Cómo afecta la soledad a los adultos mayores

Cómo afecta la soledad a los adultos mayores

La mayoría de la gente sabe lo que es estar solo. Muchos de nosotros hemos tenido experiencias de vida que nos hacen desear más conexiones humanas. Ya sea la muerte de un ser querido, mudarse a una nueva ciudad o simplemente pasar un fin de semana bajo techo, la verdad es que la soledad da miedo. Después de todo, tiene sentido que el cerebro humano haya evolucionado para depender de la interacción social. Los seres humanos tienen un deseo inherente de estar con los demás, y los sentimientos de soledad o aislamiento tienen múltiples efectos adversos en el bienestar de una persona.

La soledad es una sorprendente epidemia que afecta a millones de personas. Las investigaciones muestran que aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses informa sentirse solo. Afecta a personas de todas las razas, edades y géneros, aunque los ancianos parecen ser los peores infractores.

La epidemia de autismo es mucho más grande de lo que la gente pensó al principio. Puede ser tentador decir que la soledad no es más que un sentimiento, pero los investigadores han descubierto que puede ser más letal que la obesidad. (Específicamente, las personas solitarias tenían un 50 % más de probabilidades de morir que las personas no solitarias, y las personas obesas tenían un 18 % más de probabilidades de morir que las personas no obesas).

Un estudio realizado por Jama International Medicine analizó los estilos de vida y los hábitos de unas 45 000 personas durante un período de cuatro años. Todos los participantes tenían enfermedades del corazón o estaban en riesgo de desarrollar enfermedades del corazón. Durante el período de seguimiento, los investigadores registraron 4338 muertes y 2612 muertes cardiovasculares. En ambos casos, las personas solitarias tenían más probabilidades de morir que las personas no solitarias.

En un estudio de seguimiento, los investigadores observaron el impacto de la soledad durante un período de seis años en personas de 60 años o más. Descubrieron que la soledad tenía varios efectos adversos en la población de mayor edad. Primero, los adultos mayores que reportaron soledad también reportaron altos niveles de deterioro funcional. La disminución funcional se midió utilizando cuatro factores diferentes: la capacidad para realizar actividades diarias como vestirse y bañarse, la capacidad para realizar tareas de la parte superior del cuerpo, la capacidad para caminar y la capacidad para subir escaleras. Los adultos mayores solitarios informaron una mayor dificultad en las cuatro áreas.

Un análisis comparativo de personas mayores solitarias y no solitarias encontró que las personas mayores solitarias también tenían tasas más altas de diversas enfermedades, como hipertensión (diferencia 3,1%), diabetes (diferencia 2,4%) y enfermedades cardíacas (diferencia 5,3%). No es sorprendente que los adultos mayores aislados también tuvieran un 27,6 % más de probabilidades de sufrir depresión y un 8,6 % más de probabilidades de morir durante el período de estudio.

Un estudio de la Universidad de Chicago también encontró que la soledad puede afectar significativamente la presión arterial de alguien, especialmente cuando es mayor. Entre los cincuentones, la diferencia en la presión arterial entre individuos solitarios y no solitarios fue menos significativa, pero la brecha se amplió con la edad. De hecho, la soledad puede elevar la presión arterial hasta en 30 puntos. La investigadora Louise Hawkley señaló que el ejercicio y la pérdida de peso ayudaban a reducir la presión arterial en la misma medida en que la soledad la aumentaba. En otras palabras, un solitario que hace ejercicio y dietas puede tener la misma presión arterial que un no solitario que no lo hace.

Otra razón importante por la que la soledad puede ser mortal es la forma en que afecta el sistema inmunológico. Un estudio realizado por el psicólogo Steve Kerr y profesionales de la Facultad de Medicina de UCLA, UC Davis y la Universidad de Chicago encontró algo bastante preocupante. La soledad puede causar anomalías en los monocitos del cuerpo, un tipo de glóbulo blanco que ayuda a proteger el cuerpo de infecciones. El aislamiento social hace que los monocitos permanezcan inmaduros. En lugar de ayudar al cuerpo a combatir las infecciones, los monocitos inmaduros reducen la inmunidad.

John Cacioppo, profesor de psicología de la Universidad de Chicago, lleva años investigando este tema. Parte de la razón por la que la soledad es tan mortal, dice, es que crea un ciclo de retroalimentación que refuerza los pensamientos y sentimientos negativos. Cacioppo sugirió que las personas mayores pueden salir de este círculo vicioso manteniéndose en contacto con amigos y familiares y asistiendo a reuniones familiares.

Foto de un anciano cortesía de Shutterstock

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 10 times, 1 visits today)