ira adolescente

ira adolescente

La ira adolescente toma muchas formas. Puede expresarse como indignación y resentimiento, o ira y rabia. Lo que estamos viendo es una manifestación de la ira adolescente: el comportamiento. Algunos adolescentes pueden reprimir su ira y retraerse, otros pueden ser más agresivos y destruir la propiedad. Continuarán con su comportamiento, o pueden escalar, hasta que decidan buscar dentro de sí mismos la fuente de su ira. Pero la ira adolescente es un sentimiento, una emoción, no una acción. La ira a menudo es causada por algo que sucede en la vida de un adolescente.

La ira adolescente puede ser una emoción aterradora, pero no es inherentemente dañina. Sus expresiones negativas pueden incluir violencia física y verbal, prejuicio, chisme malicioso, comportamiento antisocial, sarcasmo, adicción, retraimiento y enfermedad psicosomática. Estas expresiones negativas de la ira adolescente pueden arruinar vidas, destruir relaciones, lastimar a otros, interrumpir trabajos, interferir con el pensamiento efectivo, afectar la salud física y arruinar el futuro.

Pero hay un aspecto positivo en esta expresión, ya que puede mostrarles a los demás que hay un problema. La ira adolescente suele ser una emoción secundaria provocada por el miedo. Puede motivarnos a abordar las cosas que no funcionan en nuestras vidas y ayudarnos a enfrentar nuestros problemas y lidiar con las causas fundamentales de nuestro enojo, especialmente cosas como:

  • abuso
  • frustrado
  • ansiedad
  • triste
  • abuso de alcohol o drogas
  • trauma

Los adolescentes enfrentan muchos problemas emocionales en esta etapa del desarrollo. Se enfrentan a problemas de identidad, separación, relación y propósito. A medida que los adolescentes se vuelven más independientes, la relación entre los adolescentes y sus padres también cambia. Los padres a menudo tienen dificultades para hacer frente a la nueva independencia de sus hijos.

Esto puede llevar a la frustración y la confusión, lo que puede llevar a patrones de conducta enojados y reactivos tanto en los padres como en los adolescentes. Es decir, los adolescentes simplemente reaccionan negativamente a las acciones de sus padres y los padres responden de manera igualmente negativa. Esto establece un modo de interacción que se refuerza a sí mismo. No podemos ayudar a otros a cambiar su comportamiento a menos que trabajemos para cambiar nuestro propio comportamiento. Necesitamos reaccionar, no entre nosotros y ante las situaciones. El objetivo no es negar la ira, sino controlar la emoción y encontrar la manera de expresarla de una manera productiva o al menos menos dañina.

Los adolescentes que lidian con la ira pueden hacerse estas preguntas para ayudar a aumentar la conciencia de sí mismos:

  • ¿De dónde viene este enfado?
  • ¿Bajo qué circunstancias surge este sentimiento de ira?
  • ¿Mis pensamientos comienzan con conceptos absolutos como “debe”, “debería”, “nunca”?
  • ¿Mis expectativas son irrazonables?
  • ¿A qué conflicto no resuelto me estoy enfrentando?
  • ¿Estoy respondiendo a una lesión, pérdida o miedo?
  • ¿Soy consciente de los signos físicos de ira (p. ej., puños cerrados, dificultad para respirar, sudoración)?
  • ¿Cómo elijo expresar mi ira?
  • ¿A quién oa qué se dirige mi ira?
  • ¿Me estoy aislando con ira o intimidando a otros?
  • ¿Me estoy comunicando de manera efectiva?
  • ¿Me estoy centrando en lo que me he hecho en lugar de lo que puedo hacer?
  • ¿Cómo puedo hacerme responsable de mis sentimientos?
  • ¿Cómo puedo asumir la responsabilidad de mis expresiones de enojo?
  • ¿Mis emociones me controlan o yo controlo mis emociones?

Entonces, ¿qué pueden hacer los adolescentes y los padres? Escuche a su hijo y concéntrese en los sentimientos. Trate de ver la situación desde su perspectiva. Culpar y culpar solo construye más muros y acaba con toda comunicación. Diles cómo te sientes, apégate a los hechos y afronta el momento. Muestre su cuidado y muestre su amor. Trabaje hacia una solución en la que todos obtengan algo, así que esté contento con la solución. Recuerde, la ira es un sentimiento y el comportamiento es una elección.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 1 times, 1 visits today)