Apoyar a adultos con autismo: escuela, trabajo y más

Crecer con autismo: ¿Cómo avanzo hacia la edad adulta?

Para muchas personas, la transición a la edad adulta es una época de altibajos. Cuando tiene autismo, aquí hay algunas formas de ayudarlo durante este período.

Ya sea que esté interesado en continuar sus estudios, seguir una carrera o aceptar otros trabajos por completo, existen innumerables formas en que los adultos con autismo pueden prosperar.

No todas las personas con autismo sienten que sus necesidades de apoyo interfieren con sus objetivos. Sin embargo, si encuentra que sus diferencias sociales o de comportamiento le están molestando, o si no se satisfacen sus necesidades de apoyo, existen recursos y estrategias que pueden ayudarlo.

Los adultos con autismo pueden tener diferentes necesidades de apoyo según el nivel de trastorno del espectro autista (TEA) con el que vivan.

Por ejemplo, alguien que necesita mucho apoyo puede necesitar ayuda con las tareas cotidianas. Mientras tanto, los adultos autistas que no necesitan mucho apoyo pueden preferir manejar sus propias vidas por su cuenta.

Aún así, muchos adultos con autismo sufren de condiciones de salud mental concurrentes, que incluyen depresión y estrés. Algunas personas pueden encontrar que las estrategias de apoyo y manejo de la salud mental les permiten vivir la vida que eligen.

Signos y síntomas de adultos con autismo

El autismo se conoce técnicamente como trastorno del espectro autista. Dado que el autismo existe en un espectro, es posible que necesite diferentes niveles de apoyo según cómo aparezcan sus síntomas.

Estos «síntomas de autismo» se pueden definir mejor como diferencias en:

  • procesamiento sensorial
  • Habilidades y patrones sociales
  • hábitos de comunicación
  • patrón de comportamiento

Según el alcance de estas diferencias y la cantidad de apoyo diario que necesite, es posible que encuentre útiles diferentes recursos.

Algunos patrones comunes de comportamiento y comunicación de adultos con autismo incluyen:

  • falta de contacto visual
  • Dificultad para interpretar el lenguaje corporal o las expresiones faciales
  • comportamientos repetitivos, llamados estímulos
  • Prefiere muchas estructuras o guías
  • Sobrecarga sensorial o falta de respuesta a los estímulos sensoriales.
  • Dificultad para entrar en interacciones sociales.
  • Disminución del interés en las interacciones sociales.
  • falta de lenguaje corporal
  • Lenguaje corporal que no se ajusta a las normas sociales.
  • Dificultad para hacer la transición o cambiar
  • tener un gran interés en un tema u objeto en particular

Algunos adultos con autismo también pueden «enmascarar» o «camuflar» para adaptarse a las normas sociales u ocultar comportamientos repetitivos. Cubrirse y camuflarse puede provocar fatiga y agotamiento autista. Un estudio de 2018 también relacionó el camuflaje con niveles más altos de depresión en personas con autismo.

Algunas personas pueden encontrar que estas diferencias hacen que la vida cotidiana sea un desafío, mientras que otras no. Si tiene autismo y siente que estas diferencias son una barrera, muchas estrategias, incluida la terapia de conversación y los grupos de apoyo, pueden ayudar.

¿Puedo obtener un diagnóstico de autismo como adulto?

Según una encuesta de 128 adultos con autismo, sus sentimientos estaban divididos cuando se trataba de su experiencia con un diagnóstico.

  • El 47% dijo estar satisfecho con su experiencia de diagnóstico.
  • El 40% dijo que no estaba satisfecho con su experiencia de diagnóstico.

Una teoría para estos altos niveles de insatisfacción es la falta de comprensión por parte de algunos profesionales de la salud acerca de cómo se manifiesta el autismo en los adultos.

Si tiene autismo y no necesita un alto nivel de apoyo, puede llevar años obtener un diagnóstico adecuado, especialmente si no fue diagnosticado en la infancia, que es cuando muchas personas con autismo lo son.

Los diagnósticos pueden significar verificación y acceso a recursos y soporte. Obtener un diagnóstico de autismo también puede:

  • Reemplazar diagnósticos erróneos que no satisfacen sus necesidades
  • Ayudarle a comunicar sus experiencias con los demás.
  • Te ayuda a sentirte mejor comprendido por quienes te rodean.

Debido a que el autismo se diagnostica con mayor frecuencia en la niñez, puede ser más difícil encontrar un profesional que diagnostique el autismo en adultos. Es posible que se reúna con varios profesionales de la salud antes de obtener un diagnóstico.

Para obtener un diagnóstico de autismo, el primer paso es hablar con su médico de atención primaria. Una vez que explique sus síntomas y experiencias, es posible que lo deriven a un profesional de salud mental que se especialice en trastornos del espectro autista en adultos.

Para asegurarse de obtener el diagnóstico correcto, su profesional de la salud puede hacerle las siguientes preguntas:

  • tus intereses
  • comunicar
  • ánimo
  • Hábitos, Comportamientos y Rutinas
  • tu niñez

Si bien actualmente no existe un método estandarizado para diagnosticar el autismo en adultos, su médico puede usar los criterios descritos en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5) como pautas de diagnóstico.

Educación para adultos sobre autismo

La educación es una elección personal para las personas con autismo, como cualquier otra persona. Dependiendo de sus necesidades específicas, diferentes recursos y opciones pueden ser útiles.

Por ejemplo, los adultos con autismo que necesitan mucho apoyo diario pueden necesitar que sus padres o cuidadores principales los ayuden a abogar por ellos y conectarlos con educación y recursos.

Si tiene autismo y no necesita mucho apoyo, puede optar por ir a la universidad o ingresar a la fuerza laboral después de la transición a la edad adulta.

