6 signos de autismo en bebés y bebés

¿Cuáles son los signos del autismo en los bebés?

La disminución del contacto visual o las expresiones faciales pueden ser una señal temprana de autismo en los bebés. Identificarlos es el primer paso en el diagnóstico.

Bebé gateando sobre una manta de picnic, los padres miranCompartir en PinterestWestend61 / Getty Images

Tener un bebé puede ser un momento emocionante y agradable, incluso durante las noches de insomnio o cambios de pañales aparentemente interminables.

Sin embargo, además de la felicidad, ser padre también genera preocupaciones sobre la salud y el bienestar de su bebé, especialmente cuando comienza a notar alguna diferencia en el desarrollo de su hijo.

Por ejemplo, tal vez su bebé ya no parezca sonreírle o no parlotea como los demás bebés. Aunque otros le han dicho que no pasa nada, todavía no puede olvidar esta molesta pregunta: ¿es autismo?

¿Cómo detectar el autismo temprano?

El trastorno del espectro autista (TEA) es un trastorno del desarrollo neurológico que afecta aproximadamente a 1 de cada 44 niños en los Estados Unidos.

Se caracteriza por una amplia gama de dificultades de comportamiento, sociales y de comunicación. Estas dificultades afectan a cada individuo con autismo de manera diferente.

Por ejemplo, algunas personas con autismo pueden mostrar habilidades lingüísticas avanzadas y requieren poco apoyo en las actividades diarias, mientras que otras no hablan y necesitan más apoyo.

No obstante, ambas personas pueden tener características de autismo, como sentimientos de problemas de procesamiento o dificultad para cambiar su vida diaria.

El autismo se puede diagnosticar de manera confiable a los 2 años de edad. Sin embargo, a muchos niños se les diagnostica tarde, a veces entrando en la adolescencia o la edad adulta.

Aunque el autismo se puede encontrar en niños de 18 meses o menos, encontrarlo en los bebés a menudo es un desafío porque aún no se han desarrollado las habilidades sociales y del lenguaje.

Reconocer el autismo en niños pequeños y bebés generalmente implica un control cuidadoso de los hitos del desarrollo del niño.

Dado que actualmente no existen pruebas médicas que se puedan usar para diagnosticar el autismo, los profesionales médicos dependen de la observación de los padres y la revisión de los registros y comportamientos del desarrollo para determinar la presencia de TEA.

Examinar a los niños pequeños para detectar el autismo

Actualmente, la Academia Estadounidense de Pediatría (APP) recomienda la detección del autismo durante las visitas a niños sanos a los 18 y 24 meses. Si el bebé tiene factores de riesgo de autismo, se recomiendan exámenes de detección adicionales, que incluyen:

  • Bajo peso al nacer
  • Parto prematuro
  • Padres o hermanos con autismo

Sin embargo, la prueba de detección más confiable puede ser la observación de los padres.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las investigaciones muestran que los padres suelen ser los primeros en notar los signos de retraso en el desarrollo. Sus preocupaciones identifican correctamente entre el 70% y el 80% de los niños discapacitados.

Las herramientas de detección que se utilizan para evaluar a los niños con autismo incluyen:

  • Lista de verificación revisada del autismo infantil (M-CHAT)
  • Lista de verificación revisada para el autismo infantil: revisada, con seguimiento (M-CHAT-R / F)
  • Herramienta de detección del autismo (STAT) para niños pequeños y niños pequeños
  • Cuestionario de edad y estadio (ASQ)
  • Escala de comunicación y comportamiento simbólico (CSBS)
  • Evaluación del desarrollo de los padres (PEDS)

Sin embargo, la Tarea de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) informa que las pruebas de detección más comunes para niños menores de 30 meses son M-CHAT y M-CHAT-R / F.

Signos de autismo en bebés

Según un estudio de 2019, el 41,9% de los niños con autismo presentan síntomas por primera vez entre los 7 y los 12 meses. Además, el retraso del lenguaje es una de las razones más comunes para la evaluación de TEA.

Sin embargo, debido a que los bebés pequeños se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, es difícil detectar signos de autismo. Aquí hay algunas señales que debe tener en cuenta.

Reducir el contacto visual

Los bebés comienzan a hacer contacto visual cuando tienen aproximadamente 2 meses de edad. Un estudio anterior sugirió que una disminución en el contacto visual entre 2 y 6 meses puede indicar autismo.

Barreras de comunicación

Los estudios han demostrado que la falta de comunicación o la falta de comunicación, incluida la falta de respuesta a sus nombres, la falta de gestos y el retraso en el lenguaje, son todos indicadores importantes del autismo. Por ejemplo:

  • A los 4 meses de edad, los bebés deben comenzar a hacer sonidos, balbucear o arrullar.
  • A los 6 meses de edad, los bebés generalmente comienzan a reaccionar ante sus propios nombres.
  • Los objetos señaladores deben comenzar a aparecer a los 9 meses de edad.

