Trastorno obsesivo compulsivo y autismo: ¿existe una conexión?

¿Existe un vínculo entre el trastorno obsesivo compulsivo y el autismo?

Las personas con autismo y trastorno obsesivo compulsivo a veces actúan de manera similar. ¿Significa esto que los dos diagnósticos están relacionados?

Si tiene autismo o conoce a alguien con autismo, es posible que haya experimentado irritación. Este es un comportamiento repetitivo que las personas con autismo utilizan para consolarse.

Las personas con trastorno obsesivo compulsivo pueden parecer irritantes cuando realizan conductas rituales. Estos comportamientos compulsivos ayudan a aliviar el estrés causado por los pensamientos obsesivos.

El autismo y el trastorno obsesivo compulsivo pueden ocurrir al mismo tiempo. Se estima que el 17% de las personas con autismo también padecen trastorno obsesivo-compulsivo, que es superior a la prevalencia de la población general, de la cual el 1,6% padece trastorno obsesivo-compulsivo.

Buscar consuelo a través de un comportamiento repetitivo es solo una de las varias formas en que el autismo y el trastorno obsesivo compulsivo se parecen.

¿Son el trastorno obsesivo compulsivo y el autismo lo mismo?

A pesar de las similitudes, el autismo y el trastorno obsesivo compulsivo son situaciones muy diferentes. Sin embargo, tienen varias características en común.

Ambos involucran comportamiento repetitivo

Los comportamientos repetitivos del trastorno obsesivo compulsivo y el autismo pueden parecer iguales, pero las razones detrás de ellos pueden ser diferentes.

Las personas con autismo pueden ser estimuladas dando golpecitos repetidos con los dedos sobre la mesa. Para ellos, esta es una experiencia positiva, ya sea por el sonido, el tacto o la forma en que se mueven los dedos. Disfrutan de esta experiencia y no quieren detenerse.

Cualquier comportamiento repetitivo e irritable para aliviar el aburrimiento, la ansiedad o la sensación de sobrecarga es un estímulo.

Ejemplos incluyen:

  • Golpea tus pies
  • chinos
  • Mordiendo las uñas
  • Movimiento del dedo
  • Trazo de lápiz
  • silbar
  • Nudillos agrietados

Las personas con TOC pueden tener comportamientos similares, pero no son estímulos relajantes o calmantes. En cambio, son trastornos obsesivo-compulsivos que las personas se sienten impulsadas a ejecutar para evitar que sucedan cosas malas.

Ambos involucran obsesión

Además de los comportamientos repetitivos, los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo y autismo también tienen obsesiones comunes.

A muchas personas con autismo les gusta perseguir objetivos específicos y convertirse en expertos en sus campos de interés. Las actividades que les gustan brindan comodidad y una sensación de seguridad. En algunos casos, este conocimiento enfocado contribuye al éxito profesional.

Sin embargo, a veces un área de interés puede afectar la vida de las personas con autismo. Puede dominar sus pensamientos e interferir con las relaciones interpersonales y el empleo. Si su interés enfocado desaparece, es posible que sientan que no hay nada más en la vida.

El trastorno obsesivo compulsivo no es del tipo que puede ayudar al empleo. Por el contrario, son pensamientos intrusivos y no deseados.

A veces, los pensamientos obsesivo-compulsivos no deseados son agresivos, como imágenes de un automóvil que se adentra en una multitud. También pueden representar una pérdida de control, como pensamientos de desempeño inadecuado en público.

La naturaleza de las obsesiones entre el autismo y el trastorno obsesivo compulsivo es diferente, pero en ambos casos, ambos interfieren con la concentración, la concentración y el bienestar.

Ambos involucran ansiedad

La ansiedad es otra característica común que experimentan muchas personas con autismo y trastorno obsesivo-compulsivo.

En el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-5), ni el trastorno obsesivo compulsivo ni el autismo son trastornos de ansiedad.

El trastorno obsesivo compulsivo se incluye en la sección “Trastorno obsesivo compulsivo y trastornos relacionados”, uno de los principales criterios de diagnóstico es la ansiedad. El autismo es una diferencia del neurodesarrollo, que incluye la ansiedad como una de sus características.

Aunque hay experiencias de ansiedad en ambos casos, las razones suelen ser diferentes.

