Cuando la clase de música de un niño se convierte en ‘tortura’

Cuando la clase de música de un niño se convierte en ‘tortura’

Ted habló con amargura de que le pidieron que tocara el clarinete cuando era niño. Durante tres años cuando era adolescente, sus padres le pidieron que pasara una hora practicando todas las noches después de la cena. Es un debate de todos los días. Sus padres querían que se uniera a la banda de música (la idea lo tomó por sorpresa). Discutieron con él cuando pensó que el jazz era mejor para él. Quieren que se enamore de su instrumento. En cambio, aprendió a odiarlo.

Mi amiga Ángela se vio obligada a aprender a tocar el violín cuando tenía 12 años. Pronto descubrió que sus padres no tenían idea de cómo debería ser un estudiante principiante de violín. Durante su tiempo obligatorio de “práctica”, cerraba la puerta del dormitorio, ponía el violín en la cama y leía su novela favorita mientras tiraba del arco hacia adelante y hacia atrás en las cuerdas. Los gritos de los resultados aseguraron a sus padres que estaba dedicando su tiempo, pero también los convencieron de que el violín podría no ser para ella. Para su alivio, detuvieron la clase.

Los padres de ambos son personas bien intencionadas. Creen que tocar un instrumento musical le dará a su hijo algún tipo de ventaja. Consideran que es su responsabilidad brindar la oportunidad de asistir a clases y cumplir con la práctica regular.

No hay nada de malo en que quieran música en la vida de sus hijos. De hecho, hay muchas buenas razones para que los niños aprendan a tocar un instrumento.

  • La música puede ayudar a regular las emociones. Puede darle a un niño o adolescente una sensación de creatividad, descompresión y control sobre algo cuando el mundo se ha ido de las manos.
  • Hacer música y escucharla desarrolla partes del cerebro involucradas con el lenguaje y el razonamiento. Los estudios neurológicos han demostrado que los niños que hacen música tienen un crecimiento más rápido en la actividad neuronal que los niños que no lo hacen.
  • No es casualidad que tantos matemáticos, ingenieros y arquitectos sean también músicos. Existe evidencia de que aprender a tocar un instrumento musical ayuda a desarrollar habilidades espaciotemporales. Estas habilidades son esenciales para visualizar cómo encajan las piezas y resolver problemas que implican varios pasos.
  • Hacer música es una forma de hacer amigos y aumentar tu autoestima. Algunos niños con dificultades sociales son reconocidos y admirados si juegan o cantan bien.
  • La habilidad musical es una opción especialmente importante para los niños que no son atletas naturales y que tienen los deportes como su principal actividad extracurricular en la escuela. Al igual que los deportes, la música enseña el valor del trabajo en equipo, la disciplina y el avance hacia las metas.
  • Lo más importante es que tocar un instrumento es una habilidad que se puede disfrutar y compartir durante toda la vida.

Entonces, ¿por qué es tan malo dar lecciones de música a los niños?Los padres de Ted y Angela

El corazón está en el lugar correcto. Pero ellos, como muchos padres, no entienden que ofrecer lecciones no hará que sus hijos sean músicos si la práctica es una tarea más que un placer.

Los educadores musicales lo tienen claro: el éxito de los niños en la música depende de la participación de los padres. Idealmente, las lecciones de música son algo que hacemos con nuestros hijos, no contra ellos.

Aquí hay 6 errores comunes que cometen los padres que hacen que sus hijos tengan menos probabilidades de quedarse con un instrumento:

  1. No dejan que la música sea la banda sonora de la vida familiar. Las familias que producen músicos a menudo hacen de la música una parte regular e importante de su día. Cuando la familia se despertó, la radio tocaba música animada. Los miembros de la familia cantan durante un viaje a la tienda o al compartir el automóvil. Juegan juntos mientras hacen las tareas del hogar. La música clásica tranquila suena de fondo durante la cena y la hora de la tarea. Los niños crecen con una variedad de música en sus actividades diarias y absorben su diversión y lenguaje.
  2. En una situación de “haz lo que digo, no lo que hago”, dejan que sus hijos tomen lecciones en lugar de hacer su propia música. Los niños son imitadores. Cuando los padres toman lecciones y/o pasan media hora o más al día felizmente dominando un instrumento, los niños lo ven como parte del crecimiento. Cuando hacer música trae alegría a los adultos, los niños sabrán que es divertido hacerlo.
  3. Esperar demasiado para que los niños comiencen a aprender a tocar un instrumento. Se puede animar a los niños a golpear una olla con una cuchara, tocar una campana o tocar un xilófono. No es ruido. Los niños están aprendiendo sobre ritmos y causa y efecto. Se pueden agregar métodos más sofisticados para hacer música a medida que crece. Los niños a partir de los 3 años pueden probar el piano, el violín o la batería. Si no me cree, mire los videos de Youtube de niños en edad preescolar que son mejores que los adultos.
  4. El tiempo de práctica ocurre cuando los padres lo piensan, no en un tiempo fijo. La práctica es una disciplina. Es más probable que suceda cuando se integra constantemente en la vida cotidiana. Los niños aprenden a valorar las actividades que sus padres les muestran que son muy importantes para su día.
  5. Envían a sus hijos a practicar solos. A menos que los niños estén naturalmente motivados, ser enviados a su dormitorio para practicar puede parecer un exilio en Siberia. Es más probable que los niños disfruten de sus instrumentos cuando los padres tocan música con ellos al menos parte de su tiempo de práctica.
  6. Son demasiado exigentes. Dominar un instrumento lleva tiempo. Tocar un instrumento no. Los niños responden al interés y estímulo de los padres. Cuando los padres admiran su esfuerzo y lo recompensan por comenzar a unirse, es más probable que los niños se mantengan firmes.

Los niños que tienen la oportunidad de aprender a tocar un instrumento se benefician de muchas maneras importantes. Ya sea que las lecciones sean iniciadas por los padres, un programa escolar o los propios niños, es más probable que los niños se entusiasmen con las lecciones si cuentan con el apoyo en el hogar con la participación de los padres. Cuando la música se convierte en un valor familiar, los niños aprenden a valorarla. Ya sea que se conviertan en músicos o simplemente en apreciadores de la música, sus experiencias musicales infantiles permanecerán con ellos durante toda su vida.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 1 times, 1 visits today)