El impacto del tiempo frente a la pantalla en los niños

El impacto del tiempo frente a la pantalla en los niños

En el mundo de la crianza de los hijos, muchos temas pueden convertirse en foco de controversia. ¿Es esta idea una forma correcta o incorrecta de crianza de los hijos? ¿Tendrá un impacto positivo o negativo en nuestros niños? El tiempo frente a la pantalla, especialmente el tiempo dedicado a mirar televisión, se ha convertido en uno de los puntos de discusión más comunes.

A menudo hay informes de que el tiempo de pantalla debería ser limitado, obstaculizará el desarrollo o será ofensivo. Los puntos clave que la gente suele pasar por alto son los beneficios del tiempo frente a la pantalla y el impacto del tiempo pasivo frente a la pantalla, lo que significa una exposición de segunda mano a la pantalla a través de padres o hermanos. En este artículo, exploraremos los posibles efectos del tiempo de pantalla que hemos encontrado, tanto positivos como negativos.

El impacto positivo del tiempo frente a la pantalla

Las pantallas son atractivas y motivadoras para los niños, nadie lo negará. En una era de tecnología y pantallas ubicuas, los niños están creciendo. Ven que sus padres y amigos los usan y quieren hacer lo mismo.

Esto puede hacer que estén más dispuestos a participar en actividades que no les gustan porque están en los medios que les gustan. Las escuelas están adoptando cada vez más tecnologías para satisfacer este deseo y los niños aprenden mejor.

A una edad muy temprana, los niños pueden acceder a más estimulación y materiales de aprendizaje a través de la tecnología que nunca (por supuesto, esto no reemplaza necesariamente el aprendizaje de persona a persona). Esta tecnología también permite la expansión en otras áreas, como la comunicación y los vínculos familiares: familias remotas que ahora pueden hablar cara a cara por teléfono. Puede ver gestos, expresiones faciales e incluso el entorno circundante, no solo escuchar sonidos. Incluso si no pueden estar cara a cara en persona, los niños pueden establecer y sentir esta conexión cara a cara.

En un nivel básico, el tiempo frente a la pantalla a una edad temprana les enseña a los niños las habilidades que son esenciales en todas las etapas de sus vidas. Utilizar un ordenador no solo es obligatorio, sino que también supone que ya tienen todos los conocimientos para saber cómo utilizarlo.

Necesitan comprender las tecnologías emergentes para mantenerse al día con el mundo cambiante. Aprender tecnología y pasar tiempo frente a la pantalla es ahora un requisito básico, al igual que aprender a comer con una cuchara o escribir el abecedario. Por supuesto, debe haber un equilibrio, pero el contacto temprano con las pantallas y la tecnología no es necesariamente algo malo.

Efectos negativos del tiempo frente a la pantalla

Como todo, el aumento de la tecnología y las pantallas en nuestras vidas tiene sus desventajas.

Los niños se vuelven adictos fácilmente a la tecnología y pueden volverse adictos. No siempre pueden ser monitoreados y pueden estar expuestos a materiales inapropiados. Los estudios han demostrado que los videojuegos pueden aumentar la agresión, pero en general, esto les sucede a los niños que ya son agresivos.

El tiempo frente a la pantalla también puede reducir la interacción humana y limitar las habilidades sociales. Cada vez es menos ver a los niños usar su imaginación o jugar al aire libre. Al contrario, cada vez es más común ver a un grupo de niños absortos en sus tabletas. Esta pérdida de habilidades sociales puede ser el problema más negativo que molesta a las personas.

Junto con los efectos psicológicos y sociales negativos del tiempo frente a una pantalla, también hay algunas discusiones y preocupaciones sobre los posibles efectos físicos negativos. Se sospecha que el uso frecuente del dispositivo tendrá efectos destructivos en los ojos, las manos y la postura. También es preocupante que la falta de ejercicio físico sea una de las causas de la epidemia de obesidad en el país.

