¿Con qué enfermedades está relacionado el autismo?

¿Con qué enfermedades está relacionado el autismo?

Si tiene autismo, es probable que experimente al menos una enfermedad relacionada que cause síntomas físicos, mentales o emocionales.

Si usted o su ser querido tiene autismo, es posible que ya sepa que el autismo puede ocurrir con muchos tipos de condiciones de salud.

De hecho, esto es muy probable: un estudio encontró que hasta el 95% de los niños con autismo también tienen una determinada enfermedad, y casi el 75% de los pacientes autistas pueden tener otra condición de salud mental o neurológica.

En términos generales, las afecciones que pueden coexistir con el trastorno del espectro autista (TEA) se dividen en las siguientes categorías:

  • Salud mental
  • Condición médica
  • Condición genética
  • Trastornos del neurodesarrollo

Pero averiguar dónde termina el autismo y dónde comienzan otras situaciones no siempre es fácil.

Comprender cómo te afecta una situación como autista puede ayudarte a manejar esta situación. Si está leyendo este artículo, entonces se aplica la misma idea porque está apoyando a la persona que ama.

Salud mental y autismo

Las investigaciones muestran que si tiene autismo, los problemas secundarios de salud mental son comunes. También es más probable que tenga otra afección de salud mental que las personas sin autismo.

Es más probable que experimente:

  • ansiedad
  • Frustrado
  • Desorden bipolar
  • Desorden alimenticio
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

A veces, estas condiciones de salud mental se desarrollan en función de cómo sus patrones de comunicación y comportamiento afectan su vida diaria.

ansiedad

Algunos estudios han demostrado que alrededor del 50% de las personas con autismo viven con ansiedad.

Si tiene autismo, puede experimentar la siguiente ansiedad:

  • Preocupación persistente
  • Fobia social
  • Ansiedad de separación
  • Otras fobias (por ejemplo, ruidos fuertes o aracnofobia)

Las personas con autismo pueden encontrar que el autoconfort es particularmente complicado una vez que se desencadena su ansiedad, incluso si no tienen un trastorno de ansiedad específico.

Frustrado

Una revisión de la literatura de 2018 encontró que al 37% de las personas con autismo se les diagnosticó depresión en algún momento de sus vidas.

Otros estudios informan que las personas con autismo tienen cuatro veces más probabilidades de sufrir depresión que aquellas sin autismo.

Si se encuentra en este rango, la depresión puede parecerse más al insomnio o inquietud que a la tristeza. En comparación con la población general, los pacientes autistas con depresión también tienen un mayor riesgo de pensamientos suicidas y muerte por suicidio.

Para algunas personas, el acoso y la soledad del pasado también pueden conducir a la depresión. La identificación temprana de la depresión puede ayudarlo a obtener el apoyo adecuado y ayudarlo a resolver cualquier síntoma de depresión que lo haga sentir frustrado.

Desorden bipolar

No es raro que las personas con autismo tengan trastorno bipolar y es más probable que experimenten esta afección que la población en general.

Hay varios tipos de trastorno afectivo bipolar, incluido el trastorno afectivo bipolar I y tipo II y el trastorno afectivo cíclico. El trastorno bipolar puede provocar cambios de humor, como manía, hipomanía (hipomanía) y depresión.

El trastorno bipolar también puede causar psicosis, incluidas alucinaciones y delirios. Esto a veces se confunde con esquizofrenia.

Al tratar el trastorno bipolar, las personas con autismo pueden encontrar el tratamiento más útil para ellos.

Desorden alimenticio

La investigación ha demostrado un vínculo entre el autismo y los trastornos alimentarios. En particular, las mujeres con autismo pueden tener más probabilidades de sufrir trastornos alimentarios que los hombres con autismo.

Varios estudios han encontrado una conexión entre el autismo y la anorexia, y los estudios han demostrado que hasta el 30% de los pacientes con anorexia también tienen autismo o tienen características autistas.

El trastorno por evitación / restricción de la ingesta de alimentos (ARFID) es otro trastorno alimentario común para las personas con autismo. ARFID puede causar dificultad para comer ciertos alimentos y puede causar desnutrición. Para los pacientes autistas, ARFID puede estar estrechamente relacionado con problemas sensoriales de diferentes tipos de alimentos.

Dado que los pacientes con autismo pueden responder de manera diferente a los tratamientos para trastornos alimentarios «statu quo», los médicos están trabajando arduamente para desarrollar planes de tratamiento para apoyar mejor las necesidades de los pacientes autistas con trastornos alimentarios.

Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)

En un estudio reciente, se encontró que el 5% de los jóvenes con autismo padecen TOC. Cuando el autismo y el trastorno obsesivo-compulsivo ocurren al mismo tiempo, pueden tener un mayor impacto en las habilidades sociales de una persona que cuando ocurren solos.

