Niños pequeños y preescolares que muerden

Niños pequeños y preescolares que muerden

Unas horas después del incidente, todavía puedo ver la marca de los dientes frontales de otro niño en edad preescolar en el puente de la nariz de mi hijo de cuatro años. Obviamente, los compañeros de clase de mi hijo están muy frustrados con ciertas cosas en la escuela. Quizás mi hijo ha estado jugando con un juguete que quiere otro niño. ¿quién sabe?

Incapaz de expresar sus sentimientos con palabras, ¿el chico mordió lo más parecido que pudo encontrar? ? Desafortunadamente, esta es la cara de mi hijo. Como en la mayoría de situaciones similares, no se causó ningún daño duradero, aunque ambos niños se sorprendieron y se sintieron perturbados por lo sucedido.

Para los padres de niños pequeños y preescolares, morder es un tema muy emotivo. Solemos ver a un niño que muerde con más desdén e incluso más asustado que un niño de la misma edad que patea o golpea. Incluso si el riesgo de lesiones físicas es pequeño, una mordedura puede ser particularmente inquietante.

De manera similar, los padres cuyos hijos muerden a otros a veces pueden causar una gran preocupación. Morder es común en los niños pequeños y morder por sí solo no predice problemas emocionales o sociales futuros. Sin embargo, incluso muchos maestros de jardín de infancia malinterpretan las razones y pueden responder de maneras que causan más daño que bien.

Hace unos años recibí una llamada de una angustiada madre de una niña de 19 meses que ocasionalmente mordía a su compañera de juegos en una guardería familiar, donde la dueña no creía en dejar que la niña usara chupete. La madre, que abrió dos refugios para niños abandonados y maltratados en Minneapolis, estaba molesta porque la mujer que dirigía la guardería pidió permiso por escrito para poner salsa Tabasco cuando la niña mordió a alguien. Esta respuesta no solo es ineficaz, sino que también constituye abuso infantil.

Cuando la madre le negó el permiso, comenzó a recibir llamadas de otros padres que usaban la guardería. Amenazaron con que si no llevaba a su hija a otros lugares, evacuarían a sus hijos. La situación se volvió tan estresante y la presión fue tan grande para la niña que comenzó a morder. Eso sí, cuando la niña empezó a ingresar a otra guardería, el problema desapareció, donde pudo calmarse con un chupete cuando lo necesitaba.

La mayoría de las mordeduras ocurren en niños de entre 1 y medio a 3 años. Su ocurrencia no solo refleja los sentimientos de los niños, sino que también refleja su capacidad para usar el lenguaje expresivo. Un niño de 5 años no quiere compartir su carro de juguete, su habilidad verbal es así: «¡Deja esto! ¡Esto es mío!» Un niño de 2 años no quiere. No expresó sus sentimientos con palabras, sino que defendió su territorio con los dientes.

La ira no es la única causa de morder. A veces los niños muerden cuando están emocionados o incluso muy felices. (Este es un problema particular para las madres que cuidan a niños mayores cuyos primeros dientes comienzan a crecer). Aunque casi todos los niños pequeños muerden a las personas de vez en cuando, pocas personas lo hacen con frecuencia. Si esto sucede, significa que otras cosas están mal. Al igual que otras formas de mala conducta, esta puede ser una forma inapropiada de socializar para obtener una atención más personal de los adultos en su vida. También puede reflejar las presiones de los cambios familiares, como el nacimiento de un nuevo hermano o el reciente divorcio de sus padres.

Rara vez es una mordedura maliciosa o premeditada. Los niños de esta edad generalmente no consideran las consecuencias. De hecho, cuando un niño muerde a otro, la persona que muerde suele estar tan sorprendida y molesta como la persona que fue mordida.

Ayuda al niño que muerde

  • Responde rapido. Los niños de esta edad tienen poca capacidad de atención. Si espera unos minutos antes de hablar con su hijo, es posible que no comprenda lo que está diciendo.

    Además, no haga declaraciones vagas, como «El contraste es mejor ahora». Es posible que un niño pequeño no vea la conexión entre esto y sus mordidas. En cambio, dígale inmediatamente a su hijo así: «¡No! Las personas no son para morder a las personas. Podemos morder manzanas y sándwiches, pero nunca mordemos a las personas».

  • Preste tanta atención a los sentimientos de su hijo como lo haría con los mordiscos. Además, enséñele otra forma de expresar sus sentimientos. Por ejemplo, primero exprese sus emociones con palabras. («Puedo ver que estás enojado. No quieres que Sarah se lleve tus juguetes»). Esto la ayuda a establecer una conexión entre sus sentimientos y los nombres de estas emociones.
  • Muéstrele a su hijo una forma no verbal más aceptable de expresar sus emociones. Esto podría ser pisando fuerte o golpeando la almohada. Una vez que mejoran sus habilidades lingüísticas, no necesita desahogar su frustración de esta manera.
  • Pon las cosas en perspectiva. Recuerde, morder es un comportamiento normal para los niños pequeños y preescolares. El riesgo de lesiones es pequeño, especialmente si la picadura no daña la piel. Por lo general, el único tratamiento que necesita una víctima es un abrazo.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”