Un buen matrimonio es un matrimonio seguro

Un buen matrimonio es un matrimonio seguro

Un matrimonio saludable es aquel en el que ambos cónyuges se sienten seguros. Solo con una base segura, las personas y las parejas pueden crecer y madurar. La intimidad resultante solo es posible cuando las personas se sienten lo suficientemente seguras como para ser vulnerables. Sin ella, cualquier conflicto amenaza toda la relación.

De hecho, algunas parejas que he visto en terapia tienen matrimonios que deberían terminar. Algunos probablemente no deberían suceder en absoluto. Estas son parejas que no pueden construir y mantener la seguridad en su relación. Algunas personas se casan por todas las razones equivocadas: para dejar la casa de sus padres, por ganancias financieras o simplemente porque todos los demás quieren que lo hagan. Algunos luchan con el abuso verbal, físico o emocional. En este caso, es importante garantizar primero la seguridad personal. Solo cuando se acumula, una pareja debe considerar intentarlo de nuevo.

Pero la mayoría de las parejas que veo en la práctica no luchan con las consecuencias de casarse sin amor o con problemas de abuso. Vienen en busca de asesoramiento porque anhelan la conexión que alguna vez tuvieron, o porque sus esfuerzos por conectarse no están funcionando. «No podemos comunicarnos» en realidad significa «No estamos en contacto». A menudo, uno u otro (o ambos) no se sienten lo suficientemente seguros como para estar 100% seguros en la relación.

Tener amor no es suficiente. La seguridad depende de actitudes y comportamientos que apoyen la conexión emocional y el respeto mutuo. Si uno de los cónyuges se siente inseguro, desconfiado o emocionalmente amenazado, el matrimonio no durará mucho. Puede continuar: las personas tienen relaciones insatisfactorias por varias razones. Pero no será íntimo.

El matrimonio debe ser un refugio donde cada uno de los cónyuges se sienta amado, apreciado y cuidado; puedan dar por sentada su solidaridad de manera positiva. Un buen matrimonio es aquel en el que cada cónyuge sigue comprometido con los siguientes elementos de seguridad:

  • Seguridad.

    La seguridad depende de que cada persona confíe en que la otra parte está comprometida con lo que prometió y hará todo lo que esté a su alcance para cumplir esa promesa. Todos los matrimonios tienen momentos difíciles. Cada matrimonio tiene momentos en que los socios se sienten fuera de sintonía entre sí. Compromiso con el compromiso significa que ambas partes están comprometidas con la solución del problema. No serán puestos en libertad ni bajo fianza. No se entregan a las acusaciones. Todos son responsables de la creciente distancia entre ellos y trabajan duro para abordarlo.

  • Creer.

    La confianza es el regalo que damos a los que amamos. En un matrimonio saludable, esto es un hecho. Todos saben que el otro nunca hará nada para romper sus corazones. Lo tratan como un bien preciado porque entienden que una vez que se rompe la confianza, es muy difícil restaurarla. Las parejas duraderas son parejas en las que ninguno de los dos traiciona la confianza. Debido a que la confianza es tan necesaria para la seguridad, y debido a que puede interpretar mal la situación, ninguno de los dos sacará conclusiones sobre la traición. En cambio, cuando uno de los socios se siente traicionado, habla.

  • honesto.

    Para confiar, ambas partes deben ser honestas consigo mismas y entre sí. Como ninguno tiene nada que ocultar, las contraseñas del teléfono y la computadora son compartidas. Son honestos acerca de sus finanzas, actividades y relaciones. Entienden que una pareja es un equipo de dos, y cada uno necesita poder confiar en la integridad del otro para funcionar.

  • respeto mutuo.

    En los matrimonios saludables, las parejas se aprecian y se aman por lo que son, y con frecuencia lo dicen. Respetan las opiniones, objetivos, pensamientos y sentimientos de los demás. Escuchan atentamente y están dispuestos a aprender unos de otros. No menospreciar a la otra persona ni hacer gestos o comentarios despectivos que invaliden los pensamientos o sentimientos de la otra persona.

  • Fidelidad.

    La lealtad significa diferentes cosas para diferentes personas. Cuando hablas de eso, no sirve de nada asumir, por supuesto, que ambos tienen la misma idea. Una pareja sana habla clara y honestamente sobre cómo definen «engañar» y qué esperan de ellos mismos y del otro. Llegaron a un acuerdo mutuo que se comprometieron a cumplir.

  • Regla de platino.

    Todos hemos escuchado la Regla de Oro: «Trata a los demás como quieres que te traten». Es una buena regla, pero la Regla de Platino va un paso más allá: «Trata a los demás como son». Comprende Haz lo que más apoye y ame a tu pareja y hazlo, aunque tú no quieras hacer lo mismo.

  • Disponibilidad Emocional.

    En un matrimonio exitoso, los socios interactúan emocionalmente. Ambos suelen expresar afecto. Ambos están comprometidos a compartir sus pensamientos y sentimientos y son receptivos a los pensamientos y sentimientos de su pareja. Cuando hay conflicto, nadie se cierra emocionalmente. En cambio, se ayudan y se apoyan mutuamente mientras resuelven cualquier problema.

  • pelea limpia.

    Si. Todo el mundo lo pierde a veces. Pero una persona puede estar enojada sin degradar a la otra. Los insultos, insultos, intimidaciones, amenazas de irse o patadas son elementos del combate sucio. Aquellos que lidian con el conflicto a través de la agresión verbal o el chantaje emocional, rara vez lo resuelven. A menudo hace que el problema sea peor de lo que debe ser.

Las parejas sanas saben cómo respetarse mutuamente. No se entregan a la culpa. En cambio, hablan de sus propias experiencias y sentimientos. Reciben el comportamiento, la frustración o la percepción negativa de su pareja con curiosidad en lugar de ira. (Consulte: https://psychcentral.com/lib/10-rules-for-friendly-fighting-for-couples/). El resultado suele ser una nueva comprensión.

Los matrimonios duraderos se basan en la seguridad. Sin ella, ninguno de los miembros de la pareja podría relajarse en la relación. Con él, todos se convierten en una mejor versión de sí mismos y los matrimonios se vuelven más fuertes y cercanos.

burlador / gran stock

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”