¿Qué nos hace felices?

¿Qué nos hace felices?

Si te preguntara qué te hace feliz, probablemente me darías al menos algunas respuestas sin dudarlo: un auto nuevo, menos grasa corporal, un trabajo mejor pagado, ganar la lotería, mejores 3k horas y pronto. La respuesta a esta pregunta suele tener un tema similar, a saber, que nuestra felicidad depende del entorno externo (Lilienfeld et al., 2010).

Te sorprenderá saber que las cosas materiales rara vez determinan la felicidad a largo plazo. Las cosas que siempre piensas que harán tu vida más feliz en realidad no mejoran la felicidad a largo plazo. La felicidad está determinada por factores innatos y la percepción y la experiencia.

Albert Ellis afirma que no es razonable pensar que la felicidad es causada por circunstancias externas. Según Ellis, la felicidad depende de nuestra interpretación de los acontecimientos.

Los filósofos británicos John Locke y Jeremy Bentham afirman que la felicidad depende de la cantidad de eventos positivos experimentados en la vida (Lilinefeld et al., 2010, & Eysenck, 1990). Por otro lado, dice Eysenck, el primer mito sobre la felicidad es que la felicidad está determinada por el número y la naturaleza de los eventos placenteros experimentados.

Un estudio de Kahneman y colegas (2004) rastreó las emociones de 909 mujeres empleadas. Realice un seguimiento de su estado de ánimo y actividad pidiéndoles que registren sus actividades y experiencias del día anterior. El estudio concluyó que la mayoría de las principales circunstancias de vida (ingresos del hogar, beneficios laborales) tenían poca correlación con la felicidad de momento a momento. Estrechamente relacionados con el bienestar están la calidad del sueño y las tendencias depresivas.

dinero y felicidad

Para ser felices, necesitamos suficiente dinero para pagar nuestras cuentas y un poco de espacio para comprar cosas extra. Parece haber un umbral de ingresos por encima del cual la contribución a la felicidad es mínima.

Los ingresos familiares inferiores a 50.000 dólares se asociaron moderadamente con la felicidad. Los ingresos familiares superiores a 50.000 dólares hacen que desaparezca la correlación entre el dinero y la felicidad. Hay algunos datos que sugieren que el umbral de ingresos puede estar ligeramente por encima o por debajo de los 50.000 dólares.

Los estadounidenses que ganan $50 000 al año son mucho más felices que los que ganan $10 000 al año, pero los estadounidenses que ganan $5 millones al año no son mucho más felices que los que ganan $100 000 al año. Las personas que viven en países pobres no son tan felices como las que viven en países moderadamente ricos, pero las personas que viven en países moderadamente ricos no son más felices que las que viven en países extremadamente ricos (Gilbert, 2007, p. 239).

caminadora hedónica

La hipótesis de la cinta de correr hedónica establece que así como ajustamos el ritmo de nuestro caminar o correr para que coincida con la velocidad de la cinta de correr, también ajustamos nuestras emociones para que se adapten a las circunstancias de nuestra vida. La evidencia directa de esta hipótesis proviene de estudios que investigan a personas que han experimentado eventos vitales extremadamente positivos (grupo 1) o extremadamente negativos (grupo 2). Las personas del grupo 1 eran más felices que las del grupo 2, pero generalmente por un corto tiempo. Considere el siguiente ejemplo:

Los grandes ganadores de la lotería se reportan muy felices después de ganar. Sin embargo, después de unos dos meses, su bienestar se redujo a los niveles de referencia. En los meses posteriores a un accidente, el bienestar de las personas paralizadas de cintura para abajo casi vuelve a los niveles de referencia (Silver, 1982; Lilienfeld et al., 2010).

Los jóvenes profesores titulares estaban consternados por la noticia, pero a los pocos años estaban tan felices como los jóvenes profesores titulares. Los eventos negativos a veces pueden conducir a una disminución de la felicidad de por vida. El divorcio, la pérdida de un ser querido o la pérdida del trabajo pueden conducir a una disminución permanente del bienestar (Diener et al., 2006).

vídeo sobre la felicidad

No sabemos qué nos hace felices (pero creemos que lo somos).

En este video, la Dra. Jennifer Aker nos brinda una breve descripción de lo que nos hace felices y lo que no nos hace tan felices como pensamos. Aaker describe lo que ella llama impulsores de la felicidad. Algunas cosas son menos importantes de lo que crees y otras son más importantes.

Los impulsores más importantes de lo que podría pensar incluyen el dinero, la belleza, la juventud, la inteligencia y la educación. Los factores más importantes incluyeron la autoestima, las habilidades sociales, el tiempo libre, el voluntariado y el sentido del humor.

Aaker cree que el dinero, la belleza, la sabiduría, etc. pueden hacerte feliz, pero por lo general esa felicidad se disipa con bastante rapidez. Ella enfatiza la importancia del voluntariado y su impacto positivo en el bienestar. También señaló que las personas se vuelven más felices a medida que envejecen y que son más felices cuando creen que pueden controlar su tiempo.

Dan Gilbert habla sobre su programa de PBS This Emotional Life. Gilbert ofrece una respuesta a la pregunta “¿Qué causa la felicidad?” Señala que la felicidad tiene un punto fijo, sea buena o mala la experiencia. Los seres humanos son buenos para adaptarse a su entorno, y sin importar lo que experimenten, pueden tener una sensación general de bienestar independientemente de su experiencia.

Gilbert sugiere que deberíamos ser más escépticos al considerar las causas de la felicidad. Creemos que mucho de lo que sabemos sobre la felicidad está mal.

En “Esta vida emocional”, Dan Gilbert dice que la ciencia de la felicidad tiene tres hallazgos clave:

  1. no podemos ser felices solos
  2. no podemos ser felices todo el tiempo
  3. Podemos ser más felices de lo que somos ahora.

Los seres humanos somos animales sociales, tenemos que ser sociales. El mayor predictor de la felicidad es el grado de nuestras conexiones sociales. Una de las principales razones por las que nuestros cerebros han evolucionado de la forma en que son es que podemos ser sociales.

Gilbert dijo que “las personas que no tienen amigos no son felices.” Esto no es realista y no existe el deseo de ser feliz todo el tiempo. Las emociones negativas son naturales. Al considerar las emociones negativas, es importante aprender a moderar adecuadamente esos pensamientos potencialmente destructivos. Ser feliz todo el tiempo significa ser cognitivamente irracional (tener creencias que no se corresponden con la evidencia existente).

Con algunos pequeños cambios, podrías ser más feliz de lo que eres ahora. Este ajuste no requiere mucho esfuerzo y puede ser más fácil de lo que piensa.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 7 times, 1 visits today)