Los orígenes de la terapia cognitiva conductual

Los orígenes de la terapia cognitiva conductual

Introducción

Wilhelm Wundt es conocido por ser el padre de la psicología experimental, ya que fundó el primer laboratorio de investigación psicológica formal en la Universidad de Leipzig en 1879; de hecho, lo que se consideraba psicología experimental en ese momento estaba muy lejos de la definición actual. Como todos sabemos, la psicoterapia moderna nació en Viena poco después, obra de un tal Sigmund Freud.

Poco se sabe que tanto la psicología experimental como la aplicada han encontrado terreno fértil para su desarrollo en Estados Unidos. De hecho, después de la llegada de Freud a los Estados Unidos en 1911, el psicoanálisis arrasó tanto en el campo de la psiquiatría que en pocos años más del 95% de los psiquiatras estadounidenses habían recibido formación psicoanalítica.

Este monopolio de la psicoterapia continuó en los Estados Unidos hasta fines de la década de 1970 y en la psiquiatría europea hasta la década de 1980. De hecho, en cuanto a su capacidad para responder a las necesidades cambiantes de la sociedad después de la Segunda Guerra Mundial y su capacidad para «curar», la crisis del psicoanálisis comenzó ya en la década de 1950, coincidiendo con el nacimiento de modelos psicoterapéuticos alternativos. Entre ellas, la terapia conductual (TC), sin duda, juega un papel protagónico.

Establecida en varias partes del mundo al mismo tiempo, gracias en parte a las contribuciones de los terapeutas psicoanalíticos que estaban insatisfechos con sus herramientas de análisis e intervención, BT se extendió rápidamente por Europa y rápidamente se estableció como una terapia que podría proporcionar soluciones efectivas a sufrimiento de uno de los pacientes.

Han pasado cincuenta años desde el trabajo seminal de John B. Watson sobre el conductismo y sus aplicaciones (Watson & Rayner, 1920; Jones, 1924), y ha surgido un modelo funcional de BT. Sin embargo, su evolución posterior se produjo a un ritmo más rápido. La razón es simple: como en todos los modelos basados ​​en el pensamiento científico, BT está abierto al cambio, absorbiendo e integrando investigaciones en curso, no solo en psicología sino en otros campos científicos, dando como resultado nuevas formas de análisis e intervención.

La primera generación de BT fue un cambio fundamental de la terapia psicodinámica bien establecida, y pronto fue seguida por una serie de «innovaciones» que tomaron en cuenta aspectos de la cognición previamente pasados ​​por alto. Se cree que esta fusión de terapia conductual y cognitiva dio lugar a la segunda generación de BT, conocida como terapia cognitiva conductual (TCC).

El desarrollo continúa sin cesar, con la aparición reciente de una forma de intervención que pertenece a la tercera generación de la terapia conductual.[1].

Las raíces de la terapia conductual cognitiva

Históricamente, BT se puede dividir en tres generaciones. La primera generación fue algo así como una rebelión contra las nociones predominantes de terapia en ese momento (enfoques psicoanalíticos y humanistas). La intervención temprana se enfoca directamente en reducir el desempeño conductual problemático, utilizando técnicas basadas en principios científicos bien definidos y rigurosamente validados. Por ejemplo, las personas con trastorno de ansiedad social evitan situaciones en las que puedan ser juzgadas o criticadas. El objetivo principal del tratamiento es aumentar la exposición a tales situaciones sociales o reducir la ansiedad en situaciones estresantes.

Sin embargo, BT no está aislado de eventos externos. La «revolución cognitiva» en psicología tuvo lugar en la década de 1960 y, en la década de 1970, muchos terapeutas conductuales influenciados por ella comenzaron a referirse a su terapia como «terapia cognitiva conductual» (TCC). Wilson (1982) afirma:

En las décadas de 1950 y 1960, la terapia conductual se desarrolló dentro del marco de los principios clásicos y de condicionamiento operante que se usaron originalmente para diferenciar la terapia conductual de otros enfoques clínicos. En el transcurso de la década de 1970, este compromiso conceptual con la teoría del condicionamiento alcanzó su punto máximo, algunos dirían que incluso disminuyó. Este cambio refleja en parte un giro hacia consideraciones más técnicas que gobiernan la aplicación cada vez más extendida de técnicas conductuales desarrolladas y refinadas durante el período anterior de crecimiento. Además, como la psicología «se dirigió hacia la cognición» en la década de 1970, el concepto de cognición se utilizó inevitablemente para guiar y explicar las estrategias terapéuticas (p. 51).

