Los desafíos emocionales de los matrimonios de diferentes religiones

Los desafíos emocionales de los matrimonios de diferentes religiones

En los Estados Unidos, los matrimonios mixtos entre personas de diferentes religiones son rápidos. Se estima que el 50% de los hombres y mujeres judíos se casan entre sí. Algunos artículos sobre la Iglesia Católica indican que muchos jóvenes han dejado la iglesia y se han casado. Estos hechos demuestran que este país practica un alto grado de asimilación y tolerancia. Esto se considera una prueba de que el papel de la fe y la identidad religiosa en la mente de muchos jóvenes estadounidenses está disminuyendo. De hecho, las encuestas muestran que muchas personas no se identifican con ninguna religión.

Los matrimonios de diferentes religiones suelen tener lugar entre un judío y otro cristiano. Sin embargo, cada vez más jóvenes católicos y protestantes se casan entre sí. En general, debido a la teología y la cultura comunes, esto no se considera tan difícil para la pareja joven. Sin embargo, incluso en las denominaciones cristianas, los matrimonios de diferentes religiones pueden causar serios problemas y traer crisis a la pareja y sus respectivas familias.

Separación y culpa

Según Judith Wallerstein, autora de «Un matrimonio hermoso: cómo y por qué dura el amor» (Warner Press, 1996), para que el matrimonio tenga éxito, la joven pareja debe estar psicológica y emocionalmente separada de su familia de la infancia. Si los suegros se oponen a los matrimonios mixtos, se pueden generar conflictos, resentimientos y malentendidos, que pueden tener consecuencias destructivas y duraderas para estas relaciones. Además, esta hostilidad puede provocar una gran culpa en la joven novia o el novio. Esta culpa hace que la tarea de la separación emocional sea más difícil de lograr.

Quizás la tarea más importante sea lidiar con la culpa que surge de dejar el círculo y el desprecio de la familia. Hasta hace poco, había poca ayuda para quienes querían casarse con personas de otras creencias religiosas. Muchas de estas personas están afligidas porque están dejando su herencia religiosa. Muchos sacerdotes, rabinos y pastores se sorprendieron por la cantidad de personas que parecían abandonar iglesias y sinagogas, profundizando aún más este sentimiento de culpa.

Especialmente para los judíos, es un pecado que su religión perezca a través del proceso de asimilación y matrimonios mixtos. Los matrimonios mixtos exponen a los judíos al espectro del Holocausto ya la memoria de los judíos alemanes, que piensan que son asimilados hasta que Hitler les recuerda que son judíos y no alemanes. Aquí, los miembros de la comunidad también acusaron a los que están a punto de casarse de ser judíos antisemitas y creen que la razón del matrimonio es escapar de la identidad judía. También acusaron a este hombre de provocar la futura desaparición de los judíos a través de matrimonios mixtos.

Fe, conversión e identidad religiosa

La situación de los socios cristianos no es mucho mejor. Para esta persona, puede haber un problema de lidiar con los posibles prejuicios, que se extenderán cuando la familia se enfrente a esta nueva realidad. Luego está la cuestión de la fe. Las familias religiosas condenan el abandono de las costumbres católicas o protestantes y se preocupan por las almas de las personas que han dejado «un verdadero camino hacia la salvación».

Muchas familias se oponen a la idea de que el clero de otras religiones celebre una boda. Si es un matrimonio cristiano / judío, odiarán la posibilidad de no mencionar a Cristo. De hecho, incluso si los no católicos no se convierten, la iglesia se ha vuelto más tolerante con los pastores que presiden bodas interreligiosas. Sin embargo, tal tolerancia puede no eliminar el miedo de los miembros religiosos de la familia.

Si una de las familias se niega a asistir a la boda debido a diferencias religiosas y desaprobación de la boda, todo esto se volverá más difícil. Si la pareja intenta apaciguar a la familia que se resiste aceptando convertirse, la otra familia puede estar tan enojada que se niega a participar. En algunos casos, si la pareja rechaza cualquier forma de ceremonia religiosa, ninguna de las familias podrá participar.

Si una o ambas partes no tienen creencias religiosas sólidas, o si una de las partes está dispuesta a convertirse, generalmente es más fácil para una pareja. En este caso, la zona de conflicto se reduce porque la familia y los líderes religiosos de la religión que el individuo se está convirtiendo tienen más probabilidades de dar la bienvenida a la persona que se está convirtiendo. La cuestión de quién será el anfitrión de la boda y cómo criar a los niños se resolverá automáticamente.

En estos casos, una posible excepción al arreglo armonioso es la reacción de sus miembros que abandonan la familia para unirse a una familia de otra religión. En familias sin creencias religiosas reales, el problema desaparece. En una familia dedicada a sus tradiciones y prácticas religiosas, la realidad de que los miembros abandonen la familia puede ser traumática. Puede provocar la rotura de todas las conexiones. Por ejemplo, una familia judía que cree en la Iglesia Ortodoxa encontrará imposible aceptar el concepto de matrimonio mixto. Además, los rabinos conservadores y ortodoxos orientales no presidirán matrimonios de diferentes religiones. Surgen problemas similares para el clero católico y protestante.