También existe alguna evidencia de que muchas personas con TOC pueden tener autismo no diagnosticado.

Dado que el autismo y el trastorno obsesivo-compulsivo tienen algunos patrones de comportamiento que se superponen, como por ejemplo, que le gusten mucho ciertos rituales, es difícil juzgar dónde termina uno y comienza el otro.

El TOC puede verse así:

  • Necesito hacer las cosas de cierta manera
  • Comportamiento o ritual repetitivo
  • ansiedad
  • Pensamientos repetidos y continuos

En un estudio, también se encontró que el trastorno obsesivo-compulsivo causa niveles más altos de conducta de acumulación en pacientes autistas.

Condiciones médicas y autismo

Las personas con autismo padecen determinadas enfermedades con más frecuencia que la población en general.

Las siguientes enfermedades son más comunes en personas con autismo:

  • desorden del sueño
  • Epilepsia
  • Problemas gastrointestinales

En una revisión de la literatura, del 10% al 77% de las personas con autismo tienen la enfermedad.

desorden del sueño

Se estima que el 13% de las personas con autismo padecen trastornos del sueño y presentan los siguientes síntomas:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Despierta repetidamente por la noche
  • Despertar nocturno prolongado
  • Despierta temprano en la mañana

Los estudios han demostrado que los problemas del sueño, como el insomnio, afectan hasta a dos tercios de los niños con autismo.

Muchas personas con autismo tienen otras afecciones que pueden afectar o interrumpir el sueño, como:

  • Problemas gastrointestinales
  • TDAH
  • ansiedad

Las personas con estas otras enfermedades también pueden tomar medicamentos que afectan el sueño. Por ejemplo, muchas personas con TDAH toman estimulantes, que pueden causar insomnio. Los calambres causados ​​por el estreñimiento inducido por medicamentos también pueden mantenerlo despierto por la noche.

Epilepsia

La epilepsia o epilepsia es una enfermedad cerebral caracterizada por convulsiones recurrentes (también conocidas como convulsiones).

Los estudios han demostrado que la epilepsia es más común en personas con autismo que en la población general, y puede afectar aproximadamente al 12% de las personas con autismo.

Otro factor de riesgo de epilepsia en pacientes con autismo es la discapacidad intelectual. Las mujeres con autismo también pueden tener más probabilidades de tener convulsiones que los hombres con autismo.

En comparación con los niños sin convulsiones, los niños con autismo que tienen convulsiones también pueden ser más propensos a tener dificultades para dormir y problemas de conducta.

Es importante diagnosticar y recibir el tratamiento correcto para la epilepsia, porque la epilepsia no tratada lo pone en riesgo de tener otros problemas de salud.

Problemas gastrointestinales (GI)

Los problemas gastrointestinales como el estreñimiento y la diarrea son síntomas comunes en muchas personas con autismo. Una revisión de la literatura encontró que, en promedio, el 46% de las personas con autismo tienen síntomas gastrointestinales.

El estreñimiento puede ocurrir al mismo tiempo que el autismo porque es:

  • Efectos secundarios de tomar ciertos medicamentos.
  • Causado por problemas sensoriales o conductuales relacionados con el autismo
  • Causado por ARFID u otros trastornos alimentarios
  • Causado por intestinos lentos
  • Causado por problemas relacionados con el metabolismo.
  • Ocurre debido a diferencias en la anatomía o la microbiota intestinal

En muchos casos, el estreñimiento en pacientes autistas ocurre debido a los efectos combinados de estos factores.

Los síntomas gastrointestinales también pueden influir en los patrones de comportamiento, como hiperactividad, agresión y autolesiones. Estos patrones de comportamiento pueden indicar que los síntomas gastrointestinales están causando dolor o malestar, especialmente para las personas con autismo que hablan menos.

La diarrea puede ser otro problema potencial, causado por:

  • Intolerancia a la lactosa
  • alergia a la comida
  • Enfermedad celíaca

Los síntomas gastrointestinales generalmente se tratan con restricciones dietéticas. Otras veces, la medicación o la cirugía a veces pueden ayudar.

Condiciones genéticas y autismo

Ciertas enfermedades genéticas suelen estar asociadas con los trastornos del espectro autista. El síndrome de X frágil y la esclerosis tuberosa son dos ejemplos.

Las condiciones genéticas pueden causar una serie de síntomas propios, pero también pueden exacerbar algunos de los patrones de comunicación y comportamiento asociados con el autismo.

Síndrome de X frágil (FXS)

El TEA es un diagnóstico conductual y el FXS es ​​un diagnóstico genético. Cuando se asocia con FXS, el TEA es causado por una mutación del gen X frágil.

