Abuso sexual y trastornos alimentarios: ¿cuál es la conexión?

Abuso sexual y trastornos alimentarios: ¿cuál es la conexión?

¿Cuál es el vínculo entre el abuso sexual y los trastornos alimentarios? ¿Por qué comer en exceso, desintoxicarse, pasar hambre y hacer dietas crónicas son la “solución” al abuso?

El abuso destruye la sagrada inocencia de un niño y, a menudo, es una de las principales causas de los trastornos alimentarios. Los sobrevivientes de abuso sexual se vuelven confusos, culpables, avergonzados, temerosos, ansiosos, autocastigados y enojados. Ella (o él) busca el alivio, la protección y la anestesia que proporciona la comida. ¡Después de todo, la comida es la droga que altera el estado de ánimo más accesible, legal, socialmente aprobada y más barata del mercado! Comer emocionalmente es un comportamiento que altera las emociones y que puede ayudar a eludir, desviar y distraer el dolor interno de una persona.

Bárbara (todos los nombres se cambiaron para mantener el secreto) describe: “El mejor amigo de mi papá me ha estado acosando en nuestro garaje desde que tenía siete años. Estaba tan llena de ansiedad que comencé a engullir Comer todo lo que es gratis. Gané 30 libras cuando tenía 11 años, y mi mamá pensó que era porque comía demasiada pizza en la cafetería de la escuela”.

Amber fue abusada por un primo mayor que dijo que era un juego de doctores. “Los atracones y los laxantes se convirtieron en mi forma de salir de mi dolor y confusión. Me di cuenta de que estaba tratando de sacar a mi prima de mi cuerpo con esos laxantes”.

Donald describe con vergüenza: “Después de que mis padres se divorciaron, mi madre se emborrachaba y bailaba por la casa en pijama. Me asustaba, pero lo peor era que estaba excitado. Para controlarme, comencé a dejarme morir de hambre”. y sufría de anorexia. A través de la terapia, ahora entiendo cómo estaba tratando de deshacerme de la horrible sensación que tenía sobre mí misma. Mi vergüenza también me hizo sentir que ni siquiera merecía comer”.

El abuso viola los límites del ego tan violentamente que los sentimientos internos de hambre, fatiga o sexo a menudo se vuelven irreconocibles. Las personas abusadas sexualmente recurren a la comida para aliviar una variedad de tensiones diferentes no relacionadas con el hambre porque la traición que experimentan las deja desorientadas, desconfiadas y confundidas acerca de su visión interna. Para muchos sobrevivientes, confiar en la comida es más seguro que confiar en las personas. La comida nunca abusa de ti, nunca te hace daño, nunca te rechaza, nunca muere. Puedes decir cuándo, dónde y cuánto. Ninguna otra relación satisface tus necesidades tan absolutamente.

Los sobrevivientes a menudo intentan desexualizarse cuando alcanzan la adolescencia o la edad adulta. Pueden tratar de ser muy gordos o muy delgados en un intento por hacerse poco atractivos. Quieren que su coraza gorda o flaca los proteja de la agresión sexual o incluso que eliminen sus propios sentimientos sexuales, que son demasiado peligrosos para manejar. Es posible que los sobrevivientes no sean completamente conscientes de cómo manipulan los alimentos o sus cuerpos para sentirse más seguros. Gran parte de este comportamiento ocurre inconscientemente entre bastidores hasta que una terapia o un programa de autoayuda despierta la conciencia de la persona. Y, por supuesto, tratar de manipular tu tipo de cuerpo es una pseudo-solución a tu problema interno.

Algunos sobrevivientes que viven en cuerpos más grandes en realidad tienen miedo de perder peso porque los hace sentir más pequeños e infantiles, lo que desencadena recuerdos tempranos de un sentimiento de impotencia que lucharon por sobrellevar cuando eran más jóvenes. Paul se puso ansioso cuando comenzó a abordar su bulimia en la terapia. “Aunque solo perdí 20 libras, me trajo recuerdos del abuso de mi tío porque me sentía tan pequeño, como el niño que solía ser”, explicó Paul. Si bien me doy cuenta de que esto fue un giro de mi parte, me ayudó a comprender por qué subí de peso en primer lugar para sentirme más grande y más fuerte. “

Otros sobrevivientes están obsesionados con hacer dieta, pasar hambre o limpiarse en un intento por perfeccionar sus cuerpos. La búsqueda del cuerpo perfecto es su intento de sentirse más fuertes, más indestructibles y más en control, para no revivir la impotencia que sentían cuando eran niños.

Además de ser presa de los trastornos alimentarios, todos los sobrevivientes de abuso sexual son propensos a la depresión, el abuso de sustancias, el trastorno de estrés postraumático y una profunda desconfianza hacia la intimidad.

El abuso sexual y el comer emocional contienen un elemento central común: la confidencialidad. Muchas personas con trastornos alimentarios se sienten culpables por el abuso sexual infantil, pensando que podrían haberlo evitado, pero eligen no hacerlo debido a algún defecto en ellos mismos. Reprimen sus secretos y los empujan a la clandestinidad, luego se distraen y se anestesian con el comer emocional secreto.

El secreto está entrelazado con la vergüenza. No son extraños para los comedores emocionales y los sobrevivientes de abuso sexual, pueden avergonzarse de su profunda e insaciable glotonería por la comida y el amor, avergonzarse del tiempo que les tomó colarse, avergonzarse de los alborotos secretos o estar bien Más allá de la limpieza del poder racional o el hambre autodestructiva .

Salir de la clandestinidad implica acercarse a los demás. No puedes curar tu vergüenza/secretismo/abuso/trastorno alimentario solo. Así como una relación dolorosa es la causa del aislamiento de la comida en primer lugar, una relación de apoyo y amor se convertirá en un medio para la curación. Conectarse con otras personas que puedan validar su dolor y aceptarlo es clave. A través de grupos de apoyo y/o terapia, puedes crear familias de segunda oportunidad.

Otro pilar de la recuperación es la capacidad de lograr la intimidad sexual con una pareja. La intimidad sexual es lo opuesto al comer emocional. La intimidad se trata de rendirse, relajarse, compartir y dejarse llevar, mientras que comer emocionalmente se trata de control, rigidez, miedo y aislamiento. Como terapeutas para clientes con trastornos alimentarios y abuso sexual, nuestro objetivo es ayudarlos a volver a comprometerse con su vitalidad y vitalidad internas, y dejar que sus dientes se hunda en la vida, ¡no en su relación con la comida!

“Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.”

(Visited 13 times, 1 visits today)