Cómo hacer frente a la fatiga social cuando se es introvertido

Cómo hacer frente a la fatiga social cuando se es introvertido

El agotamiento social puede hacer que te sientas cansado, aburrido e irritable. A continuación se explica cómo controlarlo y prevenirlo.

persona de pie al sol con un prismaCompartir en PinterestBrit Worgan/Getty Images

La interacción social puede inspirar a algunas personas, especialmente a los extrovertidos. Para los introvertidos, el mismo nivel de interacción social puede ser agotador.

Si bien los introvertidos pueden apreciar ser sociables, pueden poner mucha energía en tratar de navegar en un entorno socialmente exigente, lo que lleva al agotamiento social.

La fatiga social, o el agotamiento social, ocurre cuando socializas hasta el punto en que ya no puedes hacerlo. El agotamiento social también se puede llamar agotamiento introvertido o resaca introvertida. Si bien este no es un diagnóstico médico, es una experiencia válida que pueden enfrentar tanto los introvertidos como los extrovertidos.

Puede ser una respuesta emocional y física a la sobreestimulación social que te deja sintiéndote agotado. Puede sentirse físicamente cansado, estresado, enojado o irritable. El agotamiento social es como chocar contra una pared.

Puede sentir que no tiene la energía para levantarse de la cama, y ​​mucho menos en una habitación con otras personas. De alguna manera, se siente como si estuviera corriendo con un tanque de gasolina vacío y la estación de servicio más cercana está a cientos de millas de distancia.

Señales de que has llegado al punto del agotamiento social

Terminar con el agotamiento social puede hacerte sentir que estás al borde del colapso. La fatiga social puede ocurrirle a cualquiera, tanto a los extrovertidos como a los introvertidos. Pero debido al énfasis de nuestra sociedad en la interacción social y la estimulación, es posible que no reconozca estas señales hasta que esté exhausto.

Aquí hay algunos signos comunes de agotamiento social:

  • separado de los demás
  • incapacidad para concentrarse
  • dolor de cabeza severo o ataque de migraña
  • poca energía o fatiga
  • dificultad para conciliar el sueño
  • colapso emocional
  • irritabilidad
  • frustrado
  • ansiedad

Cuando los introvertidos no tienen suficiente tiempo a solas, pueden sobreestimularse fácilmente. Las investigaciones estiman que la interacción social durante 3 horas puede hacer que algunas personas se sientan fatigadas después de socializar.

El agotamiento social no ocurre de la noche a la mañana. Prestar atención y estar en sintonía con su salud mental puede ayudarlo a reconocer los primeros signos y prevenir el agotamiento más adelante.

Los primeros signos de agotamiento incluyen:

  • no puedo dormir
  • sentirse mentalmente mal
  • sentirse exagerado
  • energía baja
  • no es lo mejor

Los signos de estar quemado incluyen:

  • sentirse desesperanzado e impotente
  • perder la motivación
  • sentirse alienado
  • temperamental
  • renunciar

Cómo evitar el agotamiento

Independientemente de su situación personal, existen estrategias para ayudarlo a evitar el agotamiento. Recuerde, estas sugerencias toman tiempo y práctica. A medida que pruebe diferentes enfoques, debe prestar mucha atención a cómo maneja la sobreestimulación y el agotamiento.

Identifica tus principales desencadenantes

Lo que te desencadena a ti puede no desencadenar a otros. Tómate un tiempo para identificar las situaciones y las personas que te están agotando. Algunos desencadenantes comunes del agotamiento social incluyen:

  • Sentirse obligado a hablar con mucha gente.
  • Asistir a reuniones familiares y fiestas navideñas.
  • trabajo social requerido
  • asistir a grandes eventos
  • Participación a largo plazo en proyectos grupales.

Aprende a establecer límites

Incluso los extrovertidos pueden cansarse si programan eventos sociales consecutivos. Aprenda a decir «no» a las actividades que sabe que agotarán sus emociones y «sí» a las actividades sociales que realmente disfruta.

Ayuda a aceptar conscientemente las invitaciones a sus eventos más valiosos. También podría considerar limitar el tiempo que dedica a socializar.

Programa tiempo a solas

Ya sea que necesite hacer esto en el trabajo, la escuela o en casa, reserve al menos de 10 a 30 minutos al día que sean completamente suyos.

Puede usar este tiempo a solas todos los días para recargar y reconectarse. Saber que tiene este tiempo puede ayudarlo a superar los momentos incontrolables de su día y darle algo que esperar cuando se sienta abrumado.

Consejos para recuperarse del agotamiento

Recuperarse del agotamiento social es posible. Si se siente agotado, estas actividades pueden ayudar a restaurar sus niveles de energía para que pueda recuperarse:

Contacta a alguien

Hablar con la gente puede parecer contradictorio cuando socializar es lo que desencadena el agotamiento. Pero puede ser beneficioso hablar abiertamente sobre el agotamiento social con una pareja, un familiar, un amigo o un terapeuta.

Encuentre a alguien que sepa escuchar y que escuche sin distraerse ni emitir juicios. Puede ser refrescante pasar tiempo con sus seres queridos en un ambiente positivo y agradable.

prueba la meditación

Numerosos estudios han demostrado que practicar mindfulness puede ayudar a aliviar la ansiedad. Existe evidencia de que la meditación trascendental puede tener efectos beneficiosos sobre la ansiedad.

Escuchar sonidos relajantes, pasar tiempo en la naturaleza o respirar profundamente también puede ayudarlo a relajarse y liberar la tensión acumulada.

practicar el autocuidado

El cuidado personal puede ser algo diferente para usted. Escucha a tu cuerpo y haz lo que te parezca mejor. Hornear, cocinar, escuchar música, bailar o hacer ejercicio son ejemplos de cuidado personal. Cualquier cosa que pueda ayudar a aliviar la fatiga y reducir los niveles de estrés funcionará.

Tómese el tiempo para restablecer

Si bien los eventos sociales en persona pueden ser agotadores, socializar en línea también puede serlo. Pasamos mucho tiempo en nuestros teléfonos.

Las redes sociales son sobreestimulantes y, en cierto modo, aún te conectas con la gente. Para recuperarse del agotamiento social, considere tomarse un descanso de las redes sociales y pasar un tiempo consigo mismo.

practicar el diario

Durante este período de recuperación, trata de escribir tus emociones. Un estudio encontró que escribir un diario durante un mes redujo los síntomas depresivos y la ansiedad. Escribir cómo te sientes puede ser una forma útil y efectiva de lidiar con el agotamiento.

Escribir un diario también es otra forma de identificar situaciones y personas que pueden desencadenar emociones negativas. Revise su diario de vez en cuando y lea las páginas para identificar estos factores desencadenantes y comenzar a planificar estrategias para evitar que lo afecten en el futuro.

Próximo paso

Si está experimentando un agotamiento social severo, hay varias formas de obtener ayuda. Considere comunicarse con un profesional de la salud mental para hablar sobre su agotamiento. Puede comenzar su búsqueda de un terapeuta en Psych Central.

Concéntrese en el autocuidado y confíe en su red para obtener apoyo personal. Si bien estos pasos pueden parecer pequeños, pueden ayudarlo a identificar las causas del agotamiento social y encontrar soluciones prácticas.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”