El lado oscuro de la soledad

El lado oscuro de la soledad

Muchas personas, especialmente aquellas que dependen unos de otros, están plagadas de soledad interior. El veinte por ciento (60 millones) de los estadounidenses dicen que la soledad es la fuente de su dolor. De hecho, nuestra respuesta emocional al rechazo se origina en un área de nuestro cerebro (el cíngulo anterior dorsal) que también responde al dolor físico (Cacioppo y Patrick, 2008).

Soledad y soledad

La soledad está relacionada con vivir solo. La encuesta mostró que esta proporción aumentó constantemente al 27% en 2013, y en partes de Florida, West Virginia y especialmente California, la proporción aumentó al 50% o incluso más. Sin embargo, la soledad y la soledad solo describen una condición física. Cuando estamos solos, no siempre nos sentimos solos. Las personas tienen diferentes necesidades de conectividad. Algunas personas optan por vivir solas y es más feliz hacerlo. No sufrirán el mismo sentimiento de abandono a causa de una ruptura, divorcio o muerte perdiendo innecesariamente a una pareja. Según investigaciones recientes, también pueden tener una mayor insensibilidad genética a la desconexión social.

Soledad en las relaciones

Aunque la soledad es más grave entre las personas que viven solas, también se puede sentir en las relaciones o en grupos. Esto se debe a que es la calidad de la interacción social, no la cantidad, lo que determina si nos sentimos conectados. Con el aumento de la jornada laboral y el número de televisores domésticos, las comidas familiares han disminuido. Hoy en día, a pesar del aumento en la cantidad de interacción, el tiempo frente a la pantalla está reemplazando al tiempo cara a cara debido a la popularidad de los teléfonos móviles. Las personas pasan más tiempo en dispositivos digitales que en conversaciones cara a cara, lo que genera más soledad (Cacioppo, 2012).

Un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles mostró que las habilidades sociales han disminuido como resultado. Gracias a las nuevas tecnologías, la empatía de los estudiantes universitarios se ha reducido en un 40% y los niños de 12 años se comportan socialmente como los de 8 años. Recientemente, el Pew Research Center descubrió que el 82% de los adultos cree que la forma en que usan los teléfonos móviles en situaciones sociales afecta las conversaciones.

Interdependencia y falta de intimidad

Nadie cultiva la escucha, el cuidado y la afirmación de nuestra existencia, dejándonos aislados o emocionalmente abandonados. Aunque la intimidad es un remedio, las relaciones interdependientes generalmente carecen de intimidad. Debido a la vergüenza y las malas habilidades de comunicación, es difícil para las personas codependientes establecer relaciones íntimas. Por lo general, trabajan con personas adictas, abusadas o simplemente emocionalmente incapaces de llevarse bien (y es posible que también lo sean).

Ya sea que estén solas o en una relación, es posible que las personas interdependientes no puedan determinar la fuente de su infelicidad. Pueden sentirse deprimidos, tristes o aburridos, pero no saben que se sienten solos. Otros lo saben, pero les resulta difícil plantearse sus necesidades de forma eficaz. Su dinámica de relación y su soledad parecen familiares, al igual que sus trastornos emocionales infantiles. Esperamos y necesitamos intimidad emocional de nuestros socios y amigos, pero cuando falta el vínculo emocional de la intimidad, experimentamos desconexión y vacío. (Para obtener más información sobre la vacuidad y la curación, consulte el Capítulo 4 «Hay un agujero en mi balde» en Superar la vergüenza y la interdependencia).

Hace años, creía que actividades más comunes producirían esta conexión perdida, pero no me di cuenta de que era algo menos tangible, la verdadera intimidad, que no existía en mi relación. (Consulte «Su índice de intimidad»). Por el contrario, como la mayoría de las personas que dependen unas de otras, experimenté «pseudo-intimidad», que puede manifestarse como «lazos románticos de fantasía», actividades compartidas, comportamientos sexuales fuertes o solo una la relación de la pareja es vulnerable, mientras que el otro actúa como consultor, confidente, proveedor o cuidador emocional.

El trasfondo de la soledad y el miedo a la soledad proviene de la falta de contacto y la soledad a largo plazo en la infancia. Aunque algunos niños son abandonados o abusados, la mayoría de los niños crecen en familias donde los padres no tienen el tiempo o los recursos emocionales suficientes para respetar los sentimientos y necesidades de los niños. Los niños se sienten abandonados, no amados, humillados o solos. Algunas personas sienten que son ajenas y que «nadie me conoce» a pesar de que los miembros de su familia parecen normales en otros aspectos. En respuesta, se retiran, se adaptan, se resisten o toman drogas, y se cubren y, en última instancia, niegan sus sentimientos internos.