Mahoney, uno de los primeros líderes de la TCC, planteó un tema similar (1984):

A fines de la década de 1970, la terapia cognitiva conductual claramente no era una moda pasajera. De hecho, tiene su propio grupo de interés especial en la AABT (Asociación para el Avance de la Terapia Conductual). Se ha convertido en un tema más común en conferencias, revistas e investigaciones, y se integra más comúnmente en la psicoterapia conductual. La terapia conductual, como la psicología en general, ya es «cognitiva». (página 9)

Parte de este movimiento argumenta que la investigación del aprendizaje sigue siendo relevante, pero la investigación que debería influir en la terapia conductual de segunda generación es la investigación del aprendizaje humano, que examina los mediadores cognitivos del aprendizaje. El argumento es que el condicionamiento humano no es automático ni directo, sino que está mediado por el lenguaje y las capacidades cognitivas de una persona. La conciencia, la atención, las expectativas, las atribuciones y las representaciones del lenguaje se consideran estructuras necesarias para explicar el aprendizaje. Su argumento es que los modelos de condicionamiento animal son insuficientes para estudiar el aprendizaje humano porque estos modelos ignoran las habilidades humanas únicas, como las habilidades lingüísticas. Por lo tanto, estos modelos de condicionamiento animal deben complementarse o reemplazarse por explicaciones cognitivas.

Así, la aparición del cognitivismo en la década de 1960 supuso un cambio de paradigma en el campo de la psicología experimental. Si bien los modelos conductuales tratan los procesos cognitivos como un fenómeno incidental, ha surgido un nuevo enfoque que considera que el conocimiento cognitivo tiene una importancia central en las investigaciones psicológicas, al mismo tiempo que mantiene una perspectiva empírica.

Esto dio origen a la terapia cognitiva (Beck, Shaw, Rush y Emery, 1979; Meichenbaum, 1977; Mahoney, 1974) y la segunda generación de BT que siguió. El concepto de aprendizaje asociativo se abandonó para dar cabida a principios más flexibles que consideran el papel de la experiencia interna (pensamientos y sentimientos) en la determinación del comportamiento humano; los seres humanos son ante todo criaturas pensantes, capaces de organizar su propio comportamiento y modificarlo (Bandura , 1969).

La investigación sobre el pensamiento irracional (Ellis, 1977) y los esquemas cognitivos para la enfermedad mental (Beck, 1993) ha identificado cómo ciertos errores cognitivos prevalecen en ciertos tipos de pacientes, y para cada uno, se diseñan diversas tecnologías para cambiar los pensamientos automáticos negativos. Volviendo al ejemplo de las personas con ansiedad social, el objetivo de graduar la exposición en situaciones sociales, o reducir la ansiedad asociada con estas mismas situaciones, se amplió para incluir cuestionar la validez de los pensamientos automáticos asociados con situaciones sociales, como las de los demás. .

Por lo tanto, fue la integración entre las dos primeras generaciones de BT lo que dio origen al concepto de TCC, que se caracteriza como una forma de psicoterapia que tiene como objetivo no solo cambiar el comportamiento manifiesto, sino también cambiar las creencias, actitudes, habilidades cognitivas del cliente. estilos y expectativas. Galeazzi y Meazzini, 2004).

bibliografía:

Bandura, A. (1969). Principios de modificación de la conducta. Nueva York: Holt, Reinhardt y Winston, 677 págs.

Panadero, AT (1993). Terapia cognitiva: naturaleza y relación con la terapia conductual. Revista de Práctica e Investigación de Psicoterapia, 2, 345-356.

Beck, AT, Rush, AJ, Shaw, BF y Emery, G. (1979). Terapia cognitiva para la depresión. Nueva York: Guildford Press.

Ellis, A. (1977). Teoría clínica básica de la terapia emocional racional. En A. Ellis, R. Grieger (Eds.), Manual de Terapia Emocional Racional. Nueva York: Springer.

Freud, A. (1936). Mecanismos de Autodefensa y Autodefensa.

Galeazzi, A. & Meazzini, P. (2004). pensamientos y acciones. Editado por Judy.

Mahoney, MJ (1974). Modificación cognitiva y de conducta. Cambridge, MA: Ballinger.

Meichenbaum, DH (1977). Modificación de la conducta: un enfoque integrado. Nueva York: Plenum Press.

Oster, LG (2008). La eficacia de la terapia conductual de tercera ola: una revisión sistemática y un metanálisis. Investigación y terapia del comportamiento, 46, 295-321.

Teasdale, JD (2003). Entrenamiento en mindfulness y formulación de problemas. Psicología Clínica: Ciencia y Práctica, 10(2), 156-160.

Watson, J. y Rayner, R. (1920). Respuestas emocionales condicionadas. Revista de Psicología Experimental, 3 (1), 1-14

Wilson, GT (1982). Procesos y procedimientos de psicoterapia: empoderamiento conductual: terapia conductual 13, 291–312 (1982).

[1] Estos incluyen: Terapia Cognitiva Basada en Mindfulness (mBct) y Reducción de Estrés Basada en Mindfulness (mBsr), Terapia de Aceptación y Compromiso (act), Terapia Conductual Dialéctica (dBt), Psicoterapia Analítica Funcional (Fap) y Terapia Conductual Integrativa de Pareja (iBct). ) .

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”