Constancia del objeto: comprender los miedos al abandono y el trastorno límite de la personalidad

Constancia del objeto: comprender los miedos al abandono y el trastorno límite de la personalidad

Aunque los comportamientos de tira y afloja en nuestras relaciones actuales parecen ser desencadenados por nuestras parejas, en realidad son el resultado de viejos temores que albergamos desde la infancia.

La ansiedad es una parte normal de estar en una relación íntima. Por lo general, se presenta en dos formas: miedo al abandono y miedo a ser engullido. Algunos de nosotros tememos que si nos sumergimos de cabeza en el amor, seremos abandonados. Por otro lado, tememos que si alguien se acerca demasiado, nos abrume o no podamos irnos nunca.

Este artículo se centra en el miedo al abandono, y el miedo excesivo puede manifestarse como inseguridades persistentes, pensamientos intrusivos, vacío, autoconciencia inestable, apego, necesidad, cambios de humor extremos y frecuentes conflictos en las relaciones. Por otro lado, una persona también puede sobrellevar la situación aislándose por completo y adormeciéndose emocionalmente.

Los neurocientíficos han descubierto que las respuestas de nuestros padres a nuestros comportamientos de búsqueda de apego, especialmente durante los primeros dos años de nuestras vidas, codifican nuestros patrones mundiales. Si, como bebés, tenemos interacciones saludables de apego con un cuidador coordinado, disponible y cariñoso, podremos desarrollar una sensación de seguridad y confianza. Si nuestros padres respondieran a nuestras solicitudes de alimentación y consuelo la mayor parte del tiempo, internalizaríamos el mensaje de que el mundo es un lugar amigable, que hay alguien para ayudarnos cuando lo necesitamos. También aprenderemos a calmarnos cuando las cosas se pongan difíciles, lo que forma nuestra resiliencia como adultos.

Por el contrario, si el mensaje que recibimos en la infancia es que el mundo no es seguro y que las personas no pueden confiar en él, afectará nuestra capacidad para soportar la incertidumbre, la decepción y los altibajos de las relaciones.

constancia del objeto

La mayoría de las personas pueden vivir con cierto grado de ambigüedad en la relación sin preocuparse por el posible rechazo. Cuando discutimos con un ser querido, podemos recuperarnos del evento negativo más tarde. Cuando no están con nosotros, tenemos la confianza subyacente de que estamos en sus mentes. Todo esto implica algo llamado constancia de objeto, la capacidad de mantener una conexión emocional con los demás incluso en presencia de distancia y conflicto.

La constancia del objeto surgió del concepto de permanencia del objeto, una habilidad cognitiva que adquirimos alrededor de los 2 o 3 años. Es un entendimiento de que los objetos continúan existiendo incluso si no se pueden ver, tocar o sentir de cierta manera. Por eso a los bebés les encantan las escondidas: cuando ocultas tu cara, creen que ya no existe. Según Piaget, el psicólogo que creó la idea, lograr la constancia del objeto fue un hito en el desarrollo.

La constancia del objeto es un concepto psicodinámico que podemos considerar como el equivalente emocional de la constancia del objeto. Para desarrollar esta habilidad, llegamos a comprender que nuestro cuidador es tanto un ser amoroso como un individuo que puede alejarse. No necesitamos estar con ellos todo el tiempo, sino tener una “imagen interna” de amor y cuidado de los padres. Entonces, aunque son temporalmente invisibles, aún sabemos que somos amados y apoyados.

En la edad adulta, la constancia del objeto nos lleva a creer que nuestras conexiones con las personas cercanas a nosotros permanecen intactas, incluso cuando no están presentes, toman el teléfono, responden a nuestros mensajes de texto o incluso se frustran con nosotros. En la constancia del objeto, la ausencia no significa desaparición o abandono, sino distancia temporal.

Dado que ningún padre está 100% disponible y alineado, todos sufrimos al menos algunos contratiempos menores en el aprendizaje de la disociación y la individualización. Sin embargo, cuando una persona ha experimentado un trauma de apego temprano más severo o incluso preverbal, tiene a alguien que es profundamente inconsistente o no está emocionalmente disponible, o tiene una crianza caótica, su desarrollo emocional puede verse obstaculizado a una edad delicada. Nunca tienen la oportunidad de desarrollarse. constancia del objeto.