Muchos jóvenes simplemente no aceptan la idea de que deben tener una identidad religiosa. Por tanto, no les interesan las ceremonias nupciales tradicionales. Esta falta de interés se refleja en el hecho de que se niegan a oficiar sus bodas por parte del clero de cualquier religión. Este rechazo de la religión a menudo enfurece a los miembros de la familia. No obstante, el hecho de que la pareja comparta un sistema de valores común hace que sea más fácil para ellos tratar con personas de diferentes orígenes y con diferentes sistemas de valores.

Construye intimidad

La tarea más importante en el matrimonio es lograr una profunda intimidad y compromiso entre los cónyuges. Según el Diccionario Random House, el término intimidad se refiere al estado de intimidad, familiaridad, cariño y amor de dos personas. Refleja una profunda comprensión y amor por los demás, con un sentimiento de entusiasmo.

Aunque compartir una tradición religiosa en el matrimonio no garantiza el éxito de este esfuerzo (como indican las estadísticas de divorcio), al menos aumenta la comprensión mutua de dos personas que comparten un origen étnico o religioso común.

Para los matrimonios mixtos, la tarea de lograr la intimidad es aún más difícil, porque cuando una persona crece en un tipo particular de familia o comunidad, muchas cosas se dan por sentadas. Hay todo tipo de gestos no verbales y expresiones faciales, modismos y celebraciones gastronómicas y navideñas, que son todas características de una experiencia cultural particular. También hay símbolos de diferentes creencias, como la cruz y la estrella de David, que a menudo evocan fuertes reacciones emocionales.

Con todas estas cosas, las personas con las mismas creencias y antecedentes culturales pueden entenderse e identificarse entre sí y ayudar a construir relaciones cercanas. Cuando dos personas de diferentes orígenes y creencias se unen, hay menos puntos en común. Hay muchas oportunidades para malentendidos, confusión y sentimientos heridos.

Despues de la boda

Tras la boda surgieron nuevos retos y la pareja afrontará su vida matrimonial. Si la pareja no ha tomado ciertas decisiones sobre la crianza de los hijos, la educación y las creencias religiosas, entonces estallará una crisis cuando nazca el primer hijo. Las personas que se casan dentro de sus creencias suelen hacer suposiciones sobre estas cosas en función de su estilo de crecimiento y experiencias compartidas. La pareja judía creía que el niño sería circuncidado. Las parejas cristianas asumen que todos sus hijos serán bautizados. Cuando los padres jóvenes provienen de diferentes religiones, ninguna de estas suposiciones es cierta.

En los matrimonios judíos / cristianos, la Navidad puede ser un obstáculo común. El socio cristiano puede querer poner un árbol en la casa para celebrar esta festividad. Los cónyuges judíos pueden oponerse a este árbol. Lo que le parece natural a una pareja puede parecerle extraño a otra. Este es un problema que es fácil de evitar antes del matrimonio, pero que debe afrontarse después del matrimonio.

Abraza dos religiones

Una solución que funciona para algunas parejas es seguir los rituales y celebraciones festivas de ambas religiones. En estas familias, los niños asisten a los servicios de la iglesia y la sinagoga. Entienden las tradiciones de ambos padres y pueden decidir por sí mismos qué creencias prefieren seguir cuando se conviertan en adultos.

Muchos comentaristas afirmaron que la salud mental y el bienestar de los niños dependen de si tienen una identidad étnica y religiosa clara. Además, las personas han descubierto que las creencias religiosas pueden ayudar a los niños a evitar los efectos de las drogas, el alcohol y las relaciones sexuales entre adolescentes. Estos comentaristas ignoran este punto: hay menos casos de una sola identidad religiosa en la familia, y una mayor disciplina y participación de los padres con los niños y entre ellos puede cultivar niños bien adaptados. Las investigaciones muestran que los niños con padres firmes, constantes, involucrados y afectuosos se desempeñan mejor en la escuela y más adelante en la vida. Las creencias religiosas específicas de uno o ambos padres no son tan importantes para una buena adaptación como el hecho de que los padres aman y apoyan a sus hijos.

Ayudar a las personas necesitadas

Los matrimonios de diferentes religiones pueden tener éxito y lo logran. Sin embargo, muchas parejas han obtenido beneficios significativos y duraderos del apoyo y el asesoramiento profesional antes y durante el matrimonio. Afortunadamente, ahora hay ayuda disponible de muchas fuentes en las comunidades religiosas y de salud mental para ayudar a las parejas jóvenes que enfrentan los desafíos emocionales de los matrimonios de diferentes religiones.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”