Insatisfacción a largo plazo: establecer una conexión entre gratitud y felicidad

No es ningún secreto que las personas que son infelices o infelices tienden a centrarse en los aspectos negativos de la vida. Si está insatisfecho con todo y nunca ha visto el lado bueno, obviamente es difícil darse cuenta de lo que se debe apreciar. Mucha gente estará familiarizada con este tipo: hagas lo que hagas por alguien que ha estado insatisfecho durante mucho tiempo, nunca te lo agradecerá. Con el tiempo, renunciará a la expectativa de un retorno por sus esfuerzos, y si recibe un “gracias” superficial, se considerará afortunado.

Obviamente, si todo parece fatal y pesimista, será difícil para ti evocar gratitud. Pero, ¿y si esta relación es en realidad lo contrario? No es que la infelicidad y la insatisfacción produzcan ingratitud, tal vez la ingratitud te haga infeliz. Por el contrario, practicar la gratitud con ahínco puede ser la clave para hacerte sentir más feliz y encontrar más satisfacción en tu vida.

Parece contradictorio pensar en la relación entre gratitud y satisfacción de esta manera, pero de hecho, la conexión entre cultivar un sentido de apreciación y estar satisfecho con el propio destino ha sido reconocida durante mucho tiempo por filósofos y éticos, especialmente en el budismo. . Recientemente, muchos estudios en los últimos 20 años han formado una organización sólida que apoya el agradecimiento y, lo que es más importante, la sensación de que tiene un impacto real y duradero en su salud en general.

Los investigadores han demostrado que varias formas de expresar gratitud, como escribir un diario de gratitud antes de acostarse o enviar cartas de agradecimiento con regularidad a las personas que lo han ayudado, pueden generar cambios significativos en la felicidad, reducir las tasas de depresión, aumentar la resiliencia y incluso mejorar la autoestima. Incluso hay evidencia de que la gratitud puede mejorar su salud física.

Lo más interesante es que un estudio reciente demostró que cuando expresas gratitud, en realidad podemos determinar qué partes del cerebro se activan. Los participantes en el estudio organizaron ejercicios de redacción de cartas de agradecimiento. Después de tres meses completos, se les coloca en una situación en la que se monitorea su actividad cerebral y pueden optar por responder a situaciones específicas con más o menos gratitud. En comparación con el grupo de control, los participantes mostraron una gratitud significativamente mayor y una mayor actividad en la misma área del cerebro. En resumen, la gratitud parece ser un músculo mental: cuanto más la usas, más activa se vuelve. Entonces, al practicar la gratitud, puede convertirse en una persona más agradecida, lo que a su vez aumentará su felicidad general.

¿Puede la gratitud ser egoísta?

A través de la reflexión, podemos entender por qué practicar la gratitud puede hacernos sentir más felices. Una observación común es que la felicidad se basa solo en parte en lo que nos sucedió, pero en gran medida depende de cómo la percibimos y procesamos. Todos sabemos que algunas personas han experimentado una gran adversidad sin dejar de mantener una actitud alegre y positiva hacia la vida. También estamos familiarizados con personas que parecen tener sus propias ventajas pero que están desesperadamente insatisfechas. El famoso, aunque cliché, paradigma de “vaso medio lleno, vaso medio vacío” tiene mucha verdad.

Aunque, formalmente hablando, la gratitud es para los demás, cuando dices gracias, te estás recordando lo que es bueno en tu vida. Dado que la gratitud aumentará con la práctica, cuanta más gratitud exprese, más comenzará a notar las cosas positivas en su vida, lo que naturalmente aumentará su satisfacción. En este punto, puede comenzar un círculo virtuoso: cuantas más cosas positivas observes y sientas, más debes estar agradecido, lo que a su vez te facilita reconocer todas las cosas por las que debes estar agradecido.

Además, asegurarse de practicar la gratitud puede tener un efecto indirecto que mejore su salud mental. Dar las gracias de manera convincente y sincera puede ganar el amor de los demás, ganarse a tus amigos y mejorar tu relación con las personas que ya tienes. También puede llevarse mejor con su pareja, porque el sentimiento cálido que evoca su gratitud ayuda a calmar las inevitables fricciones en la vida. Dado que las buenas relaciones interpersonales son un apoyo indispensable para la felicidad duradera, expresar gratitud indirectamente sienta las bases para la satisfacción con la vida. Por último, pero no menos importante, al expresar gratitud, no solo otras personas te calificarán mejor, sino que tú también lo harás. Al contrario del pseudorrealismo, que afirma que las personas solo están interesadas en el dinero, el poder o el prestigio, la mayoría de nosotros necesitamos desesperadamente sentirnos moralmente bien. Muchas veces, las acciones que realizamos para sentirnos bien con nosotros mismos son confusas, pero quizás una de las formas más efectivas de hacernos sentir bien es practicar virtudes como la gratitud en nuestra vida diaria.

Esto me lleva a una pregunta difícil. Si consideramos la gratitud como una virtud, entonces debe ser una virtud que requiera reconocimiento y respuesta a las buenas obras de los demás, porque es correcta en primer lugar. Sin embargo, si estamos motivados a expresar gratitud porque sabemos que es bueno para nuestro propio bienestar, ¿sigue siendo una virtud? ¿Es este interés propio ilustrado compatible con la gratitud que generalmente entendemos?

Referirse a:

  • Sansone, RA y Sansone, LA (2010). Gratitud y felicidad: los beneficios del aprecio. Psiquiatría (Edgmont), 7 (11), 18-22.
  • Finchbaugh, CL, Whitney, E., Moore, G., Chang, YK, mayo, DR (2011). El papel de las habilidades de manejo del estrés y el diario de gratitud en las aulas de educación gerencial, Journal of Management Education 36 (2), doi: 10.1177/1052562911430062
  • Kini, P., Wong, J., Mcinnis, S., Gabbana, N., Brown, JW (2016). El efecto de la expresión de gratitud en la actividad neuronal, NeuroImage 128.
  • Tian, ​​L., Pi, L., Huebner, ES y Du, M. (2016). Gratitud y bienestar subjetivo de los adolescentes en la escuela: los múltiples efectos mediadores de la satisfacción de las necesidades psicológicas básicas de la escuela. Frontiers in Psychology, 7, 1409. http://doi.org/10.3389/fpsyg.2016.01409
  • Cohn, MA, Fredrickson, BL, Brown, SL, Mikels, JA y Conway, AM (2009). Felicidad desbloqueada: las emociones positivas aumentan la satisfacción con la vida al desarrollar la resiliencia. Emotion (Washington, DC), 9 (3), 361-368. http://doi.org/10.1037/a0015952

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 4 times, 1 visits today)