Esquizofrenia y abuso de sustancias

Esquizofrenia y abuso de sustancias

El abuso de sustancias puede ser un problema concurrente en personas diagnosticadas con esquizofrenia. Alrededor del 50% de las personas con esquizofrenia luchan contra el abuso de drogas y alcohol.

Algunas personas que abusan de las drogas pueden presentar síntomas similares a los de la esquizofrenia, lo que puede llevar a la percepción de que las personas con esquizofrenia pueden tener un «consumo elevado de drogas». Esto a veces puede dificultar el diagnóstico de esquizofrenia o trastornos concurrentes.

Si bien el abuso de sustancias no causa esquizofrenia, puede actuar como un desencadenante ambiental. El uso de drogas como la cocaína, las anfetaminas y la marihuana también puede aumentar los síntomas y empeorar la esquizofrenia. Además, las personas con esquizofrenia con frecuencia abusan del alcohol o las drogas y pueden tener reacciones particularmente adversas a ciertas drogas.

La investigación sobre las causas y las correlaciones entre la esquizofrenia y el abuso de sustancias es mixta. Algunos estudios sugieren que las personas se automedican con drogas o alcohol cuando experimentan síntomas desagradables o efectos secundarios de los medicamentos antipsicóticos. Otros creen que las personas propensas a la esquizofrenia también corren el riesgo de consumir drogas. También hay evidencia de que los factores ambientales pueden desempeñar un papel, ya que la mayoría de las personas con esquizofrenia y abuso de sustancias experimentan un trauma significativo en una etapa temprana de la vida.

Las personas con esquizofrenia, que comúnmente abusan de sustancias como la nicotina, el alcohol, la cocaína y la marihuana, experimentan un mayor deterioro cognitivo, una psicosis más grave y, por lo tanto, una mayor necesidad de servicios de emergencia. También son más vulnerables a los problemas legales y al encarcelamiento.

El trastorno por uso de sustancias más común en pacientes con esquizofrenia es la dependencia de la nicotina debido al tabaquismo. Si bien las tasas de tabaquismo en la población de los EE. UU. son aproximadamente del 25 al 30 por ciento, las personas con esquizofrenia tienen una probabilidad tres veces mayor de fumar. Las personas con esquizofrenia que fuman tienen un mayor riesgo de delirios, alucinaciones y habla incoherente. Por lo tanto, también requieren dosis más altas de antipsicóticos. Debido a que fumar interfiere con la respuesta a los medicamentos antipsicóticos, los estudios han encontrado que las personas con esquizofrenia que fuman requieren dosis más altas de medicamentos antipsicóticos.

Es crucial tratar ambas enfermedades al mismo tiempo. Si una persona deja de consumir sustancias sin estar asociada con la medicación y el tratamiento de salud mental apropiados, es probable que recaiga. Asimismo, si una persona recibe tratamiento de salud mental sin abordar su problema de abuso de sustancias, puede suspender el tratamiento. Por eso es importante tratar ambas enfermedades al mismo tiempo.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”