Tener una conversación: una habilidad, no un arte

Tener una conversación: una habilidad, no un arte

¿Los cócteles te provocan miedo? Si es así, no estás solo. Aunque la capacidad de conversar con los demás es innata para algunos, es una habilidad que la mayoría de nosotros debemos desarrollar. Muchas mujeres no se dan cuenta de que una conversación efectiva no se trata de lo que sabes, sino de cómo te presentas. El novelista francés del siglo XIX, Guy de Maupassant, lo dijo mejor:

«La conversación… es el arte de nunca aburrir, saber decir todo interesante, entretener pase lo que pase y ser encantador en nada».

La capacidad de tener una buena conversación con los demás no es difícil de alcanzar y solo la adquieren unos pocos. Con un poco de fuerza en el codo, incluso una mujer tímida puede aprender a sentirse cómoda hablando con alguien sobre cualquier cosa. Aquí está la fórmula real que probé:

  • Haz una lista de verificación personal. Haga una lista de sus fortalezas y logros personales. Llévalo contigo en cualquier momento y añádelo. Revíselo regularmente, especialmente antes de entrar en situaciones sociales que normalmente le causarían malestar. Esto te recordará que tienes mucho que ofrecer.
  • Pregúntale a un amigo. Pida opiniones honestas de amigos de confianza. ¿Cómo cree ella que te comportas en situaciones sociales? ¿En qué cree ella que eres bueno? ¿Cómo puedes hablar con otros de manera más efectiva? Mejor aún, pregunte a algunos confidentes qué dicen sobre usted.

Ahora está listo para hacer una lista de verificación de autodesarrollo. Es muy probable que uno o más de los siguientes pasos aborden su eslabón débil:

  • Habla menos y escucha más. A la gente le gusta hablar de sí misma. En situaciones sociales, asegúrese de preguntar a los demás sobre sus intereses, trabajos, opiniones, etc. Esto te hará perder el foco. Un beneficio adicional de este enfoque es que incluso si dices muy poco o nada, ¡siempre serás visto como un gran conversador!
  • Desarrolla tu sentido del humor. Comienza a prestar atención a las cosas que te hacen reír. Preste atención a lo que otros encuentran divertido. No tienes que ser particularmente ingenioso o contar historias para hacer reír a la gente. De hecho, parte del material más divertido (y más seguro) es autocrítico. Como beneficio adicional, este enfoque le permite a su audiencia saber que no se toma a sí mismo demasiado en serio.
  • Repasar hechos actuales. Incluso con tiempo limitado, puedes hacerte una idea aproximada de lo que está pasando en el mundo. Suscríbase a la revista semanal de noticias, o al menos lea los titulares de los diarios. ¡Incluso puedes ver las noticias en línea estos días! No es necesario ser un experto para citar algo de interés periodístico de manera casual.
  • Seguimiento de experiencias nuevas e interesantes. ¿Qué has estado disfrutando últimamente? ¿Un viaje al Museo del Espacio? ¿Comida tailandesa? ¿Tu primera ópera? ¿Pesca con mosca? Las experiencias nuevas (y que llamen la atención) siempre proporcionarán forraje para iniciar conversaciones.
  • Sea el portador de las buenas noticias. Mantenga sus comentarios optimistas y entusiastas. Las personas se sienten instintivamente atraídas por las conversaciones positivas. Si comienza a hablar sobre sus problemas de salud actuales, ¡observe lo rápido que se defienden!
  • Mantenga sus propios comentarios breves y directos. A nadie le interesa escucharte parlotear sobre tus propias opiniones o logros. En situaciones sociales, la brevedad y la humildad son muy útiles.

En resumen, no eres un científico espacial ni un neurocirujano, y puedes entablar conversaciones animadas. Ser un buen oyente es la mitad de la batalla. La otra mitad es compartir información fresca y transmitirla con sentido del humor. Después de todo, ¡tal vez el próximo cóctel no sea tan malo!

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”