Cómo dejar de preocuparse y disfrutar de la vida

Cómo dejar de preocuparse y disfrutar más de la vida

«Preocuparse es como sentarse en una mecedora. Te mantiene ocupado, pero no te lleva a ninguna parte» (proverbio inglés)

Nadie llega al final de su vida y dice que desearía estar más preocupado. De hecho, preocuparse puede ser lo último a lo que una persona quiera aferrarse, especialmente en los últimos momentos de la vida. Sin embargo, muchos de nosotros nos aferramos a él como a una manta gastada y tenemos miedo de soltarlo. No es exactamente reconfortante, pero familiar. Esto no significa que preocuparse aumentará la calidad de vida. Francamente, es hora de dejar de preocuparse tanto y aprender a disfrutar más de la vida. Aquí hay algunas ideas sobre cómo hacerlo.

Identifique la fuente de su preocupación para que pueda tomar alguna acción.

¿Te molestan los pensamientos vagos? ¿No estás seguro de qué te hace sentir tan ansioso e incómodo? Tal vez tenga una razón física y puedas solucionarlo fácilmente. Tal vez tus sentimientos sean el resultado de una acumulación de estrés, un poderoso desbordamiento emocional que te está agotando. Antes de deshacerse de sus preocupaciones, debe dedicar un tiempo a descubrir qué las está causando.

Consigue papel y lápiz y anota cualquier pensamiento que te venga a la mente. Por ejemplo, si tiene dolor de cabeza, escriba: «Tengo dolor de cabeza. Me pregunto si es grave». Tal vez su situación financiera lo esté haciendo sentir incómodo. Parece que no puedes sacártelos de la cabeza. Escribir: “Me preocupa llegar a fin de mes.” Esto reconoce la fuente de la preocupación y cambia la ansiedad de estar en el reino equivocado a saber cuál es.

Haz un poco de espacio en tu vida.

Cuando nos preocupamos, mezclamos todo. Sin embargo, a diferencia de los ingredientes mezclados naturalmente en los guisos, un montón de preocupaciones no son una comida reconfortante o satisfactoria. Son demasiado cercanos, demasiado diferentes, demasiado inútiles para hacer algo bueno. Esto es cuando necesita espacio entre las diversas actividades del día. Al agregar pausas breves a sus horas de vigilia, puede darse tiempo para reflexionar, tomar descansos para hacer cosas que disfruta, hacer ejercicio, hidratarse, comer, socializar, soñar despierto o simplemente relajarse. No hay necesidad de entrar en detalles o sentirse culpable por robar a su empleador, seres queridos, familiares o amigos al agregar espacio a su espacio vital. El simple acto de insertarse en el espacio es muy auto liberador y auto empoderador. Refuerza el hecho de que estás tomando decisiones en la vida y reafirma tu compromiso con la vida con todo tu corazón y alma.

Tira las cosas pequeñas.

Las migajas de un sueño hecho añicos están llenas de un montón de pequeños problemas, molestias y pequeñas quejas que no tienen ningún valor. Todo lo que hacen es agregar más y más negatividad, infelicidad y metas incumplidas. La clave para hacer espacio en tu vida para encontrar el tiempo, la energía y la motivación para perseguir las cosas más importantes es dejar de lado las cosas triviales. No vale la pena preocuparse por cada pequeña cosa. Además, dentro de un año, no recordará, y mucho menos se preocupará por esos detalles triviales.

Pon las cosas en perspectiva.

¿Cuántas veces te has sentido abrumado por la preocupación sobre tus hombros? Esta pesadez literalmente te arrastra hacia abajo, tanto física como mentalmente. No es de extrañar que la preocupación nunca parezca desaparecer. Te empuja y te pisotea hasta que sientes que no puedes moverte. Quizá lo que pasa es que tú también estás perdiendo la perspicacia. En lugar de ser capaz de distinguir racional y lógicamente las preocupaciones legítimas de las amorfas, es una falta de previsión. Piensa en cómo abordas una tarea. La mejor manera de tener éxito en cualquier empresa es tener una meta, hacer un plan y ponerse a trabajar. No te intimidan los obstáculos porque te comprometes a superar el esfuerzo. Puede ver que lo que está haciendo ahora conducirá al resultado final a largo plazo. Ese es el punto, entender que su entrada será igual a la salida. Cuando se trata de separar lo real de lo irreal o innecesario, visualice la visión a largo plazo. Imagina cómo lo que haces hoy afectará tu vida dentro de seis meses o un año. ¿Vale la pena hacerlo? Si es así, haga un plan para empezar. Si no, libera esa carga para que puedas concentrarte más en lo que crees que es realmente enriquecedor y satisfactorio.

Déjate llevar por la risa.

Mucho se ha escrito sobre el poder curativo de la risa. Esto es real. Cuando te ríes, las endorfinas que liberas contribuyen al bienestar general. Así como la actividad física extenuante libera endorfinas, la risa ayuda a suavizar las asperezas, calma las emociones estresadas y brinda una sensación de calma, calma y satisfacción.

Si no te ríes a carcajadas con facilidad, está bien. Ríe, sonríe, arruga los ojos, siente la alegría en tu rostro. Que burbujeen las risas sin censura. Es algo que te permites hacer, y cada segundo que pones una sonrisa en tu cara o te escuchas reír vale la pena. Sin preocupaciones en un espacio lleno de risas.

Conéctese con otros.

Pensar sin parar en lo que te molesta no cambiará el statu quo. Y no te preocupes solo por los problemas y las preocupaciones. Lo que marcará la diferencia es hacer un esfuerzo por llevarse bien con los demás, socializar, discutir asuntos o problemas, participar en actividades compartidas e incluso trabajar juntos en proyectos. Esto puede ser una distracción, permitiendo que tu subconsciente se distancie entre la preocupación y lo que estás haciendo en este momento. Además de deshacerte de tus preocupaciones, te sentirás mejor y te divertirás en tu vida.

Utiliza técnicas de relajación.

Preocuparse demasiado puede provocar un aumento de la ansiedad y el estrés, ninguno de los cuales es bueno para el cuerpo. Utilice técnicas de relajación probadas, como la meditación, la respiración profunda, escuchar música relajante, yoga y tai chi, o incluso dar un paseo por la naturaleza. La respuesta de relajación provocada por las técnicas de relajación produce un estado fisiológico de calidez y alerta tranquila. Cuando empiezas a relajarte, el flujo sanguíneo cerebral aumenta, convirtiendo las ondas cerebrales en ritmos alfa relajantes. Las técnicas de relajación pueden ayudar a reducir los efectos debilitantes del estrés y la preocupación excesiva.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”