No es lo mismo querer gustar que querer gustar

No es lo mismo querer gustar que querer gustar

Todos queremos ser queridos. El deseo de ser reconocido, apreciado y aceptado por los demás es una parte normal del ser humano. Si bien a algunas personas les importan menos las opiniones de sus compañeros que a otras, en algún momento todos quieren caer bien. Desafortunadamente, el mundo no es así. Siempre habrá personas a las que no les gustes, y debes ser capaz de aceptarlo.

Sin embargo, existe una clara diferencia entre querer gustar y necesitar gustar.

Si bien es normal querer caer bien, es necesario sentir que le gustas a todo el mundo, y se sienten ansiosos y estresados ​​cuando no es así. De hecho, centrarse demasiado en lo que le gusta a todo el mundo no solo distrae, sino que también incapacita a muchas personas.

Cómo saber si quieres o necesitas gustar

Ser querido significa sentirse aceptado. Sentirse aceptado significa que eres parte de algo, perteneces, tienes una tribu, se siente bien. Cuando no nos gusta, es rechazo, es rechazo, nos hace sentir diferentes, se siente mal. No ser querido es incómodo y un poco frustrante para la mayoría de nosotros, pero lo superamos. O lo aceptamos y seguimos adelante, o finalmente resolvemos el problema y nos conectamos en algún momento.

Para otros, sin embargo, una vez que a alguien le puede disgustar, se vuelve crucial ganar su apoyo. La idea de que no le gusten a alguien les hace sentir que su mundo se está desmoronando, y pueden estar tratando desesperadamente de llamar su atención y obtener su aprobación. Desafortunadamente, esto casi siempre resulta contraproducente y tiene el efecto contrario.

Alguien que claramente necesita agradar puede exhibir los siguientes comportamientos:

  • Sigue intentando complacer a todos.
  • Dispuestos a hacer casi cualquier cosa, incluso fuera de lugar, incorrecto o incluso peligroso, si sienten que agradará a alguien.
  • Renuencia a actuar solo o contra “grupos”. Incluso pueden permitir que algo que saben que está mal solo porque quieren “unirse” y lograr que otros los reconozcan.
  • Ponerse de acuerdo sobre las cosas que no quieren hacer para hacer o mantener amigos.
  • Ansiedad y sentimientos intensos de estrés ante la desaprobación.
  • Preste demasiada atención a cualquiera que no parezca gustarle o aprobarlo.

por qué alguien podría sentir la necesidad de ser querido

La mayoría de las personas que piensan que es crucial agradar a todos están lidiando con problemas más grandes. Estos problemas a menudo se originan temprano en la vida y nunca se abordan de manera efectiva. Es posible que ni siquiera se den cuenta de lo que están haciendo o por qué.

Las personas que se esfuerzan por gustar pueden haber sufrido abandono emocional cuando eran niños. Incluso pueden ser víctimas de abuso emocional, verbal o físico en otras relaciones. Estos traumas pueden dejar un sentimiento duradero de que ser uno mismo no es suficiente, que no valen nada por sí mismos. Por ello, buscan constantemente la aprobación y aceptación de quienes les rodean.

El deseo malsano de ser querido por todos indica una lucha con la baja autoestima y la falta de confianza en sí mismo, que puede ser desencadenada y amplificada por las actividades diarias. Por ejemplo, la prevalencia de las redes sociales en la sociedad actual solo exacerbará estas luchas. Las personas en las redes sociales literalmente compiten por los “me gusta”, lo que aumenta la probabilidad de un comportamiento inapropiado o destructivo de aquellos para quienes gustar es una necesidad poco saludable. No obtener el reconocimiento que consideran apropiado, especialmente a través de las redes sociales, también puede empeorar los problemas psicológicos, como la depresión e incluso los pensamientos suicidas.

Lamentablemente, no existe una solución rápida para aquellos que sienten una necesidad, no solo el deseo de agradar. Se necesita tiempo para encontrar un equilibrio saludable entre construir amistades y obtener reconocimiento, y la insuficiencia y el sentimiento de inutilidad que pueden surgir cuando no le gustas a alguien. También puede requerir la ayuda y el apoyo de un ser querido o un posible asesor profesional.

Pero también es posible encontrar un equilibrio. Pero primero tienes que aprender a quererte a ti mismo y aceptar el hecho de que no todo el mundo tiene que querer a los demás. Esto te incluye a ti.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 11 times, 1 visits today)