Aquí encontrará algunas ideas para adultos con autismo y para padres de adultos con autismo que estén interesados ​​en obtener una educación como adultos.

Para padres de personas con autismo

Si está criando a una persona autista que necesita un alto nivel de apoyo, es posible que esté acostumbrado a defender sus necesidades educativas.

A medida que su hijo con autismo entra en la edad adulta, tenga en cuenta que las escuelas públicas suelen ser responsables de atender a las personas con autismo menores de 22 años. Después de esto, puede organizar cualquier otra oportunidad educativa o laboral.

Comenzar a investigar estas oportunidades temprano puede ayudarlo a obtener una ventaja en el proceso. Hablar con otros padres de adultos con autismo también puede ayudarlo a recopilar información e ideas sobre los recursos que pueden existir en su comunidad.

Un recurso para ayudarlo a comenzar es la Guía para el éxito académico de la Sociedad de Autismo.

Para adultos con autismo

Los adultos autistas pueden optar por continuar su educación en cursos universitarios o elegir un camino completamente diferente. Puede ayudarlo a comprender qué recursos o adaptaciones están disponibles como estudiante con autismo si elige asistir a la universidad.

Algunos recursos y adaptaciones comunes pueden incluir:

  • Programa de transición universitaria
  • Tiempo de examen extendido
  • Trabajar con un entrenador académico, asesor o mentor

La mayoría de los estudios muestran que una combinación de apoyo académico y no académico ayuda a las personas con autismo a ingresar a la universidad.

No todas las personas con autismo tendrán dificultades en la universidad. Sin embargo, aquellos que sí reportaron los siguientes desafíos:

  • desempeño académico
  • relación social
  • intimidación
  • salud fisica y mental

Si está lidiando con tales desafíos, existen recursos para ayudarlo. Un buen lugar para comenzar podría ser el centro de recursos para estudiantes de su escuela.

También puede ponerse en contacto con un médico o un profesional de la salud mental si necesita apoyo de salud mental o física. En algunos casos, si no está seguro por dónde empezar, el Centro de recursos para estudiantes de su escuela puede ayudarlo a hacerlo.

Trabajos y carreras para adultos con autismo

Los datos de 2015 y anteriores sugieren que alrededor del 58 por ciento de los jóvenes de 21 a 25 años con autismo tenían algún tipo de trabajo, en comparación con alrededor del 99 por ciento de sus pares no autistas.

Mientras tanto, un estudio encontró que más del 61 por ciento de 254 adultos con autismo tenían empleo. Las personas con autismo que compartieron su diagnóstico con su empleador tenían tres veces más probabilidades de ser contratadas que las que no lo hicieron.

Aún así, las tasas de empleo de las personas con autismo siguen siendo bajas. Algunos estudios han encontrado que encontrar una buena combinación de trabajo y enfocarse en sus fortalezas puede ayudar a asegurar oportunidades de empleo.

En un estudio, los adultos con autismo enumeraron las siguientes fortalezas personales:

  • Capacidad de hiperenfoque
  • Atención a los detalles
  • memoria fuerte
  • creatividad

Si bien esto está lejos de ser una lista completa, centrarse en las fortalezas puede ayudar si desea comenzar una carrera o ingresar a la fuerza laboral. Si está pensando en su próximo paso, puede ser útil encontrar un trabajo que le permita aprovechar sus fortalezas y trabajar con personas que respondan a sus necesidades.

Si actualmente está buscando trabajo, un consejero de empleo de autismo integrado es un recurso que debe considerar.

Arreglos de vivienda para adultos con autismo

Muchos adultos con autismo viven de forma independiente en sus propias casas o apartamentos.

Otros adultos con autismo viven de manera semiindependiente; es posible que solo necesiten apoyo en ciertas áreas, como comunicarse con agencias gubernamentales o pagar facturas. Las agencias profesionales, los miembros de la familia u otros tipos de ayudantes pueden brindar este apoyo.

Algunas otras situaciones comunes de la vida de los adultos con autismo incluyen:

  • vivir en casa. En algunos casos, la financiación del gobierno está disponible para adultos con autismo en el hogar. Puede obtener más información sobre estos programas en el sitio web de la Administración del Seguro Social.
  • Hogar de acogida y hogar de desarrollo de habilidades. Algunas familias brindan atención a largo plazo para adultos con autismo. Los hogares de desarrollo de habilidades también pueden enseñar habilidades de cuidado personal y tareas domésticas y planificar actividades.
  • Supervisar la vida colectiva. El hogar grupal proporciona un ambiente estructurado para adultos con autismo. Pueden proporcionar diferentes niveles de apoyo de acuerdo a las necesidades de cada individuo.
  • instalaciones de cuidado a largo plazo. Estas instalaciones a menudo benefician a adultos con autismo que requieren apoyo y atención más intensivos.

La investigación destaca algunas de las herramientas y métodos que las personas con autismo pueden usar para apoyar su independencia en el hogar. Algunos de estos incluyen unirse a un grupo de habilidades sociales, usar programas de planificación de transición y usar intervenciones conductuales.

revisión

Si es un adulto autista, puede ayudarlo a conectar recursos de apoyo como la hoja de ruta de transición de Autism Self Advocacy Network o foros como Wrong Planet.

Los recursos de apoyo adaptados a sus necesidades pueden ayudar a que su vida escolar, laboral o familiar sea más manejable.

Si cree que puede tener autismo, obtener un diagnóstico puede ayudarlo a informar a otros sobre usted y brindarle apoyo en áreas de su vida que son útiles para usted.

Si bien algunas personas con autismo todavía tienen barreras para la educación y el empleo, hay muchas maneras en que puede prosperar en la edad adulta como persona autista.

Puede obtener más información sobre los enfoques de manejo del autismo aquí.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”