obsesión y adicción

obsesión y adicción

Este artículo no pretende abordar el trastorno obsesivo compulsivo (TOC), un trastorno mental que afecta al 1 % de los adultos. Comienza en la infancia y se cree que tiene un componente genético. El trastorno obsesivo-compulsivo puede incluir solo el trastorno obsesivo-compulsivo. Por lo general, los temas son: miedo a la contaminación o la suciedad; mantener las cosas en orden y simetría; pensamientos agresivos o terribles sobre lastimarse a sí mismo o a los demás; y pensamientos no deseados, incluidos temas agresivos, sexuales o religiosos.

La Clínica Mayo ha desarrollado una aplicación de Apple ($4.99) para tratar la ansiedad persistente, el TOC y el TOC. Si la autoayuda no es suficiente, busque ayuda profesional para superar la ansiedad y el TOC. Si tiene TOC, busque tratamiento profesional.

Cuando una obsesión nos domina, nos roba la voluntad y nos roba todas las alegrías de la vida. Nos adormecemos ante las personas y los eventos mientras nuestros cerebros repiten las mismas conversaciones, imágenes o palabras. Durante las conversaciones, nos interesamos poco en lo que la otra persona tiene que decir y rápidamente hablamos de nuestras obsesiones, olvidándonos del impacto en nuestra audiencia.

El poder de la obsesión varía. Cuando son leves, podemos trabajar y distraernos. Cuando es intenso, nuestra mente se enfoca en nuestra obsesión. Al igual que el TOC, operan fuera de nuestro control consciente y rara vez disminuyen con el razonamiento.

Las obsesiones pueden controlar nuestras mentes. Nuestras mentes corren o dan vueltas en círculos, engendrando interminables preocupaciones, fantasías o búsquedas de respuestas. Pueden apoderarse de nuestras vidas, privándonos de horas, de sueño e incluso de días o semanas de disfrute y actividades productivas.

La obsesión puede paralizarnos. Otras veces, pueden conducir a comportamientos compulsivos, como verificar dos veces nuestro correo electrónico, nuestro peso o si la puerta está cerrada con llave. Perdemos contacto con nosotros mismos, nuestros sentimientos y nuestra capacidad de razonar y resolver problemas. Obsesiones como esta suelen ser impulsadas por el miedo.

Los codependientes (incluidos los adictos) se enfocan en el exterior. Los adictos están obsesionados con el objeto de su adicción. Nuestros pensamientos y acciones giran en torno al objeto de nuestra adicción, mientras que nuestro verdadero yo está oscurecido por la vergüenza. Pero podemos estar obsesionados con cualquier persona o cualquier cosa.

La preocupación compulsiva ocurre con frecuencia. Debido a nuestra vergüenza, nos preocupamos por cómo nos perciben los demás. Esto puede generar ansiedad y una obsesión por lo que otras personas piensan de nosotros. Nos preocupamos especialmente antes o después de cualquier tipo de actuación o comportamiento que otras personas estén viendo, y durante una cita o después de una ruptura.

La vergüenza también crea inseguridades, dudas, autocrítica, indecisión y culpa irracional. Un sentimiento normal de culpa puede convertirse en una obsesión que lleva a la autovergüenza durante días o meses. La culpa normal puede aliviarse enmendando o tomando medidas correctivas, pero la vergüenza persiste porque somos «nosotros» los malos, no nuestras acciones.

Los codependientes a menudo están obsesionados con aquellos a quienes aman y se preocupan. Pueden preocuparse por el comportamiento del alcohólico sin darse cuenta de que se han vuelto tan preocupados por el alcohol como el alcohólico.

Las obsesiones pueden alimentar los intentos compulsivos de controlar a los demás, como seguir a alguien, leer el diario, correo electrónico o mensaje de texto de otra persona, diluir botellas de vino, esconder llaves o encontrar drogas. Nada de esto ayudará y solo conducirá a más confusión y conflicto. Cuanto más nos obsesionamos con los demás, más nos perdemos a nosotros mismos. Cuando se nos pregunta sobre nuestra situación, podemos cambiar rápidamente la conversación hacia la persona con la que estamos obsesionados.

En una nueva relación, es normal pensar en nuestros seres queridos hasta cierto punto, pero para las personas interdependientes, muchas veces va más allá. Cuando no nos preocupamos por la relación, podemos obsesionarnos con el paradero de nuestra pareja o crear un guión celoso que destruya la relación.