El síndrome de X frágil causa:

  • Discapacidad intelectual
  • Retraso del crecimiento
  • Patrones de comportamiento específicos, como el TDAH

De hecho, el FXS se considera la principal causa genética de TEA. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el 46% de los niños con FXS y el 16% de las niñas también tienen autismo.

Debido a que el vínculo entre el FXS y el autismo es bien conocido, muchos médicos recomiendan realizar pruebas genéticas en niños con autismo para detectar el FXS y otras enfermedades genéticas.

Esclerosis tuberosa

La esclerosis tuberosa es una enfermedad genética poco común que hace que crezcan tumores no cancerosos en órganos vitales del cuerpo. Los estudios han demostrado que aproximadamente el 50% de los pacientes con esclerosis tuberosa cumplen los criterios de diagnóstico de TEA.

Dependiendo de dónde se desarrollen estos tumores, pueden causar:

  • Convulsiones
  • Retraso mental
  • Problemas de la piel
  • Nefropatía
  • Dolor de cabeza
  • Visión borrosa
  • Síntomas de comportamiento, como agresión o autolesión.
  • Respiración dificultosa

La esclerosis tuberosa puede ocurrir al mismo tiempo que el autismo, pero también puede causar autismo.

Además, las personas con autismo pueden encontrar que sus síntomas de esclerosis tuberosa afectan algunos de sus patrones de comportamiento relacionados con el autismo. Esto suele ocurrir cuando un tumor crece en el cerebro o causa dolor corporal.

Autismo y otros trastornos del neurodesarrollo

Los trastornos del neurodesarrollo afectan la función cerebral y generalmente se diagnostican en la infancia. El autismo es un trastorno del desarrollo neurológico.

Algunos trastornos comunes del neurodesarrollo asociados con el autismo incluyen el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) y la discapacidad intelectual.

Debido a que el TEA y otros trastornos del neurodesarrollo comienzan a aparecer casi al mismo tiempo, es común que los niños diagnosticados con autismo también cumplan con los criterios de otro trastorno del neurodesarrollo.

De hecho, más del 50% de los niños con autismo también pueden tener trastornos del desarrollo neurológico.

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)

Los niños autistas con TDAH a menudo enfrentan desafíos en las funciones ejecutivas: cómo su cerebro procesa la planificación, el autocontrol, la memoria a corto plazo y la toma de decisiones.

El TEA y el TDAH pueden ocurrir al mismo tiempo, y la herencia a menudo juega un papel en ambos casos. También tienen síntomas similares, que incluyen:

  • Dificultades sociales
  • Difícil de asentarse
  • Capacidad limitada para concentrarse en cosas fuera del área de interés.
  • impulso

Los niños pequeños con estas dos afecciones también pueden tener más probabilidades de experimentar:

  • Perder la paciencia
  • Dificultad para hacer amigos.
  • Desafío escolar

Algunos estudios han demostrado que del 30 al 80% de las personas con autismo pueden tener TDAH.

Discapacidad intelectual

Existe una gran superposición entre el diagnóstico de discapacidad intelectual y el autismo, pero son dos afecciones muy diferentes.

Según el informe de la investigación, aunque alguna vez se pensó que el 70% de los pacientes autistas tenían discapacidad intelectual, en realidad puede estar cerca del 30%.

La discapacidad intelectual puede afectar el razonamiento, la planificación y el pensamiento abstracto. Y debido a que tanto el autismo como la discapacidad intelectual afectan la comunicación, no siempre está claro de inmediato qué diagnóstico es más apropiado, o ambos.

Según el DSM-5, si el autismo puede explicarse mejor como una discapacidad intelectual, no debería diagnosticarse.

¿Qué debemos hacer ahora?

Si tiene autismo, es más probable que desarrolle ciertas afecciones secundarias. Estas condiciones pueden involucrar la salud física o mental, la genética o el desarrollo.

Si cree que su hijo puede tener autismo u otras afecciones médicas, considere informarle a su pediatra sobre sus inquietudes. La mayoría de los pediatras comprenden los signos de las diferencias en el desarrollo y pueden ayudarlo a hacer un diagnóstico y un plan de apoyo.

Si tiene autismo y cree que puede tener otras afecciones médicas, siempre está bien preguntarle al médico oa otra persona de su confianza. A partir de ahí, puede desarrollar un plan para controlar los síntomas de la afección.

Averiguar si tiene otra enfermedad que se superpone con el autismo no siempre es fácil. Muchas de estas condiciones se entrelazan en un ciclo causal complejo.

No obstante, reconocer y comprender sus síntomas puede ayudarlo a regresar a la posición dominante de salud.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.