Trastorno disociativo: 8 signos comunes

Trastorno disociativo: 8 signos comunes

El trastorno disociativo es un proceso psicológico complejo que permite a niños y adultos afrontar experiencias extremadamente angustiosas o traumáticas.

La “separación” puede variar de persona a persona y puede tomar muchas formas. La disociación puede manifestarse como “bloqueo” de recuerdos de experiencias dolorosas, sensación de desconexión del evento o experiencia, o falta de control sobre el propio cuerpo.

Todos tratamos de eliminar sentimientos, recuerdos o imágenes desagradables de nuestra mente. Sin embargo, el bloqueo repetido de recuerdos desagradables o pensamientos angustiosos puede conducir al desarrollo de un trastorno disociativo. El trastorno disociativo se asoció positivamente con abuso/agresión sexual, exposición repetida a eventos traumáticos, amenaza percibida o trauma infantil.

El trastorno disociativo cambia la forma en que una persona percibe y experimenta la realidad, lo que genera distorsiones sobre el mundo, las experiencias personales y la forma en que los pacientes interactúan con los demás y el mundo que los rodea. Los trastornos disociativos alteran los estados normales de conciencia y limitan o alteran la identidad, la memoria o el sentido de conciencia de una persona.

El trastorno disociativo se caracteriza por la separación mental de uno mismo de la realidad. La separación puede manifestarse como ensoñaciones o fantasías a largo plazo que provocan que los pensamientos y sentimientos negativos o dolorosos se moderen. La separación repetida de personas y eventos evita un sufrimiento emocional tan intenso que los pacientes pueden incluso experimentar efectos secundarios físicos como: migraña crónica, náuseas, palpitaciones, dolores corporales, etc.

La mayoría de las personas con trastorno de identidad disociativo han experimentado eventos traumáticos o han sido abusados ​​o abandonados durante la infancia, lo que los ha llevado a una división o separación de la realidad. A menudo, los síntomas disociativos parecen actuar como un mecanismo de defensa para proteger a los pacientes de la angustia emocional o de los pensamientos o sentimientos dolorosos.

Otras características del trastorno disociativo incluyen el desarrollo de la personalidad o una personalidad dividida que permite a los pacientes separarse de sus experiencias para evitar la angustia y la angustia emocional y/o física. Una vez que las personalidades se dividen o separan, cada personalidad evoluciona con el tiempo como una forma de hacer frente a futuros traumas o amenazas percibidas.

Piedad

Conocí a Ruth hace un año después de un accidente de trabajo que casi resultó en su despido. Lo primero que me dijo Ruth cuando nos conocimos fue que estoy aquí para conservar mi trabajo. He estado dentro y fuera de la terapia durante años y me he curado.

El comentario de Ruth sobre nuestra primera reunión fue una respuesta clásica de muchos de los clientes que he visto y tratado en terapia. Según Ruth, ha recibido múltiples diagnósticos contradictorios de depresión, ansiedad u otros tipos de trastornos del estado de ánimo. Ruth insiste en que no cree ni compra los beneficios del tratamiento. Por lo tanto, tuvimos que proceder lentamente para permitir que Ruth mantuviera cierto nivel de control sobre el proceso.

Al principio de nuestra relación terapéutica, Ruth reveló que había estado sufriendo de migrañas y que a menudo soñaba despierta la mayor parte del día. Después de semanas de tratamiento, Ruth reveló acoso sexual continuo por parte de un familiar cercano de entre 5 y 11 años.

Después de la revelación, Ruth comenzó a expresar miedo e incertidumbre sobre lagunas en la memoria, olvidos del tiempo, ensoñaciones a largo plazo o fantasías que interferían con las relaciones profesionales y personales. Describió sentirse reconfortada por la idea de escapar espiritualmente a una vida mejor, una vida diferente a la suya.

Según Ruth, en sus primeros sueños, en realidad era una niña que soñaba con su yo más joven. A diferencia de los sueños de envejecer cuando era niña, cuando llegó a los 30 y 40 años, sus sueños se convirtieron en sueños juveniles. Al darse cuenta de su edad real y su edad de fantasía, a Ruth le causó un dolor considerable.

Ruth cree que ha perdido una buena cantidad de tiempo en un mundo de fantasía que le impide saber o comprender lo que es ahora. Ruth siguió luchando por reconciliar la imagen del rostro anciano que veía en el espejo con la imagen fija que tenía de sí misma en la fantasía. Los problemas y desafíos expresados ​​por Ruth son más comunes de lo que podría pensar, ya que muchas personas con trastorno disociativo a menudo reciben un diagnóstico incorrecto. Desafortunadamente, aquellos que reciben un diagnóstico incorrecto recibirán un tratamiento inapropiado o ineficaz, lo que generará confusión y frustración constantes.

Los ocho signos y síntomas comunes del trastorno disociativo incluyen:

  • memoria o deterioro cognitivo o problemas
  • sueños o fantasías a largo plazo
  • tiempo perdido
  • Problemas de salud mental, como depresión, ansiedad y pensamientos e intentos suicidas
  • sentimiento de separación de uno mismo
  • Distorsión de la realidad, personas o eventos.
  • Sentido distorsionado de la identidad.
  • Estrés significativo o problemas en las relaciones, el trabajo u otras áreas importantes de la vida

Aunque el trastorno disociativo es muy inestable para la vida y el funcionamiento de una persona, existen varias opciones de tratamiento recomendadas y efectivas.

Una de las opciones de tratamiento más efectivas es la psicoterapia individual. La psicoterapia personal a menudo se usa para ayudar a los pacientes a lidiar con recuerdos desagradables y emociones negativas relacionadas con traumas o amenazas pasadas. Al reprocesar recuerdos e imágenes angustiantes, el paciente tiene la oportunidad de obtener cierto control y poder sobre su mente.

A menudo, una vez que una persona con trastorno disociativo comprende y acepta su diagnóstico, el objetivo se convierte en la reintegración (o unificación) de los diversos estados de personalidad. Al ayudar a las personas con trastorno disociativo a identificar y desarrollar estrategias de manejo del estrés más saludables, los pacientes podrán reducir gradualmente el número y la frecuencia de las fantasías, será más probable que permanezcan presentes en situaciones estresantes, mejoren los problemas relacionados con la memoria y la cognición y limiten el comportamiento de evitación .

Psych Central no revisa el contenido que aparece en nuestra red de blogs (blogs.psychcentral.com) antes de su publicación. Todas las opiniones expresadas en este artículo pertenecen únicamente al autor y no reflejan las opiniones del personal editorial ni de la gerencia de Psych Central. Publicado en PsychCentral.com. reservados todos los derechos.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 23 times, 1 visits today)