Tratar con socios pasivo-agresivos

Tratar con socios pasivo-agresivos

Las personas pasivo-agresivas actúan pasivamente pero expresan agresión de forma encubierta. Son básicamente bloqueadores, tratando de detener cualquier cosa que quieras. Su ira inconsciente se transfiere a ti y te sientes frustrado y enojado. Tu ira es de ellos, y pueden preguntar con calma: “¿Por qué estás tan enojado?” y culparte por la ira que provocan.

Las parejas pasivo-agresivas suelen ser codependientes y, al igual que los codependientes, experimentan vergüenza y baja autoestima. Su comportamiento está diseñado para complacer apaciguar y contracontrolar. Es posible que esté experimentando abuso sin darse cuenta porque sus tácticas para expresar hostilidad son encubiertas y manipuladoras, lo que genera conflictos y problemas de intimidad.

desorden de personalidad

Según la Asociación Estadounidense de Psicología, la agresividad pasiva se considera un trastorno de personalidad en el DSM-IV:

Este comportamiento suele reflejar una hostilidad que el individuo siente que tiene miedo de expresar públicamente. A menudo, este comportamiento es una expresión de la insatisfacción del paciente por no encontrar satisfacción en una relación con una persona o institución de la que depende demasiado. (APA, 1968, p. 44, código 301.81)

Fue abandonado en 1994 después de casi 40 años. Hay un interés renovado en el estudio de la agresión pasiva. Se ha descubierto que la agresividad pasiva está asociada con los trastornos de personalidad límite y narcisista, las experiencias infantiles negativas y el abuso de sustancias.

Características pasivo-agresivas

Como no se puede tener una conversación honesta y directa con una pareja pasivo-agresiva, nada se resuelve. Dicen que sí, luego su comportamiento grita que no. Intentan sabotear tus deseos, necesidades y planes usando una variedad de tácticas. Todos hemos estado involucrados en algunos de estos comportamientos en algún momento, pero cuando hay un patrón común de síntomas, lo más probable es que se trate de una agresión pasiva.

  • negar. Como todas las personas interdependientes, niegan que sus acciones tengan repercusiones. Por eso culpan a los demás, sin saber los problemas que causaron. Se niegan a responsabilizarse de nada, distorsionan la realidad, racionalizan, acusan, excusan, minimizan, niegan o mienten abiertamente sobre sus acciones o las promesas o acuerdos que hacen.
  • olvidar. En lugar de decir que no o abordar su enojo, olvidan su cumpleaños o un plan que discutieron, u olvidan llenar el tanque del auto, recoger su receta o arreglar un inodoro que gotea. Terminas sintiéndote herido y enojado.
  • dilación. Se asustan y no les gustan los horarios ni los plazos. Esta es otra forma de rebelión, por lo que procrastinan y procrastinan con un sinfín de excusas. No honran obligaciones, promesas o acuerdos. Si perdieran sus trabajos, arrastrarían los pies para encontrar trabajo. Probablemente harás más trabajo que ellos.
  • impedir. Esta es otra forma no verbal de decir no. Cuando intenta decidir dónde o cuándo ir de vacaciones, elegir un apartamento o hacer planes, encontrarán que todos los consejos son defectuosos y no ofrecerán ninguno propio.
  • Ambiguo. Odian tomar una posición. No dijeron lo que querían o querían decir. Sin embargo, sus acciones dicen la verdad, que suele ser un “no”. De esta manera retienen el control y te culpan por el control. Como era de esperar, negociar acuerdos, como divorcios o programas de visitas de niños, puede ser irritante. Además de procrastinar, también evitan estar atados. Pueden insistir en “visitas razonables” y marcar su intento de designar un plan predecible como control. No se deje engañar. Esto solo retrasa las negociaciones cuando es probable que se repitan los argumentos cada vez que se intercambian niños. O bien, pueden estar de acuerdo con los términos pero no cumplirlos. Puede esperar volver a la corte.
  • Nunca te enojes. No expresan su ira públicamente. Durante la niñez, pueden ser castigados o regañados por mostrar enojo, o nunca se les permite objetar. Su única salida es un comportamiento de confrontación pasivo-agresivo.
  • incapacidad. Puede que tengas que rehacer cuando finalmente hagan lo que quieres. Si hacen reparaciones, probablemente no durará o tendrás que limpiar el desastre que hicieron. Si están ayudando a limpiar la habitación, su ineficiencia puede incitarte a que lo hagas tú mismo. En el trabajo, cometen errores por descuido.
  • llegar tardeLa tardanza crónica es una forma de rechazo a medias. Hicieron una cita pero llegaron tarde. Te vistes y esperas a salir mientras ellos están “atrapados en la oficina”, navegando por Internet o viendo un partido y no están listos. Llegar tarde al trabajo o entregar tareas es una forma de rebelión de autosabotaje que puede hacer que los despidan.
  • Emociones negativas. Sus personalidades pueden incluir hacer pucheros o parecer hoscos, tercos o discutidores. Se sienten incomprendidos y subestimados, y desprecian y critican la autoridad. A menudo se quejan, envidian y se resienten de aquellos que son más afortunados.
  • Juega a la víctima. Los problemas siempre son culpa de otra persona. Su negación, vergüenza y falta de rendición de cuentas los llevan a jugar a la víctima y culpar a otros. Usted o su jefe se vuelven controladores y exigentes. Siempre tienen excusas, pero es su propio comportamiento autodestructivo lo que los mete en problemas.
  • confiar. Si bien temen la dominación, son dependientes, inseguros, indecisos e inseguros de sí mismos. No son conscientes de su dependencia y luchan contra ella lo mejor que pueden. Su obstrucción es un falso intento de independencia. En lugar de irse, se retiran o conservan la intimidad. Una persona autónoma tiene una autoestima sana, es asertiva, puede tomar posición y cumplir sus promesas. No así para las personas pasivo-agresivas. Su comportamiento está diseñado para evitar la responsabilidad de ellos mismos y sus familias, y en ocasiones dependen injustamente del apoyo de su pareja.
  • Retención y pago. La negativa a comunicarse es otra forma de expresar la ira y afirmar el poder pasivamente. Pueden alejarse, negarse a hablar de las cosas o terminar la discusión haciéndose la víctima y diciendo: “Siempre tienes razón”. No pueden articular lo que quieren, sienten o necesitan. En su lugar, utilizan el trato silencioso o retienen el apoyo material o financiero, el afecto o el sexo para conservar su poder. Esto destruye la intimidad como forma de combatir su dependencia. Pueden hacer una miríada de otras cosas, como dar un portazo, darle algo o darle un postre cuando tiene alergias o está a dieta.

