Manía e hipomanía: similitudes, diferencias y recursos

Manía e hipomanía: ¿cuál es la diferencia?

La manía y la hipomanía son períodos de gran energía, actividad y euforia. La hipomanía es una manía menos intensa.

Si tiene trastorno bipolar, es posible que esté familiarizado con los orgasmos de la manía y la hipomanía. Es difícil saber cuál está experimentando, especialmente cuando sucede, pero hay algunas diferencias clave que debe tener en cuenta.

Según la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, la manía dura al menos una semana y suele ser un signo de trastorno bipolar tipo I. La hipomanía dura poco tiempo (4 días consecutivos) y puede ocurrir en el trastorno bipolar I o bipolar II.

La principal diferencia entre manía e hipomanía es que los episodios maníacos son más intensos y tienen un mayor impacto en su vida (incluida la vida social, laboral y personal). Los episodios hipomaníacos también son un desafío, pero por definición, no causan problemas importantes con sus funciones diarias.

Determinar si está experimentando manía o hipomanía es un paso hacia la búsqueda del tratamiento y las formas más eficaces de controlar estas afecciones.

¿Qué son la manía y la hipomanía?

La manía y la hipomanía son períodos extremos de “clímax” en los que se siente lleno de energía. Es posible que hable más rápido de lo habitual, organice muchas actividades y requiera menos horas de sueño. Incluso si no está muy consciente de estos cambios, su familia y amigos pueden notar estos cambios.

La manía y la hipomanía se asocian más comúnmente con el trastorno bipolar. La causa del trastorno bipolar no está clara, pero puede suceder en la familia o puede ser causada por un evento traumático de la vida.

El trastorno bipolar afecta aproximadamente al 2.8% de la población de EE. UU. Y la tasa de diagnóstico es la misma entre hombres y mujeres. A la mayoría de las personas se les diagnostica entre los 18 y los 29 años, pero los síntomas pueden aparecer en la adolescencia o, más raramente, en la niñez.

La manía y la hipomanía también pueden ocurrir con la psicosis posparto, el trastorno esquizoafectivo o el trastorno afectivo estacional.

Manía e hipomanía: similitudes

Los síntomas de la manía y la hipomanía son los mismos. La única diferencia es que los síntomas de la manía son más fuertes y destructivos que la hipomanía.

Según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), los siguientes tres cambios de comportamiento definen los episodios maníacos o hipomaníacos:

  • Sensación de exageración o aumento de la autoestima.
  • Sentirse descansado después de una siesta, por ejemplo, solo necesita 3 horas de sueño.
  • Hable rápido o en voz alta, o se sienta presionado a seguir hablando
  • Tener la idea de las carreras y el vuelo de las ideas.
  • distraido facilmente
  • Realizar muchas actividades a la vez, como organizar actividades sociales, realizar tareas laborales o realizar acciones aparentemente sin propósito.
  • Participar en actividades potencialmente dañinas, como beber o consumir drogas, gastar en exceso, comportamientos riesgosos o conducir de forma peligrosa

Los desencadenantes de la manía y la hipomanía pueden ser los mismos y pueden incluir:

  • Período de estrés
  • Sueño insuficiente o cambios en los patrones de sueño.
  • Consumir drogas o alcohol
  • Cambios estacionales
  • Cambios importantes en la vida
  • Trauma o abuso

Aunque estas condiciones tienden a sentirse bien y puede asociarlas con la productividad, muchas personas enfrentan las consecuencias de su exceso de actividad después del hecho, como si hicieron inversiones arriesgadas o emprendieron demasiados proyectos. Esto es especialmente difícil de manejar si hay un período de depresión poco después, que es común en el trastorno bipolar.

Después de excluir otras causas médicas (como el hipertiroidismo o los efectos secundarios de fármacos o fármacos nuevos), el médico puede diagnosticar manía y episodios hipomaníacos.

Los métodos de tratamiento y los métodos para la manía y la hipomanía son similares. Por lo general, involucran medicación y tratamiento del trastorno bipolar. Si existe el riesgo de lastimarse a usted mismo oa otros, la manía puede requerir tratamientos de mayor nivel, como visitas médicas.

