¿Alguien más siente que siempre estará deprimido y ansioso?

Cómo recuperarse cuando la depresión y la ansiedad no cesan

La depresión puede reducir las cosas que nos dan alegría, pero no tiene que ser permanente. Podemos recuperar el terreno perdido y volvernos más fuertes.

Nos esforzamos por compartir ideas basadas en diversas experiencias sin vergüenza ni vergüenza. Es una voz poderosa.

Si eres como yo, vivir con depresión es como ahogarte. Una especie de peso invisible causado por mil pensamientos y ansiedades diferentes siempre te está arrastrando.

Estoy cansado de… cansado de la lucha constante. Y cuando quiero descansar, parece que no puedo encontrar un lugar para descansar. Es fácil para mí convencerme de que esto es normal. No puedo deshacerme de él, así que me digo a mí mismo que tengo que vivir con eso.

Durante un episodio depresivo, me siento «en problemas». Antes de que supiera lo que estaba pasando, estaba en un estado de ansiedad y miedo.

Esto es lo que hace que estas condiciones sean tan insidiosas y peligrosas. Sé que algo está mal, pero no puedo encontrar la voluntad para hacer algo al respecto. Ya estaba en medio de ese océano cuando me di cuenta de que era una depresión de un trasfondo de ansiedad.

Estaba a flote y susurré con frustración: «¡Todo está bien!» Quería que me quedara quieto.

Pero estoy aquí para decirte que no tienes que estar atascado. Me enfrenté cara a cara con la depresión y gané.

No estamos solos: la depresión es común

Una de las cosas más importantes que sé sobre la depresión es que nos engaña haciéndonos creer que estamos solos. Empezamos a sentirnos incomprendidos, aislados y no amados por quienes nos rodean y por nosotros mismos.

La depresión miente. No me hundiré en un océano vacío. Más de 17 millones de adultos en los Estados Unidos sufren de depresión. ¡Esto es equivalente a toda la población de los Países Bajos! No estoy solo. De hecho, estoy en muy buena compañía.

El hecho de que la depresión no siempre sea visible no significa que no exista. Conozco vecinos, amigos y familiares que comparten cómo es estar inmerso en pensamientos y emociones negativas.

Cuando me siento deprimido, trabajo desesperadamente para ocultar mi ansiedad y poner una cara feliz. No quiero que nadie lo sepa, y en esos momentos, no creo que nadie lo entienda.

Tengo miedo de ser juzgado o considerado débil.

Nadie más podría pasar por lo que estoy pasando, ¿verdad?

No escuches cuando la depresión nos dice que nadie entiende o no le importa. La gente sabe. Muchos entienden y están en el mismo viaje.

Entonces, ¿qué podemos hacer para vencer la depresión?

Es poco probable que te despiertes una mañana y descubras que tu depresión ha desaparecido mágicamente. Realmente quiero que funcione así, confía en mí. He estado tumbado en la cama durante horas, mirando al techo. Duermo más de lo que estoy despierto porque el sueño es el único lugar del que puedo escapar por completo.

Cuando me desperté, mi depresión nunca se fue.

La depresión es un enemigo terrible y, como todos los adversarios, no puedo evitarlo. Debo encontrar la fuerza para resistirlo.

No tenemos que sentirnos así

Saber que no estoy solo fue el primer paso de un largo proceso de descubrimiento. La segunda revelación que obtuve fue que no tenía que sentirme así.

No tengo que estar atascado. No tengo que sentirme desesperado o indiferente.

Puedo sentirme mejor.

Nada puede detenerme más que la voz en mi cabeza diciéndome que no tiene sentido intentarlo. Una vez que me di cuenta de que no tenía que sentirme mal todo el tiempo, pude comenzar a buscar activamente un camino hacia la recuperación.

podemos encontrar pequeñas victorias

El deseo de trabajar duro para evitar la depresión es importante. Sé cuándo es el momento de cambiar. En ese momento, estaba listo para contrarrestar los susurros de depresión.

Aprender a decir «no» en la vida puede proteger nuestra salud mental y ahorrar nuestro ancho de banda personal de muchas maneras. Establece límites saludables y nos ayuda a cultivar el respeto y las expectativas entre nuestros compañeros.

También me salvó de mí mismo.

voy a dar un paseo Tuve que levantarme y darme una ducha, aunque el peso de la depresión era tan pesado que apenas podía mover los pies.

¿adivina qué? Siento que el éxito de esa pequeña victoria es como un rayo de sol en la oscuridad. Lo hice. Me levanté y me duché. Fui a dar un paseo. Hoy me peiné.

La depresión decía que no podía, pero lo hice, sabiendo que era imparable.

podemos ser amables con nosotros mismos

A la depresión le gusta volvernos contra nosotros mismos. ¿Quién conoce nuestras debilidades mejor que nosotros?

Las ideas que no son lo suficientemente buenas, ni lo suficientemente bellas, ni lo suficientemente inteligentes, surgen a través de la depresión. Para empeorar las cosas, estamos empezando a estar de acuerdo con estas ideas.

Empezamos a aceptar estas ideas como verdad. Si nos sentimos así con nosotros mismos, por supuesto que otras personas también deben sentirse así, ¿verdad?