La falta de constancia del objeto es fundamental para los rasgos de personalidad borderline. Para los inseguros, cualquier tipo de distancia, incluso las breves y leves, pueden hacerles revivir el dolor original de la soledad, el despido o el desprecio. Sus miedos pueden desencadenar patrones de supervivencia de afrontamiento, como negar, aferrarse, evitar y descartar a otros, arremeter en las relaciones o interrumpir las relaciones para evitar patrones de posible rechazo.

Sin constancia de objeto, la gente tiende a pensar en los demás como “partes” en lugar de “todos”. Como un niño que lucha por entender a la madre como una persona completa que a veces recompensa y otras veces frustra, luchan por mantener una noción mental de que tienen lados buenos y malos de sí mismos y de sí mismos. Pueden experimentar relaciones poco confiables, frágiles y muy dependientes de las emociones del momento. No parece haber continuidad en la forma en que ven a su pareja: cambia de un momento a otro, para bien o para mal.

Sin la capacidad de ver a las personas como una persona completa y continua, puede ser difícil evocar una sensación de presencia de los seres queridos cuando no están presentes. La sensación de estar solo puede volverse tan intensa y abrumadora que provoca respuestas crudas, intensas y, a veces, infantiles. Cuando se desencadena el miedo al abandono, le sigue la vergüenza y la autoculpabilidad, dañando aún más la ansiedad de la persona. Debido a que el origen de estas fuertes reacciones no siempre es consciente, pueden parecer “irracionales” o “inmaduras”. De hecho, si pensamos que se manifiestan a partir de un trauma disociativo o reprimido, y consideramos cómo se siente un niño de 2 años solo o con un cuidador inconsistente, el miedo intenso, la ira y la desesperación están justificados.

Curación de la nada

Una parte importante del desarrollo de la constancia del objeto es poder mantener las paradojas en nuestra mente. Así como los cuidadores que nos alimentan son también los que nos defraudan, tenemos que enfrentar el hecho de que ninguna relación o persona es buena o mala.

Si podemos tener defectos y virtudes tanto propios como ajenos, no tenemos que recurrir a las defensas primitivas del pensamiento “dividido” o en blanco y negro. No tenemos que menospreciar a nuestros socios porque nos defraudan por completo. También podemos perdonarnos a nosotros mismos. El hecho de que no siempre seamos perfectos no significa que seamos defectuosos o desagradables.

Nuestros socios pueden ser limitados pero al mismo tiempo lo suficientemente buenos.

Pueden amarnos y pueden estar enojados con nosotros al mismo tiempo.

Es posible que a veces necesiten distanciarse de nosotros, pero la base del vínculo sigue siendo sólida.

El miedo al abandono es abrumador porque trae de vuelta el profundo trauma que sufrimos de niños, arrojados al mundo como personas indefensas, completamente dependientes de quienes nos rodean. Pero debemos admitir que nuestros miedos ya no reflejan nuestra realidad actual. Si bien la vida nunca es absoluta certeza y seguridad, ahora somos adultos y tenemos diferentes opciones.

Como adultos, ya no podemos ser “abandonados”: si una relación llega a su fin, es una consecuencia natural de una falta de coincidencia en los valores, las necesidades y los caminos de vida de dos personas.

Ya no podemos ser “rechazados”, porque el valor de nuestra existencia no depende de las opiniones de los demás.

Ya no podemos ser engullidos o atrapados. Podemos decir que no, poner un límite y marcharnos.

Como adultos resilientes, podemos sostener a nuestro bebé de dos meses en brazos por miedo a que se caiga, y aun con miedo aprendemos a quedarnos dentro de nuestro propio cuerpo sin separarnos, aunque sea en medio, nosotros También es posible mantener la incertidumbre relacional con los demás sin escapar de la evitación y la defensa.

Ya no nos quedamos atrapados en encontrar las “partes que faltan”, sino que nos reconocemos como un ser completo y completo.

El trauma de ser abandonado y estar solo ha terminado y tenemos la oportunidad de comenzar una nueva vida.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 9 times, 1 visits today)