es un espacio para concentrarse en las cosas por las que está agradecido y los momentos positivos que suceden durante el día. Incluso puede ayudarlo a reconocer temprano los signos de debilidad.

Explore la creatividad

Ser creativo puede ayudarte a recordar cuánto te gustan ciertos pasatiempos. Puede ayudar a movilizar su atención y fomentar la concentración.

La arteterapia también puede ayudarlo a explorar sus emociones sin expresarlas con palabras.

Mantener la relación

El malestar puede hacer que desee evitar situaciones sociales. Mantenerse en contacto con familiares y amigos es una parte importante de sentir la conexión y puede ayudarlo a sentirse apoyado.

Cambiar el medio ambiente

A veces, su entorno puede afectar cómo se siente.

Si cree que su hogar o su entorno laboral pueden causarle fatiga, puede que sea el momento de considerar la posibilidad de realizar cambios.

Estos cambios pueden ser pequeños y graduales, como cambiar el color de la pared del dormitorio o agregar flores al escritorio. Cuando introduzca estos pequeños cambios, preste atención a cómo afectan cómo se siente.

Servicio voluntario a la comunidad

Para algunas personas, la socialización puede ser una parte importante de la salud mental.

Brindar servicios a su comunidad, como trabajar en una despensa, no solo puede ayudarlo a sentirse conectado con metas más altas, sino que también puede mejorar la vida de las personas en su comunidad.

Aprende nuevas habilidades

Aprender cosas nuevas afecta tu cerebro y también te ayuda a mejorar la concentración. Incluso puede ayudarlo a sentirse motivado y establecer pequeñas metas que generen una sensación de logro. A su vez, esto puede mejorar sus sentimientos.

Busque ayuda profesional

Si siente que ha hecho algo pero su estado de ánimo no ha mejorado, considere ponerse en contacto con un profesional de la salud mental.

Se ha descubierto que la terapia cognitivo-conductual, la terapia de aceptación y compromiso y la intervención de recuperación tienen un impacto positivo en los resultados de salud mental.

Revisemos

Vivir en un estado constante de “tonterías” puede estar relacionado con el malestar. Aunque no es un diagnóstico oficial, el malestar es un sentimiento común y efectivo, especialmente durante la pandemia de COVID-19.

Si no está feliz, pero no está triste, es posible que tenga malestar.

La atención plena y el autocuidado pueden ayudarlo a sentirse mejor.

Si siente que su malestar se ha convertido en otros problemas, como depresión, un profesional de la salud mental puede ayudarlo a desarrollar un plan de tratamiento específico para que vuelva a la normalidad.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 1 times, 1 visits today)