A medida que me volví más consciente de los efectos de la depresión, comencé a recuperar la capacidad de ser amable conmigo mismo.

Por lo general, significa más que solo palabras positivas en el espejo. Escribo mis pensamientos positivos en un diario y trato de reformular conscientemente los pensamientos negativos.

Recuerdo esa capacidad de hacer retroceder cuando la depresión decía «no eres bueno en nada». Soy bueno en muchas cosas. Tengo muchos rasgos positivos, ¡todos los tenemos!

No somos nuestras mentes. La investigación muestra que la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) puede ayudar a desactivar los pensamientos negativos y las mentiras que invaden nuestro espacio personal.

La depresión no nos dice que no somos lo suficientemente buenos. Sabemos que somos únicos, somos conductores, no depresión.

Podemos cultivar la honestidad

La depresión me tienta a odiarme a mí mismo, pero también manipula lo que siento por el mundo.

Cuando dudo de un ser querido, me tomo un momento para preguntarme si realmente creo que querría algo más que lo que es mejor para mí.

Cuando la depresión me arrastró al abismo, tratando de ahogarme, susurraba que las personas a mi alrededor no querían ayudar.

En el fondo, sabía que no era cierto. Nuestros seres queridos quieren que seamos felices, saludables y exitosos. Muchos de ellos harán el mejor sacrificio por nosotros.

A través de estos pequeños reflejos, puedo ver claramente las mentiras de la depresión.

Podría ser el momento de hacer algunos cambios.

Como cualquier guerra, una depresión es una guerra interna, y las circunstancias en las que luchamos son importantes.

Cuando observo las cosas y las personas que me rodean, me pregunto si están contribuyendo a mi depresión. Esto puede ser un proceso muy emocional. Lo último que quiero hacer es superar la ansiedad del cambio y dejarme llevar por lo desconocido.

Sin embargo, a veces esta es la única manera.

Las investigaciones confirman que nuestro entorno es importante para el trastorno depresivo mayor.

¿Alguien nos está acosando? ¿Nos sentimos seguros? ¿Tenemos miedo de ir a trabajar todos los días? Tal vez donde vivimos no hay espacios verdes ni sol.

Podemos tener algo que decir en muchas cosas a nuestro alrededor. Recuerda las palabras de Mark Batson: «¡Estás a solo una decisión de una vida completamente diferente!»

No tengo que estar en lugares y situaciones que me lleven a la depresión y la ansiedad. El cambio puede ser difícil. Esto puede llevar tiempo.

Pero puedo cambiar mi vida en un instante.

Encuentra a nuestros camaradas

¿Recuerdas cuando supe que no estaba solo? Millones de personas están compartiendo esta experiencia conmigo en este momento.

No necesitamos lidiar con la depresión solos. Podemos encontrar oportunidades para compartir nuestras esperanzas y luchas con personas que entienden. Podemos aprender de ellos y ellos pueden aprender de nosotros.

La depresión siempre me dice que no puedo hacerlo. Siempre me dice que todos me están juzgando o que no gano nada con la experiencia.

Sé que esto no es cierto. La depresión es una mentira para mí, así que estoy tratando de mantener las habilidades que necesito para poder ignorar esos susurros engañosos.

¿Qué debemos hacer ahora?

Los tipos de depresión que existen no solo nos entristecen. Nos permiten ver el mundo a través de filtros que colorean cada aspecto de nuestras vidas.

Podemos comenzar a combatir la depresión de pequeñas maneras. Cuando sintamos que estamos a punto de ser arrastrados por estas olas de frustración, recuerde las lecciones que he compartido:

No estoy solo.

No tengo que sentirme así.

Puedo decirle a la depresión «no».

Puedo ser amable conmigo mismo.

Honestamente puedo decir lo que pienso.

Puedo cambiar mi situación.

Puedo pedir ayuda y ayudar a otros.

A veces, durante este viaje, es posible que necesitemos un poco de apoyo adicional. Esta ayuda puede venir en forma de orientación profesional y también puede incluir medicamentos.

No tenemos nada de qué avergonzarnos cuando tomamos medidas para mejorar nuestras vidas. Es muy valiente y admirable que nos esforcemos por ser lo mejor cada día.

Sé lo que es perderse en ese lugar oscuro, plagado de ansiedad, dudas y apatía. Estuve allí y me quedé en la ducha durante 3 horas porque quería entrar pero no quería salir.

¡Estoy aquí para decirte que estoy bien! Trabajo duro todos los días para encontrarme y encontrar alegría, pero lo estoy logrando. Y cuando la depresión decida volver a mí porque sé que nunca está demasiado lejos y puedo mantenerme erguido y saber que he superado su mar de vacío, lo haré de nuevo.

Recuerde, si la depresión es demasiado para soportarla, o si se están propagando pensamientos suicidas, siempre hay un lugar al que recurrir.

Hope Gillette es escritora independiente y novelista publicada. Le apasiona brindar a los lectores contenido de salud mental preciso y empático y cree que escribir puede ayudar a combatir el estigma y mejorar los resultados de salud. La carrera inicial de Hope se centró en las disparidades de salud que afectan a los grupos marginados, y sigue siendo una firme defensora de la equidad en la salud.

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”