El impacto del tiempo frente a una pantalla de segunda mano

Uno de los factores del tiempo frente a la pantalla que la gente no suele tener en cuenta es el tiempo frente a una pantalla pasiva o el equipo de segunda mano. En la mayoría de los casos, esto se refiere a lo que el niño ve en la pantalla a través de otra persona; por ejemplo, un padre que ve un programa de televisión de fondo mientras el niño está jugando.

Como padres, vemos a los niños jugando y no creemos que presten atención a lo que hacemos o vemos, pero los niños son muy conscientes de muchas cosas y, a menudo, ven cosas que no queremos que vean. Esto puede llevar a una exposición inapropiada sin siquiera darse cuenta. Los fenómenos normales que vemos en la televisión pueden asustar a los niños pequeños porque es posible que no puedan entender. Sin siquiera darnos cuenta de esto, podemos exponer a nuestros hijos a la violencia, y este es el factor que el tiempo de pantalla puede tener un impacto negativo en los niños.

Incluso cosas simples y normales, como ver las noticias, pueden tener efectos devastadores en los niños que son demasiado pequeños para comprender. En los días en que el terrorismo y la violencia escolar casi se han convertido en temas cotidianos, esta noticia es terrible, incluso si afectamos accidentalmente a los niños.

Otro factor que fácilmente olvidamos o pasamos por alto es la publicidad. Casi todas las estaciones de televisión permiten anuncios de películas de terror o productos pornográficos. Incluso si estamos viendo programas suficientemente inocentes, es posible que, sin darnos cuenta, expongamos a nuestros hijos a temas traumáticos o inapropiados.

El impacto de nuestro comportamiento personal frente a la pantalla

Otra parte del tiempo frente a la pantalla que a menudo no consideramos es el impacto de nuestro apego a la pantalla en los niños. Así como nos preocupa el uso excesivo de los niños o la adicción a la pantalla, nosotros, como adultos, ni siquiera nos damos cuenta de que existe un problema con nuestro propio comportamiento, porque simplemente se considera un fenómeno normal.

Cada vez más niños se quejan de que sienten que sus teléfonos móviles son secundarios o de que sus padres pasan más tiempo en teléfonos móviles, ordenadores, tabletas o televisores que en ellos. Cuando intentan decirnos algo porque queremos ver o leer algo, podemos decirles ingenuamente que se ciñan a ello, pero esos segundos inocentes le dicen al niño que lo que estamos haciendo es más importante que ellos.

Esto no quiere decir que nunca debamos dejarlos esperar o nunca usar la tecnología, sino que debemos encontrar un equilibrio. En lugar de ver siempre su tiempo en el juego como una oportunidad para ver un programa o revisar nuestro teléfono, es mejor calmarse y jugar con ellos de vez en cuando.

Intenta hacer una pausa Miren televisión cuando quieran nuestra atención para que podamos interactuar plenamente con nuestros hijos. ¡Quizás reduzcan la interrupción, porque no se sentirán ignorados!

Encontrar balance

Definitivamente, esta no es una batalla que deba ganarse con un método de todo o nada. La respuesta de todos es diferente. Es necesario lograr un equilibrio entre los niños, los padres y el tiempo fuera de la pantalla. Cada familia tiene necesidades diferentes, y cada niño y padre necesita encontrar un método que se adapte a ellos.

También habrá días en los que las rutinas normales y las expectativas no funcionen. Algunos días, como cuando uno de los padres está enfermo, necesita más tiempo frente a la pantalla para ayudar a entretener a un niño sano y descortés. Otros días, como cuando los padres tienen un día libre especial, tendrán menos tiempo frente a la pantalla y más interacción.

También está bien hacer que el tiempo frente a la pantalla sea interactivo. Utilice los programas de televisión como un momento especial juntos. Véanlo juntos, discútanlo más tarde y hagan algo especial. En resumen, no tiene por qué ser otra batalla de padres. Utilice su mejor criterio, porque es quien mejor conoce a sus hijos y sabe lo que es bueno para ellos y para toda su familia.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”