¿Pueden las redes sociales causar depresión?

¿Pueden las redes sociales causar depresión?

Las aplicaciones de redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram, Tumblr, etc. se han convertido en íconos de la modernidad junto con Internet. Facebook es la plataforma de redes sociales más grande del mundo, con casi un tercio de la población mundial que tiene un perfil en El sitio web Con Internet La popularidad de la depresión y los trastornos del estado de ánimo de los adolescentes ha aumentado constantemente, convirtiéndose en el padecimiento más mortal entre los jóvenes de los países desarrollados. La investigación sobre el uso de las redes sociales ha concluido una y otra vez que a medida que aumenta el uso de las redes sociales, también aumenta el número de casos de depresión y trastornos del estado de ánimo. La correlación es clara, pero quedan preguntas sin respuesta: ¿por qué?

¿El uso excesivo de las redes sociales conduce a la depresión, o las personas con depresión tienden a abusar de las redes sociales? Para tratar de responder a estas preguntas, debemos examinar cómo las aplicaciones de las redes sociales secuestran la psique humana.

Casi todas las plataformas de redes sociales se esfuerzan por mantener a los usuarios en línea el mayor tiempo posible para mostrar tantos anuncios como sea posible a las personas. Para lograr esto, las aplicaciones de redes sociales usan disparadores de adicción para recompensar a las personas por permanecer más tiempo en línea. Al igual que la dopamina se libera cuando los jugadores apuestan o cuando los alcohólicos beben, el neurotransmisor responsable de la recompensa y el placer, las aplicaciones de las redes sociales están llenas de desencadenantes que liberan dopamina. Un investigador dijo lo siguiente sobre las aplicaciones de redes sociales y cómo desencadenan respuestas adictivas en los usuarios:

“Los me gusta, los comentarios y las notificaciones que recibimos en los dispositivos móviles a través de las aplicaciones sociales crean una sensación positiva de aceptación… Nuestras mentes están siendo ‘atacadas cerebralmente’ por estas aplicaciones y plataformas sociales;… los fondos de investigación y desarrollo se utilizan para determinar Cómo la tecnología puede estimular la liberación de dopamina durante el uso del producto y hacernos sentir bien con nosotros mismos. Cuando nuestras aplicaciones y teléfonos inteligentes no liberan esta dopamina, sentimos miedo, ansiedad y soledad. Para algunas personas, el único remedio es re- usar el dispositivo para otro placer.” (Dammock, 2018)

Otra forma en que las redes sociales pueden aprovechar la psicología de los usuarios es a través de un concepto conocido como contagio emocional: el fenómeno de los estados emocionales que se propagan involuntariamente entre individuos. Si bien el contagio emocional está bien documentado en las interacciones cara a cara, la investigación muestra que la felicidad, la ira, la tristeza y todo lo demás se pueden transmitir a las personas a través de las redes sociales. En un estudio realizado por E. Ferrara y Z. Yang, se evaluó el contagio del tono emocional del contenido que vieron en línea a 3.800 usuarios de redes sociales seleccionados al azar. La investigación ha encontrado que los estados emocionales se pueden manipular fácilmente a través de las redes sociales, y solo leer publicaciones cargadas de emociones puede transmitir estados emocionales a los lectores. En otras palabras, cuando los usuarios de las redes sociales ven publicaciones tristes de amigos, los lectores se sienten tristes. Esto puede ser especialmente perjudicial cuando se combina con el problema de las burbujas culturales en línea.

Las aplicaciones de redes sociales utilizan potentes algoritmos para proporcionar a los usuarios contenido con el que es más probable que participen e interactúen, manteniendo a los usuarios en el sitio por más tiempo. Los usuarios de las redes sociales tienden a reutilizar los mismos tipos de contenido, entrenando algoritmos para servirles más y más del mismo contenido, creando una “burbuja” que los usuarios rara vez ven afuera. Por ejemplo, los usuarios que hacen clic en un artículo sobre un tiroteo local o comentan la publicación de un amigo sobre un divorcio obtendrán más contenido negativo porque eso es lo que están haciendo. Combinadas con el contagio emocional, estas burbujas culturales negativas pueden tener efectos negativos que pueden ser graves y perjudiciales. afectar el estado emocional de una persona.

Indirectamente, las aplicaciones de redes sociales actúan como catalizadores de comportamientos destructivos como las comparaciones, el ciberacoso y la búsqueda de aprobación. Un efecto secundario de la forma en que se diseñan las aplicaciones de redes sociales es que los usuarios tienden a mostrar aspectos destacados de sus vidas. Publica todos los momentos positivos e importantes e ignora los negativos y mundanos. Cuando los usuarios observan estos aspectos destacados de los demás, comparan las descripciones con las peores partes de ellos mismos, creando sentimientos de vergüenza, irrelevancia e inferioridad. Estos sentimientos pueden llevar a los usuarios a involucrarse en un comportamiento destructivo de búsqueda de aprobación. Las aplicaciones de redes sociales también propician el ciberacoso, donde los usuarios pueden esconderse detrás del anonimato y liberarse de las consecuencias del acoso. Tal acoso puede tener consecuencias mortales, y las redes sociales solo facilitan el compromiso.

Un estudio realizado por la Royal Society of Public Health en el Reino Unido probó los efectos psicológicos del uso de las redes sociales en 1500 adolescentes y concluyó que casi todas las principales plataformas de redes sociales tenían un impacto negativo en la salud mental de los sujetos, desde la ansiedad hasta el autocontrol. La investigación es clara: a medida que las redes sociales han crecido, también lo han hecho los casos de depresión, y cuantas más redes sociales usa una persona, mayores son sus probabilidades de desarrollar un trastorno del estado de ánimo. Lo que los datos no nos han mostrado es si un mayor uso de las redes sociales conduce a la depresión o si las personas deprimidas tienden a abusar de las redes sociales. Para responder a estas preguntas, se debe realizar una investigación más diligente para controlar esta diferencia. Sin embargo, si el aumento en el uso de las redes sociales causa daño psicológico, la pregunta sigue siendo si la culpa del rápido aumento en los casos de depresión adolescente recae en los usuarios de las redes sociales o en las propias empresas de redes sociales.

Referirse a:

Damoc, S., (2018). Adicción al marketing: el lado oscuro de los juegos y las redes sociales. Revista de Enfermería Psicosocial y Servicios de Salud Mental. 56, 4:2 https://doi-org.ezproxy.ycp.edu:8443/10.3928/02793695-20180320-01

Ferrara, E., Yang, Z. (2015). Medición del contagio emocional en las redes sociales. PLoS 1, 10, 1-14.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 8 times, 1 visits today)