Reducir el contacto con el personal de enfermería

Aproximadamente a los 4 meses de edad, los bebés pueden mostrar interés en otras personas y reaccionar a los sentimientos. Si estos comportamientos no están presentes, o si su bebé parece estar “en su propio mundo” a menudo, puede indicar la necesidad de discutir los problemas de detección con un profesional de la salud.

Falta de seguimiento ocular

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, un bebé de 2 meses debe comenzar a seguir los movimientos con los ojos. La disminución de la capacidad de seguimiento ocular puede ser una señal temprana de autismo u otros trastornos del desarrollo.

Reducir las expresiones faciales, incluidas las sonrisas.

También alrededor de los 2 meses es la primera sonrisa del bebé. Por lo tanto, si la capacidad de sonreír de su bebé parece estar retrasada, o si nota una disminución gradual de la sonrisa, es posible que deba informar al médico de su hijo.

Habilidades regresan

Cualquier pérdida obvia de habilidades puede ser un signo de TEA. Por ejemplo, con el tiempo, un bebé que parlotea puede hablar cada vez menos, o un bebé que a menudo mira al cuidador puede que ya no esté tan involucrado.

A medida que el niño crece, los signos del autismo pueden ser más fáciles de reconocer. Qué buscar incluye:

  • Retraso o ausencia del habla
  • comunicación involuntaria de ecolalia o palabras o frases repetidas
  • Movimientos repetitivos, como aplaudir, girar o balancearse
  • Tener un gran interés en objetos que no sean juguetes, u organizar los juguetes en una fila en lugar de jugar como se esperaba.
  • Difícil de cambiar la vida diaria
  • Retrasos en el control de esfínteres
  • Problemas gastrointestinales persistentes.

Si nota alguno de estos signos, no significa necesariamente que su hijo tenga TEA. Para determinar la respuesta, considere discutir sus inquietudes con el profesional de atención médica de su hijo.

Según su observación y su examen clínico, el médico puede decidir derivar a su hijo a un especialista para una evaluación adicional.

¿Cuáles son los beneficios del diagnóstico precoz?

Existe evidencia de que el diagnóstico y el tratamiento tempranos del autismo conducen a mejores resultados a largo plazo.

Recientemente, un estudio publicado en JAMA Pediatrics encontró que los bebés con signos tempranos de autismo que recibieron una intervención de tratamiento preventivo tuvieron una reducción en la gravedad del autismo durante la primera infancia. También es menos probable que se les diagnostique TEA cuando tengan 3 años.

Además, recibir un diagnóstico temprano puede eliminar las conjeturas, por lo que puede concentrarse en obtener la ayuda que usted, su familia y su hijo necesitan.

Próximo paso

Si le preocupa que su bebé pueda mostrar signos de autismo, consulte primero al profesional médico de su hijo y no saque conclusiones precipitadas. El hecho de que los bebés tengan algunos indicadores de autismo no significa que serán diagnosticados con TEA.

Sin embargo, los padres o cuidadores son quienes mejor conocen a sus hijos. Por lo tanto, si algunas cosas siguen pareciendo anormales incluso cuando el profesional de la salud dice que no hay nada de qué preocuparse, no tema buscar una segunda opinión.

Si a su hijo se le diagnostica TEA, es posible que usted se sienta triste, enojado o atraviese un proceso de tristeza. También puede preocuparse por el futuro de su hijo y si llevará una vida feliz y productiva.

Sin embargo, las vidas de las personas con autismo son realmente satisfactorias y productivas. También tienen enormes ventajas y habilidades que los pacientes no autistas pueden no tener.

Con el apoyo, la empatía y la comprensión adecuados, las personas con autismo pueden disfrutar de todo lo que la vida tiene para ofrecer como todos los demás.

Para obtener más información sobre los hitos del desarrollo, consulte “Comprensión de los signos. Actúe temprano” de los CDC. El programa tiene información y una aplicación de seguimiento de hitos que puede ayudar a monitorear el progreso del desarrollo de su hijo. El programa también proporciona recursos e información útiles sobre qué hacer si cree que su hijo puede tener autismo.

Recuerda que el blog psicologíaya.com es una pagina centrada en la recopilación de información sobre la psicología, diferentes trastornos o padecimientos. Es una pagina web 100% informativa, no remplaza en ningún sentido a un profesional. Si necesitas ayuda, por favor acude con el psicólogo o profesional mas cercano a ti. Tu salud mental o la de tu familia es importante, no lo dejes para después.

(Visited 6 times, 1 visits today)