Manía e hipomanía: diferencias

La principal diferencia radica en su intensidad y la medida en que interfieren con partes importantes de su vida:

  • Los episodios maníacos pueden causar graves disfunciones en su vida social, laboral o personal. Por definición, un episodio hipomaníaco no causa problemas importantes con sus funciones diarias.
  • La manía, pero no la hipomanía, puede implicar alucinaciones o delirios.
  • La manía, pero no la hipomanía, generalmente conduce a visitas al médico.
  • Los episodios maníacos duran al menos una semana, mientras que los episodios hipomaníacos duran un período corto de aproximadamente 4 días.

Aunque la manía ocurre en el trastorno bipolar tipo I, la hipomanía puede ocurrir en el trastorno bipolar tipo I, el trastorno bipolar tipo II o el trastorno mental cíclico al mismo tiempo. Después de que solo experimente un episodio maníaco, su médico puede diagnosticar el trastorno bipolar tipo I.

Aunque los episodios hipomaníacos son menos graves, aún pueden causar un dolor intenso y son más difíciles de detectar.

Cómo manejar la manía y la hipomanía

La buena noticia es que existen formas eficaces de controlar la manía y los episodios hipomaníacos mediante el tratamiento y las estrategias de afrontamiento.

Los episodios de manía e hipomanía de cada persona son diferentes, por lo que su plan de tratamiento y su estrategia de manejo son exclusivos para usted.

Cuando sienta que los primeros síntomas comienzan a aparecer, existen algunas formas de evitar que empeoren. La International Bipolar Foundation recomienda lo siguiente:

  • Recuerde, la bipolaridad no es culpa suya. No estás roto de ninguna manera.
  • Preste atención a las señales de advertencia de episodios emocionales. Notar los síntomas temprano puede ayudarlo a prevenir una escalada.
  • Evite las drogas y el alcohol.
  • Utilice redes de apoyo, incluidos profesionales de la salud, familiares y amigos.
  • Trate de dormir lo suficiente y mantenga un patrón de sueño constante.
  • Utilice técnicas de manejo del estrés como la terapia o el ejercicio.
  • Incluso si se siente bien durante el episodio maníaco, continúe tomando el medicamento.

Para el manejo a largo plazo, los estudios han demostrado que la combinación de medicamentos y psicoterapia (también conocida como terapia de conversación) puede lograr un tratamiento más exitoso que solo una forma de tratamiento.

Los medicamentos recetados generalmente incluyen estabilizadores del estado de ánimo, antidepresivos y antipsicóticos atípicos. Estos son para reducir los cambios extremos en el estado de ánimo.

Algunas opciones de tratamiento para ayudar a lidiar con emociones o pensamientos difíciles son:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC)
  • Terapia centrada en la familia
  • Relaciones interpersonales y terapia del ritmo social (IPSRT)

Próximos pasos en el manejo de la salud mental

Si se encuentra en las fases maníaca e hipomaníaca, hay otras cosas que puede hacer para sentir su fuerza y ​​controlar su salud mental.

Los estudios han demostrado que si no recibe ayuda de forma activa y honesta, se reducirá la eficacia del tratamiento a largo plazo. Obtenga más información sobre el trastorno bipolar y los episodios emocionales a través de podcasts y libros, para que pueda adquirir más conocimientos y comprender la ayuda disponible.

Encontrar patrones y descubrir los desencadenantes de sus episodios puede ayudarlo a notarlos y tomar medidas. Los desencadenantes pueden incluir ciertas interacciones sociales o no dormir bien por la noche. Identificarlos puede ayudarlo a desarrollar un estilo de vida y un plan de salud que se adapte a sus necesidades. La Depression and Bipolar Support Alliance (DBSA) tiene un rastreador descargable gratuito para ayudar a resolver este problema.

Al desarrollar un plan de tratamiento, DBSA recomienda que participe activamente y coopere con sus médicos y terapeutas. Las siguientes son algunas preguntas a las que debe prestar atención cuando programe una cita la próxima vez.

Después de hacer un plan, es muy importante tener paciencia con el tratamiento y practicarlo usted mismo. Por lo general, encontrar el tratamiento adecuado es un proceso de prueba y error, y mantener un camino saludable puede ser difícil, pero puede hacerlo.

Otras cosas que pueden ayudar:

  • Únase a un grupo de apoyo donde pueda compartir sus desafíos y experiencias con otras personas en situaciones similares.
  • Desarrolle un plan de acción de emergencia. Esto puede incluir informarles a sus seres queridos cuándo comienzan los síntomas y crear listas de recursos y estrategias de afrontamiento.

Con el tratamiento y los posibles cambios en el estilo de vida, la manía o la hipomanía y vivir la vida que elija será más fácil.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 116 times, 1 visits today)