Cómo superar el pánico escénico en casi cualquier situación

Cómo superar el pánico escénico en casi cualquier situación

«Un poco de pánico escénico, entonces estoy listo». Montaña de fe

El miedo a hablar frente a una audiencia nos molesta a muchos de nosotros. Al principio de mi carrera empresarial, realmente me mantuvo cautivo durante varios años. Sin embargo, ya sea que esté de pie en el escenario y esté dando un discurso improvisado, o dando un discurso frente a su jefe y colegas, o frente a familiares o amigos reunidos, la capacidad de superar el miedo escénico es una habilidad útil. Aquí hay algunas sugerencias sobre cómo superarlo.

Comprende los materiales.

Estar frente a una audiencia y marcar la diferencia nunca lo beneficiará. No importa cuán hablador sea en las interacciones casuales cara a cara, cuando se para frente a un grupo de personas (ya sea que conozca a algunas personas o no todas) y comience a hablar, habrá una situación muy desalentadora y desconocida. sentimiento. ¿El miedo a las palabras que te ahogan en la garganta? Eso es miedo escénico. De hecho, el miedo a hablar en público es más común de lo que cree.

Hace unos años, fui gerente de relaciones públicas para la región occidental de un gran fabricante de automóviles. Por lo tanto, soy responsable de coordinar y ejecutar conferencias de prensa de nuevos productos, eventos de manejo y conducción, eventos de noticias del auto show, entrevistas personales, etc. Los eventos noticiosos regionales siempre involucran a expertos en presentaciones, ya sean expertos en marketing y / o ingeniería, o en ocasiones altos directivos de la sede.

Como fanático de los autos de alto rendimiento, estoy ansioso por el lanzamiento de un nuevo auto por parte de la marca. Leo atentamente todas las especificaciones técnicas y diversas funciones para comprender el origen del diseño, la historia de la marca y los detalles que despiertan el interés de los medios. Como parte de un evento ciclista de varias ciudades que abarca varios estados, presentaré a los oradores y me aseguraré de que todo el evento se desarrolle sin problemas.

En el evento principal en Los Ángeles, me paré junto al auto y comencé mi discurso. Aunque odio hablar frente a una audiencia, incluso si es un reportero al que conozco desde hace mucho tiempo, mi conocimiento y entusiasmo por este automóvil es tan alto que los hechos y la información relacionada fluyen sin problemas. Tengo un esquema, y ​​una o dos veces me detengo a recordar el siguiente punto que necesito explicar. Nadie en la audiencia era más inteligente, todo salió según el plan.

El único inconveniente es que cuando le presenté al ingeniero que iba a hablar a continuación, dijo que no podía decirlo mejor y que no había nada que agregar. Sin embargo, respondió la pregunta de 45 minutos. No queriendo ocupar el puesto de nuestro presentador durante la estadía de seguimiento de nuestro recorrido de noticias, reduje mis comentarios introductorios.

En pocas palabras: conozca el material. Esto también ayuda a mantener el entusiasmo.

ensayar.

Además de comprender el material para que encaje en la punta de la lengua, lo más importante es ensayar su presentación. Del mismo modo, no se recomienda salir y empezar a hablar sin practicar muchas veces. Hágalo usted mismo frente al espejo para controlar sus expresiones faciales y lenguaje corporal, y para comprender el momento y la frecuencia de los movimientos. Sí, es importante ensayar tus movimientos en el escenario o en el escenario. Demuestra que se siente cómodo con su piel y puede resonar con la audiencia.

Una vez que esté satisfecho, puede dar un discurso de esta manera y practicar frente a amigos, familiares o colegas. Necesita un oyente para poder recibir comentarios sobre su presentación. También es útil colocar el esquema de su presentación en los puntos principales de la tarjeta de índice de 3 × 5. Asegúrese de revisarlo antes de la presentación real.

Imagina el mejor resultado.

Independientemente de la situación o actividad, anticipar resultados positivos tiene un poder tremendo. Llámelo el poder del pensamiento positivo o considérese a sí mismo como el poder del éxito. Cuando planifica el futuro de esta manera, está proporcionando automotivación y aumentando su confianza en el proceso.

Medita antes de dar a luz.

Si tienes tiempo, ve a una habitación tranquila (o incluso a un armario o baño), cierra los ojos y haz una breve meditación de atención plena. Deje que sus pensamientos vayan y vengan, concentrándose solo en el sonido de la inspiración y la espiración. Esto aliviará la ansiedad, la tensión y el estrés y le ayudará a prepararse para el siguiente punto de su agenda: su discurso frente a una audiencia. Tenga en cuenta que esta técnica funciona incluso si la audiencia son familiares o amigos, y está a punto de decir algo que puede no ser particularmente agradable o desagradable. Superar el silencio y el miedo en casi cualquier situación requiere un enfoque proactivo. Una breve meditación definitivamente ayudará.

Respire hondo antes de hablar.

Aunque es normal sentirse como una mariposa en el estómago, existe un remedio rápido que puede solucionar este malestar. Antes de abrir la boca para hablar, respire profundamente unas cuantas veces. Respirar profundamente, con suerte cuando abandone el escenario o la vista del público, puede ayudarlo a calmar los nervios y reducir el estrés.

Piense en usted mismo como otra persona.

Esto no es falso. Al contrario, es un método eficaz para eliminar el miedo a hablar en público. Piense en usted mismo como un actor que interpreta un papel en el escenario. Cuando puede separarse de la persona que habla y adoptar el papel interno de la otra persona, es menos abrumador en el escenario. Si no es un actor, conviértase en un fan, un experto en productos, un profesional respetado y un consumidor entusiasta.

Esperando la interrupción.

Dependiendo de las circunstancias y razones de su presentación, debe esperar ser interrumpido. Alguien puede gritar, o puede haber una escasez de energía inesperada, o la habitación puede calentarse o enfriarse demasiado, o puede haber una tormenta repentina. Espere lo inesperado, no le molestará.

Anticípese a las preguntas y esté preparado para responderlas.

En situaciones de negocios, como en eventos mediáticos, los problemas son normales. Como orador, se le pedirá su opinión, aclarar comentarios, agregar información o sopesar algunos puntos de vista aparentemente irrelevantes o irrelevantes. Volviendo a la primera sugerencia de comprensión del material, una vez que esté satisfecho con la información proporcionada, debe tener las respuestas necesarias. De lo contrario, diga que los obtendrá y se los proporcionará al solicitante en un plazo razonable. Si la pregunta no tiene nada que ver con el incidente o es inapropiada hasta cierto punto, hable cortésmente y pase a la siguiente pregunta.

De hecho, se ha vuelto más fácil.

Otro punto que hay que señalar es que cuanto más hagas, más fácil te resultará convertirte en orador. La clave siempre está en la preparación. Cuanto más completa sea la planificación y el ensayo de su discurso, mayores serán las posibilidades de éxito. Es cierto que es posible que aún experimente un pánico escénico temporal, pero tendrá las herramientas para superarlo y lograr sus objetivos.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”