Las causas de la ansiedad en el autismo pueden incluir:

  • Sentirse sobrecargado
  • Interrumpir la rutina
  • cambio medioambiental
  • malentendido
  • Desafío social

Las causas de la ansiedad del TOC pueden incluir:

  • Pensamientos obsesivos intrusivos y no deseados
  • Ritual interrumpido
  • Miedo de que sucedan cosas malas
  • Vergüenza social

Ambos implican un pensamiento rígido

Tanto el autismo como el trastorno obsesivo compulsivo provocan un pensamiento rígido.

Para las personas con autismo, el pensamiento rígido se puede encontrar en las siguientes áreas:

  • Necesita ceñirse a la rutina para sentirse seguro.
  • Conflicto social, si interpretan el idioma demasiado literalmente
  • No dispuesto a ver las cosas de manera diferente

A veces, el pensamiento rígido puede convertirse en una ventaja para las personas con autismo si les ayuda a orientarse hacia los objetivos y a tener una sólida ética de trabajo.

El pensamiento rígido de los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo surge de la urgente necesidad de realizar rituales para prevenir pensamientos innecesarios o prevenir daños imaginarios. Cuando las personas con trastorno obsesivo compulsivo sienten que necesitan lavar, inspeccionar, contar u organizar cosas para evitar que sucedan cosas malas, pedirán estrictamente asegurarse de que estos rituales se completen.

¿Qué pasa si tiene autismo y trastorno obsesivo-compulsivo?

Puede tener estos dos diagnósticos. Algunas personas solo conocen un diagnóstico.

Los investigadores están aprendiendo más sobre las similitudes cerebrales entre estas dos condiciones. Las personas con trastorno obsesivo compulsivo y autismo tienen una característica común, que es un aumento de la materia gris en una región del cerebro llamada núcleo caudado (NC). La CN está relacionada con un comportamiento restringido y repetitivo.

El tratamiento puede ser complicado, porque aunque muchos comportamientos del TOC y el autismo parecen muy similares, las razones detrás de ellos son bastante diferentes.

¿Qué tratamiento puede ayudar?

El objetivo del tratamiento del autismo y del trastorno obsesivo compulsivo es mejorar la calidad de vida de una persona. A veces, si a una persona con autismo no le molestan características como una estimulación leve o un interés limitado, no es necesario ningún cambio.

El tratamiento dependerá de la afección que provocó la irritación.

Por ejemplo, si el comportamiento repetitivo es un estímulo autista, es posible que los tratamientos para el TOC no ayuden porque el estímulo autista no es impulsado por el miedo.

Sin embargo, si lo que parece un estímulo es en realidad un ritual de trastorno obsesivo compulsivo, el tratamiento puede apuntar a los pensamientos aterradores que desencadenan estos rituales.

Las opciones de tratamiento incluyen:

  • Entrenamiento en habilidades sociales para ayudar a las personas con autismo a colaborar con los terapeutas.
  • Manejo de la ira y entrenamiento en mindfulness para ayudar a regular las emociones.
  • El tratamiento de prevención de la respuesta a la exposición (ERP) puede ayudar a reducir las respuestas del TOC a los desencadenantes
  • La terapia cognitivo-conductual (TCC) reconoce los pensamientos inútiles y los reemplaza por otros mejores
  • Fármacos, como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS)

El tratamiento ayuda a reducir el impacto de las características de la enfermedad en la vida diaria. El tratamiento también puede reducir la ansiedad y facilitar la interacción social.

El personal de enfermería puede apoyar el tratamiento. Algunas formas de hacer esto incluyen:

  • Mantener la coherencia en la programación
  • Mejorar la comunicacion
  • Observa y recuerda los factores desencadenantes.
  • Utilice ejercicios de juego de roles para practicar situaciones desencadenantes como transiciones.
  • Comunicar el plan de cuidados a todo el personal relevante.

Igualmente importante, los cuidadores pueden beneficiarse si se cuidan bien para aliviar cualquier presión que puedan sentir.

Próximo paso

El autismo y el trastorno obsesivo compulsivo son afecciones diferentes y, a veces, ocurren al mismo tiempo. Todos afectan la vida diaria, pero con ayuda, puede controlarlos.

El tratamiento puede ayudar a aliviar el impacto de ambos diagnósticos. Su médico puede ayudarlo a desarrollar un plan de tratamiento para reducir la interferencia que a veces puede ser causada por comportamientos como la ansiedad y la irritación.

Es importante obtener un diagnóstico preciso. Puede discutir el proceso de diagnóstico con su médico.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 5 times, 1 visits today)