Qué puedes hacer

Debido a que las personas pasivo-agresivas son indirectas, puede ser difícil identificar lo que está pasando, pero es importante que identifiques con quién estás tratando. Busque patrones comunes en varios de los síntomas anteriores y controle cómo se siente. Es posible que se sienta enojado, confundido o impotente cuando trate de obtener cooperación. Si este es un patrón común, probablemente estés lidiando con agresividad pasiva.

Lo importante es no reaccionar. Cuando regaña, regaña o se enoja, alimenta el conflicto y le da a su pareja más excusas y municiones para negar su responsabilidad. No solo eso, sino que estás asumiendo el papel de padre, un papel contra el que tu pareja se rebela. No sea vago, sugerente, culpe ni permita que lo recompensen de la misma manera.

Ni pasivo ni agresivo. En cambio, sea decisivo. Es mucho mejor abordar directamente el incumplimiento y los problemas de la relación. Es una pena expresarlo como “tenemos un problema” en lugar de “tú eres el problema”. No culpes ni juzgues a tu pareja, pero describe el comportamiento que no te gusta, cómo te afecta a ti y a la relación, y qué es lo que quieres. Si dejas que tu pareja encuentre una solución al problema, tienes más posibilidades de resolverlo.

Cuando estás de acuerdo con la estrategia de tu pareja o asumes sus responsabilidades, habilitas y fomentas un comportamiento más pasivo-agresivo. Esto es similar a regañar a su hijo, pero diciéndole que no haga sus tareas. Se necesita práctica y confianza en uno mismo. Esté preparado para establecer límites para las consecuencias. Consulte mi blog “10 razones por las que los límites no funcionan”. Para obtener consejos sobre cómo lidiar con la agresión pasiva, escríbame “12 estrategias para lidiar con manipuladores” en info@darlenelancer.com. Practique las herramientas sobre cómo decir lo que piensa: adquiera confianza y establezca límites.

© Darlene Lancer, 2015

Pareja discutiendo foto cortesía de Shutterstock

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 4 times, 1 visits today)