Luchar o huir

Luchar o huir

Considere esta situación estresante: en una reunión en la que está bien preparado, el presidente lo critica y lo acusa de no participar en tareas que en realidad están a cargo de otros. Cuando todos los ojos estén puestos en ti, sentirás tu cara caliente, tu barbilla apretada y tus puños cerrados. No gritarás ni golpearás a nadie; hacerlo solo empeorará las cosas. Pero quieres gritar o golpear.

Ahora considere otra situación estresante: entra al aula unos minutos tarde, solo para descubrir que todos dejan libros y notas a un lado, obviamente preparándose para un examen que no se dio cuenta de que había programado hoy. Su corazón parece detenerse, su boca está seca, sus rodillas están débiles y está pensando temporalmente en salir por la puerta a toda prisa. Tu vida no está realmente en peligro y huir no resolverá tu problema. Entonces, ¿por qué tienes un impulso físico de huir?

Estos dos escenarios ilustran dos extremos Respuesta de lucha o escape, Una serie de procesos internos que preparan al organismo despierto para luchar o escapar. Cuando interpretamos una situación como amenazante, la desencadena. La respuesta resultante depende de cómo el organismo aprende a lidiar con las amenazas y el “programa” inherente de “lucha o huida” en el cerebro.

Respuesta de combate aprendida

Por ejemplo, la evidencia de que puede aprender las respuestas de combate se puede ver en investigaciones que muestran que las respuestas a los insultos percibidos dependen en gran medida de la cultura. En los Estados Unidos, se ha cultivado una respuesta de combate informada en la “cultura del honor” desarrollada en el sur; algunos expertos creen que esta puede ser la razón de la tasa de homicidios mucho más alta en los estados del sur en comparación con los estados del norte. (1) El aprendizaje también afecta nuestra respuesta interna al estrés. Por ejemplo, en un estudio de pacientes con presión arterial alta (que puede ser una respuesta al estrés), los pacientes que tomaron placebo y medicación para la presión arterial alta mantuvieron una presión arterial saludable después de suspender la medicación, siempre y cuando siguieran tomando (1) (2 ) Esto muestra que su expectativa de placebo para controlar la presión arterial es suficiente para reducir la respuesta de emergencia de los vasos sanguíneos.

Aunque la respuesta de lucha o huida se puede aprender claramente, también implica una respuesta innata que opera principalmente fuera de la conciencia. El fisiólogo Walter Canon (Walter Canon) se dio cuenta de esto por primera vez en la década de 1920. Su investigación mostró que las amenazas estimulan una serie de actividades de los nervios y glándulas del organismo. Ahora sabemos que el hipotálamo controla esta respuesta iniciando una serie de eventos en el sistema nervioso autónomo (SNA), el sistema endocrino y el sistema inmunológico. (4)

Recordarás que el sistema nervioso autónomo regula las actividades de nuestros órganos internos. Cuando consideramos que una situación es amenazante, este juicio hace que el hipotálamo envíe mensajes urgentes al ANS, que inicia varias respuestas corporales al estrés. Este tipo de reacción puede ser útil cuando necesitas escapar de un oso hambriento o enfrentarte a un oponente hostil.

Sirvió bien a nuestros antepasados, pero tiene un precio. Mantener la vigilancia física contra las amenazas eventualmente debilitará las defensas naturales del cuerpo. De esta manera, el estrés constante, o la interpretación frecuente de la experiencia como estrés, plantea un grave riesgo para la salud: una respuesta al estrés intrínsecamente saludable puede volverse dolorosa. Adaptado de Psicología, tercera edición, Philip G. Zimbardo, Ann L. Weber y Robert Lee Johnson.Referirse a1. Nisbet, RE (1993). “Violencia y cultura regional estadounidense”. Psicólogo estadounidense, 48, 441-449.

2. Ader, R. y Chohen, N. (1975). “Inmunosupresión en condiciones de comportamiento”. Psychosomatic Medicine, 37, 333-340.

3. Suchman, AL y Ader, R. (1989). “La respuesta al placebo de los seres humanos se puede determinar mediante la experiencia farmacológica previa”. Psychosomatic Medicine, 51, 251.

4. Jansen, ASP, Nguyen, XV, Karpitskiy, V., Mettenleiter, TC y Loewy, AD (1995, 27 de octubre). “La neurona de mando central del sistema nervioso simpático: la base de la respuesta de lucha o huida”. Science, 270, 644-646.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 6 times, 1 visits today)