Soledad y vergüenza

Al mismo tiempo, más y más sentimientos de separación de uno mismo y falta de conexión verdadera con los padres pueden generar sentimientos internos de soledad e indignidad. «La conciencia de la separación de los seres humanos sin ser reunidos por el amor es una vergüenza. También es una fuente de culpa y ansiedad» (Fromm, E., The Art of Love, p. 9) Como adulto, Personas interdependientes puede caer en un ciclo contraproducente de soledad, vergüenza y depresión. Las rupturas repetidas y el abandono de relaciones pueden empeorar el ciclo de abandono. (Ver «Romper el ciclo del abandono»).

Cuanto mayor sea nuestra soledad, menos queremos asociarnos con los demás, y aumentará nuestra ansiedad por las conexiones reales. Los estudios han demostrado que la soledad a largo plazo genera baja autoestima, introversión, pesimismo, infelicidad, ira, timidez, ansiedad, disminución de las habilidades sociales y neuroticismo. Imaginamos comentarios negativos de otros, llamados ansiedad por vergüenza. Esto genera ansiedad, conductas negativas y autoprotectoras, y otras personas reaccionan negativamente a ellas, logrando así los resultados que imaginamos.

La vergüenza asociada con la soledad no es solo para nosotros. Estar solo está estigmatizado, por lo que no admitimos que estamos solos. Otras personas con diferencias de género también han vivido esta situación. Los hombres solitarios son más negativos que las mujeres, y las mujeres también son más negativas, aunque más mujeres informan sentirse solas que los hombres (Lau, 1992).

Riesgo de salud

La fuerte asociación entre la soledad y la depresión está bien documentada. La soledad también puede causar serios riesgos para la salud, afectar nuestros sistemas endocrino, inmunológico y cardiovascular y acelerar la muerte. Según un estudio reciente, las personas solitarias tienen un mayor riesgo de cáncer, enfermedades neurodegenerativas e infecciones virales.

La soledad percibida desencadena una respuesta estresante a la huida o la lucha. Las hormonas del estrés y la inflamación aumentan, el ejercicio y el sueño reparador disminuyen. La norepinefrina aumenta, desactiva la función inmunológica y aumenta la producción de glóbulos blancos que causan inflamación. Al mismo tiempo, nos hace menos sensibles al cortisol, que nos protege de la inflamación.

Al comentar sobre este estudio, el neurocientífico Turhan Canli señaló que un año de soledad afectará nuestra inflamación genética en el segundo año, lo que confirma la espiral de emociones negativas que se refuerzan a sí mismas discutida anteriormente: «La soledad predice cambios biológicos y los cambios biológicos presagia cambios en la soledad. «(Chen, 2015).

Sobrellevar la soledad

Es posible que no queramos hablar con alguien, incluso si ayuda. Ahora tenemos datos para explicar por qué los cambios biológicos e incluso genéticos hacen que la soledad sea difícil de superar. Para muchos de nosotros, cuando nos sentimos solos, tendemos a estar más aislados. Podemos recurrir a comportamientos adictivos en lugar de buscar conexiones sociales. Existe una alta correlación entre la obesidad y la soledad.

Realmente tenemos que luchar contra nuestro instinto de retirada. Trate de admitirle a un amigo o vecino que se siente solo. Para inspirar la interacción social con otros, asista a clases, reuniones, CoDA u otras reuniones de 12 pasos. Ejercítate con tus amigos. El servicio voluntario o el apoyo a amigos que lo necesiten puede ayudarlo a deshacerse de sus pensamientos y levantarle el ánimo.

Como ocurre con todos los sentimientos, la resistencia y el juicio propio pueden exacerbar los sentimientos de soledad. Si abrimos nuestro corazón, tendremos miedo de experimentar más dolor. Por lo general, la situación es todo lo contrario. Dejar que las emociones fluyan no solo puede liberarlas, sino también liberar la energía consumida por las emociones reprimidas. Nuestro estado emocional cambia, por lo que nos sentimos enérgicos, tranquilos, cansados ​​o satisfechos con nuestra soledad. Para obtener más consejos, lea «Cómo afrontar la soledad» en Codependencia para tontos.

© DarleneLancer 2015

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”