Nuestras obsesiones también pueden ser placenteras, como las fantasías sobre el romance, el sexo o el poder. Podríamos imaginar cómo nos gustaría que fuera nuestra relación, o cómo nos gustaría que actuara alguien. La enorme discrepancia entre nuestra fantasía y la realidad puede revelar lo que nos estamos perdiendo en nuestras vidas.

Algunas personas interdependientes están consumidas por el amor obsesivo. Pueden llamar a sus seres queridos varias veces al día para pedirles atención y respuesta, y pueden sentirse fácilmente heridos, rechazados o abandonados. De hecho, esto no es amor verdadero en absoluto, sino una expresión de una necesidad desesperada de conectarse y escapar de la soledad y el vacío interior. Por lo general, aleja a la otra persona. El amor verdadero se acepta y respeta sus necesidades.

La negación es un síntoma mayor de interdependencia: negación de realidades dolorosas, negación de adicciones (nuestras y ajenas), negación de nuestras necesidades y sentimientos. Muchos codependientes son incapaces de identificar sus sentimientos. Es posible que puedan nombrarlos, pero no sentirlos.

Esta intolerancia al dolor es otra razón por la que los codependientes tienden a obsesionarse. El papel de la obsesión es protegernos de los sentimientos dolorosos. Por lo tanto, puede verse como una defensa contra el dolor.

Aunque la obsesión puede ser incómoda, suprime emociones subyacentes como la tristeza, la soledad, la ira, el vacío, la vergüenza y el miedo. Podría ser miedo al rechazo o miedo a perder a un ser querido por una adicción a las drogas.

Ciertos sentimientos son a menudo vergonzosos porque fueron avergonzados en la infancia. Cuando aparecen en la edad adulta, podemos obsesionarnos. Si pensamos que no debemos sentir o expresar enojo, es posible que no podamos dejar de lado el resentimiento hacia alguien y, en cambio, permitirnos sentir enojo. Si se humilla el duelo, podemos permitirnos intereses románticos para evitar el dolor de sentirnos solos o rechazados.

Por supuesto, a veces, estamos realmente obsesionados porque estamos muy aterrorizados de que un ser querido se suicide, sea arrestado, tenga una sobredosis, muera o mate mientras está bajo los efectos del alcohol.

Sin embargo, también podemos permitirnos un pequeño problema para evitar enfrentar problemas mayores. Por ejemplo, la madre de un drogadicto puede estar fascinada por la apariencia descuidada de su hijo, pero no confrontar o incluso admitir que podría morir a causa de la adicción. Un perfeccionista puede obsesionarse con un pequeño defecto en su apariencia, pero no admitirá que se siente inferior o desagradable.

La mejor manera de acabar con una obsesión es «perder la cabeza, recuperar la cabeza». Entonces, si el TOC se trata de evitar los sentimientos, entonces ponerse en contacto con los sentimientos y dejarlos fluir ayudará a eliminar nuestro TOC. Si nuestras obsesiones nos ayudan a evitar tomar acción, podemos obtener apoyo para enfrentar nuestros miedos y tomar acción.

Cuando nuestras obsesiones son irracionales y evitan que nuestros sentimientos las disipen, puede ser útil razonar sobre ellas con un amigo o un terapeuta.

  • Pregúntese, «¿Cómo me siento?» y espere pacientemente hasta que lo sepa.
  • Aprende a meditar para calmar tu mente.
  • Haz cámara lenta con música evocadora y déjate sentir.
  • Escriba cómo se siente (preferiblemente con su mano no dominante) y léaselo a otra persona.
  • Comparta en una reunión de CoDA o Al-Anon.
  • Pasa tiempo en la naturaleza.
  • Lea literatura espiritual o asista a reuniones espirituales o religiosas. (Tenga en cuenta que la religión y la espiritualidad también pueden convertirse en obsesiones).
  • Si está obsesionado con alguien, visite www.whatiscodependency.com para obtener «14 consejos para dejar ir».
  • Enfoca tu energía en expandir tu red social.
  • Haz algo creativo.
  • Cultiva intereses y pasiones que te nutran, inspiren y nutran.
  • Has lo que quieras. No espere a que alguien se una a usted.
  • Si eres adicto a una relación rota, aquí hay una lista de cosas que debes hacer y considerar.
  • Haz los ejercicios de interdependencia para tontos, especialmente el Capítulo 9 sobre el desapego y la conquista de la vergüenza y la interdependencia.

© Darlene Lancer 2014

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”